Ninguna confianza en el ejército, la revolución sudanesa debe tomar el poder

0 114

Por: Hamid Alizadeh y Hasnaa Shaddad 

La destitución del ex dictador de Sudán, Omar A-Bashir, el 11 de abril no supuso el fin de la revolución sudanesa. Por el contrario, lejos de satisfacer las principales demandas de la revolución, la toma del poder por parte del ejército es un intento de desorientar a las masas y robarle sus logros. Sin embargo, las masas no se están dejando arrebatar su victoria tan fácilmente.

El 11 de abril, el Consejo Militar de Transición (TMC) -un consejo autodesignado de los altos mandos de las fuerzas armadas y los servicios de seguridad- declaró la destitución del ex presidente Omar Al-Bashir y la asunción del poder, y nombró al anterior Primer Vicepresidente de Bashir, Ahmed Awad Ibn Auf, como jefe de Estado interino.

Sin embargo, las masas inmediatamente vieron el engaño de los militares y salieron a las calles, rompiendo el nuevo toque de queda anunciado por el ejército, exigiendo que diera un paso atrás y que Ibn Auf fuera removido. Esta presión, y en particular los fuertes lazos de fraternidad entre el movimiento y los escalafones inferiores del ejército, obligó al TMC a expulsar a Ibn Auf a las 24 horas siguientes de su nombramiento -lo que lo convirtió en el segundo Jefe de Estado en caer en tres días- y lo sustituyó por el Teniente General Abdel Fattah al-Burhan.

Tras la toma del poder por el ejército, las protestas masivas han continuado sin cesar, y el punto central del movimiento ha pasado a ser el Ministerio de Defensa en la capital, Jartum. Las demandas son claras: un gobierno civil democrático, la retirada inmediata del ejército, el arresto inmediato y el enjuiciamiento de los jefes del antiguo régimen que han tratado con brutalidad a las masas durante años y la justicia social que ponga fin a las medidas de austeridad dictadas por el Banco Mundial y el FMI. Estos, y en particular un intento de acabar con los subsidios al combustible y al trigo, fueron la chispa inicial del movimiento, encendiendo la cólera reprimida contra el régimen que sistemáticamente robaba y explotaba a las masas.

Estos acontecimientos ponen aún más de relieve la diferencia entre esta situación y los movimientos anteriores dentro de Sudán. En el pasado, eran liderados por la clase media de la capital. Sin embargo, este movimiento ha visto la movilización colectiva de los pobres urbanos y rurales, extendiéndose a 15 de los 18 estados, todos exigiendo un cambio radical en el sistema político.

Como dijo un manifestante que habló con AFP:

«Estamos aquí para eliminar todo el sistema, un sistema que no da servicio por igual al pueblo. Un sistema que deja al pueblo en la pobreza. Un sistema que no permite que Sudán, como país rico con recursos humanos y naturales, actúe como cualquier otro país del mundo».

Aunque el ejército se ha declarado formalmente como el gobierno interino, no hay duda de que el poder está en las calles. Opheera McDoom, una ex reportera de Reuters, dio una descripción del estado de ánimo que merece una larga cita:

Sólo para dar a los que están fuera del país una idea de la atmósfera sobre el terreno:

Sudán ahora: Gobernado sin gobierno

Al entrar en la zona de Jartum, ahora completamente controlada por los jóvenes «revolucionarios» del centro de la ciudad, se nota la diferencia.

Calle exterior: llena de basura con bolsas de plástico esparcidas por las calles.

Calle interior: limpia de basura –bolsas para poner la basura colocadas estratégicamente alrededor y hombres jóvenes con pelo largo y jeans delgados vagando por ahí, recogiendo basura y animando a otros a ayudar.

De la noche a la mañana, las multitudes se dispersan y lavan las carreteras en equipos.

La gente organiza las áreas de oración y asegura la privacidad para hacerlo.

Voluntarios organizan puestos de control cada pocos metros para asegurarse de que nadie pase con armas. Las mujeres buscan a las mujeres y los hombres a los hombres.

«Nos disculpamos por la búsqueda de hermanos y hermanas. Esto es por tu propia seguridad y la de tu hermano» es el estribillo que se repite a todo el que se mueve.

