La clase dominante se enfrenta a la peor crisis en la historia del capitalismo

731

La pandemia que se extiende por todo el mundo ha desencadenado una recesión mundial. La clase dominante está tratando de encontrar los medios para amortiguar este golpe salvaje a la economía. En su desesperación, están rompiendo todas las reglas que han dirigido su política durante los últimos 80 años. El sistema capitalista se enfrenta a la peor crisis de su historia.

Ya en recesión

Los datos económicos siempre van a la zaga de los acontecimientos, y las últimas cifras oficiales conocidas de la economía corresponden al último trimestre de 2019, y la siguiente tanda saldrá en abril. Sin embargo, está claro que la situación ha cambiado por completo en el último mes y medio.

Varias instituciones ahora están intentando proyectar la escala de la crisis, pero sus modelos están construidos para el pasado y tendrían dificultades para aceptar una nueva situación impredecible. Aun así, no hay razón para dudar del sentido general de las cifras.

Morgan Stanley estima que la economía de los Estados Unidos se contraerá un 30 por ciento anual entre abril y junio de este año, después de contraerse un 2,4 por ciento de enero a marzo. Esto significaría una tasa de desempleo del 12,8 por ciento en esta primavera, la más alta desde que comenzaron los registros en 1948.

Millones de personas ya han perdido sus empleos. 3,28 millones solicitaron subsidios de desempleo en los Estados Unidos la semana pasada, la más alta registrada [la cifra ya ha alcanzado cerca de los 10 millones en la primera semana de abril. Nota de LdC]. En Gran Bretaña, hubo medio millón de nuevos reclamantes del Universal Credit [una prestación similar al subsidio de desempleo, Nota de LdC] en una semana.

El Instituto de Finanzas Internacionales ahora pronostica una caída del 1,5 por ciento en el PIB mundial, con una caída en Estados Unidos del 2,8 por ciento, la zona del euro un 4,7 por ciento y China creciendo solo un 2,8 por ciento. Lo que denominan «mercados emergentes», que abarca gran parte del antiguo mundo colonial, predicen que crecerá un 1,1 por ciento, pero eso está impulsado por el crecimiento previsto, aunque a una tasa muy reducida, en India y China.

“Sin embargo, gran parte de la incertidumbre en torno a nuestros pronósticos gira en torno al H2 [segundo semestre de 2020]. Escribimos un retorno al crecimiento en H2, asumiendo la eliminación de las cuarentenas y la recuperación de la confianza de los consumidores y las empresas. Queda por ver si estas suposiciones están justificadas y la incertidumbre resultante impregna todas nuestras previsiones”.

Si bien tienen alguna idea de lo que está sucediendo en este momento, tienen poca idea de lo que sucederá en un mes o dos, por no hablar del otoño. Están pronosticando una caída tan mala del PIB como en 2009, suponiendo que las cosas traerán cierta apariencia de normalidad en la segunda mitad de este año. Esto dependerá de la capacidad de los Estados para contener la pandemia, aliviar las restricciones e imbuir a los consumidores y las empresas con cierta confianza en el futuro. No es una tarea pequeña.

La confianza de las empresas se derrumba. El PMI de la zona euro (Índice de gerentes de compras, basado en encuestas de empresas) cayó a 31,4 desde 51.6, la cifra más baja en los registros (que comenzó en julio de 1998). Cualquier cifra por debajo de 50 indica una contracción. El PMI para los EE. UU. cayó a 40,5, que no es tan bajo como en 2009, pero está cerca. Según el economista jefe de negocios del IHS Markit, que produjo las cifras, los datos indicarían una caída del 8 por ciento en el PIB de la eurozona y una caída del 5 por ciento en los Estados Unidos, y agregó que es «poco probable que el índice haya tocado fondo todavía».

El ministro de finanzas de Francia dijo el martes que la crisis era «comparable solo a la gran recesión de 1929» y señaló que la industria francesa estaba operando a solo el 25 por ciento de su nivel normal. El ministro de economía alemán dijo que la crisis está probando «la funcionalidad de la economía de mercado» y que «mercados enteros se están desmoronando por completo».

