Veracruz 2016: Morena, la gran irrupción

0 99

Escrito por: Rubén Rivera Álvarez

Fue luego del fraude del 2012 cuando el Movimiento de Regeneración Nacional comenzó el proceso que lo llevaría a convertirse en partido político, esto sucedió finalmente el 9 de julio del 2014. Durante todo este tiempo distintos grupos de activistas que se habían organizado en torno a la candidatura de Andrés Manuel López Obrador y que estaban identificados con la construcción de MORENA, eran muy pequeños, tan solo unas decenas en Jalapa y otros tantos en Coatzacoalcos.

De hecho, durante la elección del 2012 los resultados fueron los siguientes, el PAN tuvo 1,203,157, un porcentaje de 33.64%. Le siguió el PRI con 944,255 y su porcentaje de 26.4%. El PRD con 694, 670 con 19.42%, el candidato era AMLO, así que un buen porcentaje de la votación correspondia a los simpatizantes del tabasqueño.

Tres años después, a un año de su formación, Morena se presentó por primera vez de manera independiente, la votación en el estado dio un vuelco; el PAN pasó a 522 749 votos, casi cayo a la mitad; El PRI obtuvo 697 655 votos, 250 000 menos; el PRD sólo 270 088 votos, una caída de más de 400 000 y Morena, que hacia su debut, llegó a los 296,256 votos. Nada mal, de hecho las zonas urbanas de Jalapa y Coatzacoalcos llevaron sorprendentemente al triunfo a Cuitláhuac García y a Roció Nahle.

La debacle del PRD se hizo más patente al no ser capaz de proponer un candidato para las elecciones de gobernador del 2016, estaba claro que su desaparición en la entidad era una seria posibilidad, mientras eso sucedía, el movimiento magisterial crecía hasta convertirse en una fuerza de masas, Cuitláhuac tuvo el acierto desde su posición de Diputado de declararse francamente a favor de la lucha de la CNTE en Veracruz. No sólo eso, Jalapa se sacudía con históricas movilizaciones de la Universidad Veracruzana en protesta por el ahogo presupuestal en que el gobernador la estaba sumiendo.

No sólo eso, la espiral de violencia y corrupción por parte de Duarte, el gobernador priista, no conocían limite, todo esto explica el vuelco masivo hacia Morena, particularmente hacia Cuitláhuac García.

Por supuesto consideramos que los resultados que hasta ahora de presentan como oficiales reflejan también un alto porcentaje de corrupción; compra de votos, campañas sucias contra Morena, amenazas a la población para que no fuera a votar, etc.

No obstante aún a pesar de estas maniobras, que permitirán a Miguel Ángel Yunes Linares, salinista y Elbista de pura cepa, gobernar por los próximos dos años, aún a pesar de todo esto, los resultados no pueden ocultar la realidad:

Según cifras oficiales el PAN-PRD ganó con 945 560 votos, aún con toda la corrupción que se derrochó para sacar este resultado, es inferior en más de 250 000 votos al obtenido por el PAN en la elección del 2012, cuando participó sin alianza, como vemos aún con las maquilladas cifras oficiales no sólo no hay un vuelco hacia PAN-PRD sino que la alianza combinada tuvo una caída casi un millón de votos, ya que el PRD en solitario había obtenido casi 700 000 votos.

Por su parte el PRI obtuvo 839 127 votos, casi 100 000 menos que en las elecciones del 12, obviamente la presión por ganar forzó hasta límites indecibles la maquinaria fraudulenta, no obstante ni aun así le alcanzó.

Por su parte a Morena se le reconocieron 721 427 votos, en realidad nunca se sabrá la cantidad que le fue arrebatada por distintas vías, no obstante aún con eso significa un incremento de casi 500 000 votos respecto del 2015, en tan sólo un año, de este modo queda demostrado por donde se le vea que es falso que la población haya girado hacia el PAN, en realidad en términos absolutos le retiro su apoyo y sólo gracias a la desvergonzada claudicación del PRD como partido ha sido posible que le alcanzara para ganar la presidencia.

Si lo vemos en términos numéricos el PRD prácticamente desapareció, no óbstate es indudable que su maquinaria pudo aun aportar algunos votos al PAN.

Por la calidad y cantidad de los votos está abierta la posibilidad de luchar contra el fraude por la única vía en que es posible realmente, es decir por medio de la movilización de masas, de no hacerlo se correrá el riesgo de desmoralizar a los cientos de miles de veracruzanos que decidieron votar para buscar algún cambio real. Aún así, es probable que Morena siga creciendo y su fuerza nuevamente se manifieste en el 2018 ganado la candidatura en disputa, no obstante hay que recordar que lo único que realmente puede cambiar las cosas es la movilización de los jóvenes y los trabajadores para trasformar la sociedad, y esos sectores son precisamente los que se volcaron a votar por Morena.

Los vientos soplan a favor de Morena, la crisis se profundiza y la debacle del PRI, el PAN y el PRD se está pronunciando. En lo que respecta al PRD esta elección significó su muerte política, no obstante no hay que olvidad que hasta hace poco Veracruz era uno de sus bastiones, Morena debe tomar nota de ello y no olvidar que si por algo las masas lo pueden retomar como opción es porque aún representa lucha en las calles por los derechos de jóvenes y trabajadores. Ser o no ser, ese es el dilema, pero el futuro está abierto de posibilidades para quien se atreva a luchar por la transformación.

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...