Una farmacia dirigida por jóvenes farmacéuticos voluntarios para dispensar medicamentos a quienes los necesitan. Medicamentos proporcionados por empresas y particulares de forma gratuita.

Dos camiones de donación de sangre para asegurar que los heridos en las protestas obtengan la sangre que necesitan.

Personas que recolectan contribuciones en efectivo y bolsas de dinero que se dejan a un lado de la carretera para que cualquiera se las lleve si necesitan dinero para volver a casa.

Turnos organizados –los «revolucionarios de día» se van a casa por la noche después de que los «revolucionarios de noche» llegan para tomar el control.

Tiendas de campaña montadas y administradas por voluntarios para organizar donaciones de dinero, agua y alimentos.

La hospitalidad tradicional sudanesa no se olvida –cualquiera que visite DEBE beber té o agua.

No se permiten coches a menos que traigas donaciones –agua  bebidas, comida. Sin excepciones ni ‘mujamala’ [privilegios ] ni siquiera para los diplomáticos extranjeros –el Encargado de Negocios de EE.UU. fue detenido en las afueras cuando vino de visita.

Los niños de la calle son alimentados y cuidados –incluidos en esta nueva sociedad.

Fiestas en grupo en cada rincón cantando canciones nacionalistas sudanesas e interpretando bailes tradicionales.

¿Seguridad? No tomes cuidado. Bloqueos improvisados de ladrillos y alambradas prestadas bloquean las carreteras para detener cualquier ataque por la noche después de unos pocos intentos fallidos pero violentos de dispersar por la fuerza la sentada.

¿Echas de menos el fútbol? Los aficionados enviaron una pantalla gigante para ver el último gran partido del Barcelona.

Las carreteras en Sudán son normalmente caóticas y, durante un apagón, la policía de tráfico (si aparece), puede obstaculizar más de lo que ayuda.

Pero las carreteras que conducen al cuartel general del ejército han sido ocupadas por la gente que dirige alegremente grandes volúmenes de tráfico y cientos de coches aparcados.

A los niños se les entregan banderas y galletas, y son cargados a los hombros para que puedan ver por encima de las multitudes de personas. Fiestas de cumpleaños, bodas… lo que sea, está pasando en la calle.

Coptos cristianos sudaneses que sostienen sombras de tela sobre las cabezas de sus hermanos musulmanes mientras oran bajo el sol ardiente.

Sin ningún tipo de ‘líderes’, estos jóvenes sudaneses lograron dirigir eficazmente esta sentada, este mini ‘estado’ dentro de la capital, y lo hacen educadamente, sin luchas internas, sin ego ni provocación.

En cambio, el humor, la cooperación, la unidad y la solidaridad están a la orden del día.

El pueblo sudanés tiene una larga y orgullosa historia de cambio pacífico».

La cita anterior proporciona una muestra de la infinita creatividad y recursos de las masas trabajadoras, que están mucho más equipadas para dirigir la sociedad que los elementos sanguijuelas que han estado en el poder durante décadas.

Crece la confianza

El TMC anunció una serie de decisiones, incluyendo: nuevos jefes del ejército y de la policía, un nuevo jefe del poderoso Servicio Nacional de Inteligencia y Seguridad (NISS), comités para luchar contra la corrupción e investigar al ex partido gobernante, el levantamiento de todas las restricciones y de la censura de los medios de comunicación, la liberación de los policías y los oficiales de seguridad detenidos por apoyar a los manifestantes, una revisión de las misiones diplomáticas, y la destitución de los embajadores de Sudán ante los Estados Unidos y la ONU en Ginebra.

La caída de dos jefes de Estado ha dado a la revolución un gran impulso de confianza en sus propias fuerzas. Las masas se dan cuenta de que derribaron a Bashir e Ibn Auf. Cada día tienen más confianza en sus propias capacidades. El TMC está tratando desesperadamente de socavar este proceso y perpetuar el mito de que, sin la clase dominante (y sus instituciones estatales), se produciría el caos.

Por supuesto, la realidad es exactamente la contraria, como podemos ver en el informe anterior sobre el terreno. Con el anuncio de las mencionadas concesiones, el TMC está tratando de dar la impresión de que estas demandas han sido otorgadas por el propio TMC. Están tratando de distorsionar el hecho de que todas las libertades que las masas sudanesas tienen hoy, las han logrado con su propia lucha decidida, enfrentándose a la oposición de todas las capas de la clase dominante.