Las cifras para China son más difíciles de obtener, pero según un índice del Financial Times, la economía china está operando al 75 por ciento de su nivel de 2019. Ha bajado un 35 por ciento desde su nivel el 1 de enero. Esto significaría un golpe devastador para la economía china.

Los países ex coloniales están siendo golpeados fuertemente. Los «mercados emergentes», como a los economistas les gusta llamarlos, han perdido $83 mil millones en inversión. Varias monedas están en caída libre: el peso mexicano, el rand sudafricano y el real brasileño han caído alrededor de un 20 por ciento y la lira turca y la rupia indonesia en un 10 por ciento. Esto se suma a las caídas anteriores en los últimos dos años, lo que combinado significa que estas monedas han perdido entre uno y dos tercios de su valor. Con su dependencia masiva de préstamos denominados en dólares, estos países se encuentran en una situación muy difícil.

Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas

La clase dominante está asustada, lo que se puede ver en la velocidad récord con la que se anuncian las medidas. Esta vez en los Estados Unidos, llevó cuatro semanas armar un paquete de rescate, frente a los más de cuatro meses que tardaron en hacerlo en 2008-2009. El paquete que se les ocurrió también es dos veces más grande ($2,2 billones en comparación con $1 billón hace 11 años).

Los Estados Unidos, el Banco Central Europeo (BCE), Japón, Alemania, Francia, Italia, España, el Reino Unido, Canadá y Australia han anunciado $2,2 billones en medidas por parte de sus bancos centrales y $4,3 billones en medidas de sus gobiernos. Esto es el equivalente al 17 por ciento del PIB combinado de estos países, o al 7,3 por ciento del PIB mundial. El gobierno central chino ha anunciado medidas por valor de $587 mil millones, que representan alrededor del 5 por ciento de su PIB.

No se trata solo del tamaño de los paquetes que se están preparando, sino que se está desarmando todo el libro de reglas sobre el papel del Estado en la economía. Mario Draghi, el ex jefe del Banco Central Europeo argumentó en el Financial Times:

“Ya está claro que la respuesta debe implicar un aumento significativo de la deuda pública. La pérdida de ingresos incurrida por el sector privado, y cualquier deuda generada para llenar el vacío, debe ser absorbida, total o parcialmente, en los balances de los gobiernos. Los niveles de deuda pública mucho más altos se convertirán en una característica permanente de nuestras economías y estarán acompañados por la cancelación de la deuda privada «.

En pocas palabras: el gobierno debe intervenir para garantizar todas las pérdidas del sector privado. El funcionamiento normal del mercado se dejará de lado. Las empresas en quiebra deben mantenerse a flote mediante subsidios, préstamos y garantías del gobierno central. Él continuaba:

«Si bien los diferentes países europeos tienen diferentes estructuras financieras e industriales, la única forma efectiva de llegar de inmediato a cada grieta de la economía es movilizando completamente sus sistemas financieros: mercados de bonos, principalmente para grandes corporaciones; y sistemas bancarios y en algunos países incluso el sistema postal, para todos los demás. Y tiene que hacerse de inmediato, evitando demoras burocráticas. Los bancos en particular se extienden por toda la economía y pueden crear dinero instantáneamente al permitir sobregiros o abrir líneas de crédito”.

El gobierno debe llegar inmediatamente a «cada grieta de la economía», evitando «demoras burocráticas». Durante décadas, nos han dicho que los gobiernos son ineficientes, derrochadores y deben mantener sus dedos fuera de la economía en la medida de lo posible. Ahora, de repente, amenazado con el colapso completo del sistema, Draghi y sus compañeros burgueses quieren que el Estado se involucre en cada parte de la economía, ignorando todas las regulaciones y leyes que han introducido en las últimas cuatro décadas. El Estado se está convirtiendo rápidamente en el garante de todo el sistema económico.

Los bancos centrales para financiar gastos del gobierno

En el pasado, los economistas insistieron en una separación estricta de los bancos centrales y el gobierno. En su entusiasmo por garantizar la independencia del banco central, incluso introdujeron esta estipulación en las constituciones, como el tratado de Maastricht. Esto fue para evitar que los bancos centrales se convirtieran en una herramienta de la política fiscal, y esencialmente se convirtieran en guardianes de una política fiscal prudente. Esto ahora se está convirtiendo en su opuesto.

En un artículo en el Financial Times, Philipp Hildebrand, el vicepresidente del administrador de activos más grande del mundo, BlackRock, explicó la justificación. Las intervenciones de los bancos centrales para hacer frente a la última crisis significan que «el espacio para las políticas monetarias convencionales y no convencionales se ha agotado en gran medida». En cambio, la política fiscal (presupuestos gubernamentales) tendrá que cargar con el peso. Pero eso es problemático:

“Si se lo deja solo, el inmenso gasto del gobierno eventualmente conducirá al aumento de los rendimientos de los bonos, haciendo que la deuda soberana sea más difícil de recaudar y más costosa de financiar. Esto también correría el riesgo de crear una gran crisis de servicio de la deuda pública en el futuro.

«Es por eso que el mundo de la formulación de políticas debe evolucionar hacia una comprensión menos simplista de la independencia del banco central».

[…]

«[Para] lidiar con esta amenaza existencial a la base misma del sistema económico mundial, un banco central verdaderamente independiente debe confiar en su capacidad para coordinarse explícitamente con otros órganos de política, como el Estado».

Lo que él está diciendo, en un lenguaje claro, es que los gobiernos no pueden pedir prestadas cantidades infinitas de dinero, porque eventualmente los prestamistas dejarán de creer que el gobierno pueda devolver el dinero. Esto significará que pedirán tasas de interés más altas y harán que los préstamos adicionales sean cada vez más caros o incluso imposibles. Para resolver esto, los bancos centrales deben «coordinar», es decir, proporcionar crédito al gobierno. ¿Cómo hace eso el banco central? Creaando dinero nuevo. En resumen: el banco central debe imprimir dinero para financiar los gastos del gobierno.

Durante más de 80 años, la clase dominante ha evitado esta medida en particular. ¿Por qué? Debido al alto riesgo de que conduzca a la hiperinflación. En estos días, piensan que son muy inteligentes y han aprendido todas las lecciones y, por lo tanto, esto no sucederá, al igual que Gordon Brown se jactaba de haber terminado con el ciclo de auge y caída.

Los bancos centrales ya han estado llevando a cabo esta política. La Reserva Federal, por ejemplo, posee alrededor del 10 por ciento de la deuda del gobierno central de los Estados Unidos. El BCE, que se enfrentó a una severa deuda pública alargada unos años después de la crisis, compró 1,9 billones de euros de deuda pública durante cuatro años a través de sus bancos centrales nacionales. Esto representa aproximadamente el 20 por ciento de toda la deuda gubernamental de la eurozona. Ahora los bancos centrales se están preparando para expandir esto mucho más.

El BCE, que estaba destinado a restringir constitucionalmente el apoyo a los déficits gubernamentales, ha anunciado un programa de compra de bonos de deuda pública de 750.000 millones de euros, declarando que ayudará a cualquiera de sus gobiernos constituyentes a reducir sus costes de endeudamiento. La Reserva Federal ha declarado que su compra de títulos del tesoro es esencialmente ilimitada, con un primer tramo de 375 mil millones de libras comprado la semana pasada. Se está preparando una legislación para permitir que la Fed compre no solo valores gubernamentales a corto plazo, sino también bonos estatales y municipales a largo plazo. Efectivamente, el banco central financiará a todo el gobierno de los Estados Unidos para el próximo año. Esto no tiene precedentes.