Al mismo tiempo, el TMC está tratando de parecer estar del lado de la revolución. El enorme poder de la revolución, que ha infectado completamente a las filas inferiores del ejército, significó que los altos mandos (a pesar de todos los intentos) fueron incapaces de controlar la revolución. Al igual que en Argelia, decidieron que sería mejor tomar la iniciativa, hacer una serie de pequeñas concesiones desde arriba, y así evitar que una revolución desde abajo derribe todo el régimen, y con ello, la posición privilegiada de la clase dominante, a la que pertenecen los altos mandos de los servicios militares y de seguridad.

Después de asumir el papel de jefe de Estado, Abdel Fattah al-Burhan ha sido muy enérgico, adoptando una retórica audaz y prometiendo cumplir la voluntad del pueblo, purgar al Estado de los ex funcionarios del régimen y promulgar la voluntad de la revolución en general. Sin embargo, al mismo tiempo, no se ha informado de detenciones concretas y de alto nivel.

Nadie conoce el paradero de Bashir, y el TMC se niega rotundamente a entregarlo a la Corte de Justicia Internacional, donde es requerido por crímenes de guerra, ni a ningún otro organismo. Tampoco se han hecho planes para su extradición. Mientras tanto, hay fuertes indicios de que está negociando con otros países africanos para facilitar su exilio.

A Salah Gosh, el odiado ex jefe de inteligencia, también se le permitió dimitir en lugar de ser arrestado por crímenes de guerra. Lo mismo ocurre con el fiscal del país y el jefe de las emisoras de radio y televisión estatales. Junto con miembros del Partido del Congreso Nacional (PNC) de Bashir, todos ellos han sido vistos caminando libremente sin que nadie los moleste y sin órdenes de arresto. La demanda de las calles es el desmantelamiento del PNC y el arresto y juicio de todo el régimen de Bashir. Claramente, Burhan y el TMC no tienen intención de hacer nada de esto.

Mientras tanto, muchos presos políticos, en particular los de Darfur, siguen entre rejas. En las primeras etapas de la revolución, Bashir intentó culpar a los manifestantes de Darfur por el levantamiento, pero el pueblo respondió cantando consignas como «¡Todos somos Darfur!»

Como explicó Marx hace mucho tiempo, el aparato estatal, la cúpula de la burocracia y el ejército no son más que fuerzas para defender y preservar la posición de la clase dominante. El propio TMC está lleno de miembros del antiguo régimen, atado por mil hilos a la élite, los capitalistas, los terratenientes y el régimen de Bashir. Si bien está dividido en fracciones y contradicciones internas, está claro que está unido en su determinación de preservar el núcleo del capitalismo y el latifundismo sudanés.

Las masas aprenden de la experiencia

Todo esto se está haciendo evidente para las masas, que están aprendiendo de los acontecimientos a la velocidad del rayo. Las calles sospechan mucho del TMC y perciben la demagogia de al-Burhan. Él mismo era un alto oficial, involucrado en la bárbara guerra saudí contra Yemen y en la brutal guerra civil de Bashir en Darfur. Ayer, mientras al-Burhan andaba por ahí haciéndose pasar por revolucionario, las fuerzas militares intentaron retirar las barricadas que rodeaban al Ministerio de Defensa. Esto sólo se vio frenado por un llamamiento de la Asociación de Profesionales de Sudán (SPA), la organización que ha estado dirigiendo las protestas, para que se movilizara y defendiera la sentada. Con muchos soldados del lado de la revolución confraternizando abiertamente con los manifestantes, la cúpula del ejército se retiró inmediatamente.

Es evidente para todos que el TMC está maniobrando contra la revolución. Con sus supuestas concesiones y declaraciones, intenta arrojar polvo a los ojos de las masas para ganar tiempo para reagruparse y contraatacar. Con arrogancia, al-Burhan ha declarado que concederá al pueblo de Sudán un período de transición «de no más de dos años». Esto es exactamente lo que parece ser: un gigantesco fraude diseñado para dar tiempo a la contrarrevolución a recuperar el control de la situación.