Un banco nacional

El banco central no solo financiará los presupuestos del gobierno, sino que también asumirá el papel de los bancos comerciales. Los incumplimientos de las hipotecas, las quiebras de empresas, etc. van a poner a prueba la capacidad de los bancos comerciales para prestar más dinero, incluso si así lo desean.

En la brecha entran el gobierno y los bancos centrales. El gobierno alemán ha dado luz verde a 800.000 millones de euros en préstamos de su banco de inversión. El paquete de rescate de los EEUU de $2,2 billones incluye $ 850 mil millones de fondos para préstamos a empresas, incluidos $350 mil millones para pequeñas empresas. Los bancos centrales también están intensificando sus actividades.

La Reserva Federal ha anunciado otro conjunto de medidas destinadas a resolver los mercados de deuda que se han desmoronado. Ha anunciado la compra de valores hipotecarios por valor de £250 mil millones de libras. Incluso está preparando un programa de préstamos denominado Main Street Business que tiene como objetivo llegar a las pequeñas y medianas empresas. Esto es para garantizar que el crédito aparentemente ilimitado esté disponible para empresas de todos los tamaños. Como lo expresó el economista jefe de JPMorgan en Estados Unidos, la Reserva Federal se está convirtiendo en un banco comercial en lugar de un banco central.

Un sistema en crisis profunda

Todas las medidas que está tomando la clase dominante tienen un objetivo claro: mantener a todos los negocios y trabajadores como soporte vital hasta que termine la pandemia. Sin embargo, no hay razón para ver esta crisis como algo pasajero. Es el final del camino para un sistema cuya vida se ha extendido artificialmente durante décadas.

La expansión del crédito no comenzó en 2008-2009, sino mucho antes. La forma en que los capitalistas salieron de la crisis de los años 70 es lo que ha preparado el camino para una crisis mucho mayor hoy.

La deuda era una forma de superar una crisis de sobreproducción, para garantizar que las empresas siguieran invirtiendo y las personas siguieran consumiendo incluso cuando realmente no podían permitirse el lujo de hacerlo. Pero la expansión del crédito finalmente alcanza un límite. Sólo se puede posponer el día negro por un tiempo.

Hemos explicado esto en varios artículos durante la última década. Esta no es una crisis causada por un virus, es una crisis desencadenada por el virus. La pandemia solo revela todas las fallas que existían antes.

Muchos economistas y políticos esperan que, después de una breve recesión, la economía se recupere, y probablemente si esta pandemia hubiera aparecido hace algunas décadas, ese habría sido el caso. El sistema habría podido recuperarse relativamente rápido. Sin embargo, ahora las cosas son bastante diferentes.

Las economías alemana y japonesa ya estaban en recesión y los efectos del paquete de estímulo de reducción de impuestos de Trump en 2018 habían comenzado a disminuir en los EE.UU. La economía china ya había mostrado signos de desaceleración después de que su expansión de crédito sin precedentes produjera rendimientos decrecientes. Los conflictos comerciales iniciados por Trump habían hecho mella en el comercio internacional. La recuperación, en el sentido de que hubiera una, había llegado a su fin.

Por lo tanto, es poco probable que las medidas que tomen ahora sean de naturaleza temporal. Más bien, el Estado tendrá que continuar apoyando a la economía en los próximos años, porque se habría visto obligado a hacerlo incluso sin la pandemia. Esto refleja el hecho de que las fuerzas productivas han superado con creces los límites de la propiedad privada. El capitalismo ya no puede desempeñar un papel progresista, y la única forma en que los burgueses pueden arreglar el sistema es dejando que el Estado se haga cargo.

La comparación con las economías en tiempo de guerra en las dos guerras mundiales es adecuada. Fue precisamente en el período comprendido entre 1914 y 1945 que el capitalismo se encontró en otra crisis similar, aunque esta crisis será más profunda.

Sin embargo, esto no ocurrirá sin un coste. A pesar de los deseos de los defensores del capitalismo dentro del movimiento obrero, no hay dinero gratis. La política que han adoptado ahora, hasta 2008, se habría considerado una locura, y no sin razón. Imprimir dinero mientras la capacidad productiva es estática o incluso está en declive creará inflación. Hacerlo de manera incontrolada creará hiperinflación. Este es uno de los errores de las políticas económicas del presidente venezolano Maduro. También es lo que hizo famoso al gobierno de Alemania a principios de la década de 1920, lo que llevó a una crisis revolucionaria.

Durante la última década, no ha tenido ese efecto, pero eso fue, por un lado, porque entregaron en gran medida las enormes sumas de dinero que imprimieron a las corporaciones, y realmente no llegaron a la economía real, sino que principalmente causaron varios tipos de burbujas de activos. Además, la economía estaba en un estado tan deprimido que las medidas que tomaron los bancos centrales evitaron la deflación, en lugar de crear inflación.

Lo que proponen ahora es de mayor alcance, tanto en escala como en alcance. Los bancos centrales están interviniendo más directamente, al igual que los gobiernos. Al mismo tiempo, el problema no es solo la falta de demanda, como lo llaman, sino también la falta de oferta en muchos mercados. Debido a la pandemia, la capacidad productiva se está derrumbando y no está claro cuánto se recuperará. El capitalismo es un sistema anárquico, que no permitirá ser planificado y controlado. En tiempos de crisis, se vuelve aún más ingobernable, difícil de predecir y caótico.

Ya hay inflación en elementos esenciales como papel higiénico, equipo médico y alimentos. Esto también puede ocurrir fácilmente en otros sectores que se enfrentan a interrupciones o patrones de consumo que cambian rápidamente. Esto solo empeorará.

¿Quién pagará?

En algún momento, alguien tendrá que pagar la factura de esto. Todos los burgueses se han convertido en «socialistas» en el sentido de que están ansiosos por que el Estado los rescate, pero naturalmente tratarán de poner la cuenta sobre las espaldas de la clase trabajadora, pidiéndoles que lo pague.

Las acciones de las aerolíneas muestran la actitud de los burgueses. El multimillonario Richard Branson solicitó un rescate del Estado para su Virgin Atlantic, al mismo tiempo que pidió a los empleados que se tomaran vacaciones sin goce de sueldo. El costo de la factura salarial de Virgin Atlantic sería de alrededor de £4 millones por semana, lo que significa que los £4 mil millones de libras que posee Branson como riqueza personal podrían pagar la factura durante unos 20 años, incluso sin el apoyo del Estado.

Si siguen la ruta de imprimir dinero para cubrir las deudas, simplemente crearán inflación, lo que reducirá los salarios de los trabajadores y los ahorros de la capa de trabajadores que está ligeramente un poco mejor.

La burguesía es consciente de las dificultades. Incluyeron un cheque de $1.200 a todos los residentes de los EE.UU. como un medio de mitigar las posibles críticas al rescate empresarial. Como dijo el Wall Street Journal la semana pasada:

“Algunos en el Congreso están presionando para garantizar que se incluyan  pagos en efectivo a todos los contribuyentes estadounidenses junto con la ayuda a la industria, una idea que ganó impulso el martes con el respaldo del presidente Trump. Tales pagos serían populares, y probablemente suavizarían la contundente crítica sobre la ayuda a las empresas».

Esto mitigará las críticas, por el momento, pero será muy difícil, en uno o dos años, argumentar por otro paquete de austeridad para pagar los rescates.

Ben Barnake insinuó que estaba sorprendido de que los rescates financieros de 2008-2009 no provocaran movimientos de masas, una «reacción violenta popular» como él lo llama. Pero sí lo hicieron, simplemente se retrasó. Los últimos años han sido de intensificación de la lucha de clases en todas partes. Esta última crisis solo echará más leña al fuego. Cualquiera que sea el medio que utilizará la burguesía para intentar arreglar el sistema, preparará una ola de lucha de clases.

28 de marzo de 2020

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...