El domingo, se reveló que se habían celebrado reuniones secretas de la SPA y el TMC. Esto provocó una gran conmoción en las masas que estaban indignadas con los líderes de la SPA por negociar con la contrarrevolución. ¿Quién eligió a los delegados? ¿Quién decidió la agenda? Todo el proceso estaba envuelto en secreto. Las masas no quieren reemplazar un régimen no electo por otro. Aunque el liderazgo de la SPA era altamente considerado, esto ha hecho una importante mella en su autoridad.

La SPA ha condenado a los militares y ha estado pidiendo un gobierno civil, el desmantelamiento del Partido del Congreso Nacional de Bashir, la disolución de las milicias del Partido del Congreso Nacional y del aparato de seguridad, el despido de los jefes judiciales y del fiscal general, la destitución del TMC, y otras demandas similares que llevarían al desmantelamiento del régimen anterior.

Todas estas son muy buenas exigencias, que deberían aplicarse inmediatamente. Pero el error que comete la SPA es confiar en que el TMC, compuesto únicamente por los fósiles más reaccionarios del antiguo régimen, se encargue de ello. De hecho, en la declaración de la organización tras las negociaciones con el TMC, declaró que quiere nombrar un gobierno civil de transición, que gobernaría el país durante «cuatro años (!) bajo la protección de las Fuerzas Armadas».

Pero esto se opone diametralmente al espíritu de la revolución, que exige democracia y rendición de cuentas. ¿Quién nombrará a este gobierno? ¿Y por qué se necesitan cuatro años antes de que se puedan celebrar elecciones democráticas? Además, ¿qué significa «bajo la protección del ejército»? ¿Bajo la protección de las mismas personas que han oprimido y masacrado a los trabajadores, campesinos y pobres sudaneses durante décadas? ¿Bajo la protección de las mismas personas que hace apenas unas semanas atacaban violentamente a la revolución?

Las masas sudanesas han demostrado una y otra vez que no necesitan protectores. A diferencia del régimen, incluido el ejército, las masas están mucho mejor equipadas para dirigir una sociedad libre de derramamiento de sangre y opresión. De hecho, la declaración de la SPA coincide con la posición del ejército y de al-Burhan, que han afirmado que no quieren formar parte de un gobierno. Sólo se reservan el derecho de reclamar los Ministerios de Defensa y del Interior. Es decir, las dos posiciones que son cruciales para mantener el aparato opresor quedarían en manos del régimen sin control democrático. En efecto, esto no es más que un plan para una dictadura cívico-militar apenas velada. No es de extrañar que los gobiernos de todo el mundo, incluidos los aliados de Bashir, como la reaccionaria dictadura militar egipcia y los Estados del Golfo, hayan estado apoyando al ejército.

Los líderes de la SPA están ahora en peligro de caer en la trampa en la que cayeron los líderes del movimiento Tamarrod en Egipto en 2013. Después de haber derrocado al régimen de Morsi, Tamarrod tenía efectivamente el poder en sus manos.

Pero sin saber qué hacer con él, el movimiento entregó el poder a Sisi y al SCAF [Estado Mayor de las Fuerzas Armadas], que a su vez no dudó, con éxito parcial, en intentar aplastar al movimiento popular.

Está claro que las masas sudanesas han aprendido de esto y las calles entienden perfectamente que no puede haber confianza en el ejército ni en ningún otro pilar del antiguo régimen. Todo el aparato estatal está infestado por la podredumbre del antiguo régimen. Nunca cumplirán los deseos de la revolución. Acampar fuera del Ministerio de Defensa, si bien puede aterrorizar a las cúpulas del ejército, obligándolas a maniobrar en lugar de enfrentarse a la revolución, no cambiará sus intereses fundamentales, que se oponen a los de las masas.

No hay necesidad de esperar a que nadie más cumpla los deseos de la revolución. Las masas han demostrado que son plenamente capaces de cambiar la sociedad por sí mismas.

En los comités organizadores de las protestas, las huelgas, las vigilancias vecinales, los equipos de comisarios, vemos los embriones de las instituciones que las masas necesitan para hacer cumplir su voluntad.

La SPA ha declarado que no es una organización política y que no participará en política. Pero, ¿no es dirigir una revolución el acto más político de todos? En lugar de retirarse y entregar el poder al ejército, los líderes de la SPA deberían organizar comités y consejos que se elegirían en todos los lugares de trabajo, escuelas, cuarteles, barrios y aldeas donde la revolución está presente. Estos deben estar conectados a nivel regional y nacional y deben organizar la elección de una asamblea constituyente todopoderosa para poner en práctica la voluntad de las masas revolucionarias. No hay razón para esperar a que el viejo régimen conceda a las masas sus derechos, deben tomarlos ellos mismos antes de que la contrarrevolución tenga tiempo de preparar un contraataque.

¡Abajo el capitalismo!

Al mismo tiempo, se deben tomar medidas para abordar los graves problemas sociales de las masas. Mientras que la élite ha estado viviendo generosamente de la explotación de las masas y del saqueo de las riquezas naturales del país, las condiciones sobre el terreno son desesperadas. Las cifras recientes son incompletas, pero en 2009 se informó de que el 46 por ciento de la población vivía por debajo del umbral nacional de pobreza, más del 70 por ciento ganaba menos que el equivalente a 5 dólares al día y el 17 por ciento sobrevive con menos de 1 dólar al día. Más de 5 millones de personas se enfrentan a la inseguridad alimentaria o están en peligro de inanición, y el 32% de los niños sudaneses están desnutridos. Además, el 20 por ciento de los hombres sudaneses y el 40 por ciento de las mujeres son analfabetos. Además, sólo el 5 por ciento del presupuesto nacional se destina a la salud, en comparación con el 70 por ciento que se destina a las fuerzas armadas. El sector de la salud se ha visto socavado durante mucho tiempo de forma deliberada por el gasto inflado en el estamento militar y la seguridad para la protección del régimen. El salario mensual de los médicos es en promedio de alrededor de 45 libras, que ni siquiera es suficiente para sobrevivir. Estas condiciones han atraído a estas capas nominalmente pequeñoburguesas a la lucha popular.

La única manera de abordar estos problemas es organizarse inmediatamente para que la clase obrera se apodere de las minas, fábricas e instalaciones petroleras, junto con la ocupación de la tierra por parte de los campesinos y campesinos pobres. Mediante la puesta en común de estos recursos en una economía planificada nacionalizada y democrática, y mediante la canalización de los beneficios hacia inversiones para la modernización de la sociedad y la mejora del nivel de vida, todos estos problemas podrían resolverse fácilmente.

En pocos meses, las masas revolucionarias sudanesas han logrado superar enormes obstáculos y han demostrado ser todopoderosas frente a cualquier oposición. Sin una preparación o un plan real, han puesto de rodillas a la despiadada dictadura. La misma gente que antes gobernaba con arrogancia e impunidad, se ve obligada a inclinarse ante las masas. De hecho, las masas podrían tomar el poder en cualquier momento, pero no están lo suficientemente organizadas y carecen del programa para hacerlo.

Mientras tanto, generales militares y diplomáticos nacionales y extranjeros maniobran en los pasillos de los ministerios y embajadas, y en Occidente, para robar la victoria de las manos de las masas; para dividir, desorientar y engañar a la revolución a fin de prepararse para su ruina. La revolución no debe confiar en estas personas. Sólo puede confiar en su propio poder, que la ha llevado a cabo a cada paso de los acontecimientos. Debe derribar todo el edificio del podrido régimen de Bashir y sustituirlo por un Estado dirigido por los trabajadores, los campesinos y los pobres. Lo más importante es que debe desmantelar el capitalismo sudanés, que sólo ha traído miseria y pobreza interminables a los orgullosos pueblos del país.

¡Ninguna confianza en los generales!

¡Abajo el Consejo Militar de Transición!

¡Arresto inmediato de Bashir y de todos los criminales de su régimen!

¡Disolución del PCN junto con sus fuerzas de represión!

¡Comités a nivel local, regional y nacional para tomar el poder!

¡Por la convocatoria inmediata de una asamblea constituyente organizada por los sindicatos y los comités revolucionarios!

¡Abajo el capitalismo sudanés!

¡Por una revolución socialista en Sudán y más allá!

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...