Irán: el asesinato de Qassem Soleimani – no a la agresión imperialista estadounidense

436

La madrugada del viernes (3 de enero de 2020), en un acto de suprema arrogancia, la administración Trump llevó a cabo el asesinato del general iraní Qassem Soleimani, así como del principal líder paramilitar iraquí, Abu Mahdi al-Mohandes en el aeropuerto de Bagdad. Una vez más, el imperialismo estadounidense está incrementando la inestabilidad en el Medio Oriente.

Trump ha tratado de justificar el ataque, que también mató a otros ocho iraníes e iraquíes, como medida defensiva. Pero no es más que la ejecución sumaria de líderes de dos Estados soberanos en suelo extranjero, ataque que se llevó a cabo sin siquiera buscar la aprobación del Congreso. Según Donald Trump, Soleimani estaba planeando un ataque inminente, que podría costar cientos de vidas estadounidenses. La única evidencia para respaldar esto es que Soleimani había visitado grupos de milicias apoyadas por Irán en Líbano, Siria e Irak, seguido de una visita al ayatolá Jamenei en Irán. Que cada cual adivine qué parte se traduce en un ataque inminente contra EE. UU

Además, Soleimani era el máximo general del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán en el extranjero. No era un miembro operativo sobre el terreno y, por lo tanto, matarlo seguramente no detendría los planes de ningún ataque inminente. Los que ahora intentan, ex post facto, justificar este acto de agresión imperialista son los mismos que nos mintieron directamente sobre las llamadas «armas de destrucción masiva» de Sadam y fabricaron una llamada «amenaza inminente», para justificar el lanzamiento de una devastadora ocupación de Iraq.

Trump, y casi todos los republicanos y demócratas en el Congreso, también sostienen que el ataque estaba justificado ya que Soleimani estaba detrás «del asesinato de más de 600 estadounidenses». Pero no mencionan que Soleimani estaba apoyando a las milicias chiítas que lucharon contra las fuerzas de ocupación estadounidenses. ¡Esa ocupación hasta ahora se ha cobrado al menos 1,5 millones de vidas iraquíes! Además, esas mismas milicias estaban alineadas con Estados Unidos en la guerra contra el Estado Islámico. De hecho, algunas de ellos todavía están desplegadas junto con las tropas estadounidenses.

Ataque imperialista descarado

Trump afirma que Soleimani también jugó un papel clave en la represión de los movimientos de protesta en Irak, Irán y Líbano. Esto podría ser cierto, pero a juzgar por la cálida relación de Trump con la monarquía saudita y el régimen israelí, los derechos democráticos de los manifestantes, o de cualquier otra persona, nunca ha sido una prioridad para él. De hecho, los manifestantes iraquíes en la plaza Tahrir han condenado correctamente el ataque estadounidense.

Esto no fue más que un ataque imperialista descarado con el objetivo de derrotar a dos naciones soberanas. Es deber de todos los luchadores de clase, sindicalistas y revolucionarios oponerse con fuerza a este ataque y a cualquiera otra agresión imperialista en el Medio Oriente. Debemos exponer los verdaderos intereses detrás de este acto, que no tiene nada que ver con la difícil situación de los pobres y oprimidos en el Medio Oriente, ni con la protección de los trabajadores y pobres occidentales, sino todo lo que tiene que ver con los estrechos intereses de la clase capitalista.

El único factor decisivo detrás de la decisión de Trump fue, como siempre, puro interés propio. En particular, Trump está interesado en desviar la atención de su propia impugnación, así como en postularse como un hombre de acción para sus amigos y enemigos. Trump decidió dar un ejemplo. tratando de compensar la humillación de su inacción después de que Irán derribara un avión no tripulado estadounidense el pasado junio y tras el ataque a las instalaciones petroleras sauditas en septiembre.

Fue impulsado por una capa de republicanos y elementos dentro del aparato de seguridad, que están decididos a provocar un conflicto con Irán para restaurar el prestigio del ejército de Estados Unidos después de años de humillantes contratiempos. Pero esta miopía extrema, una característica clave de la clase dominante hoy en día, ahora corre el riesgo de arrojar aún más combustible al fuego en una región que ya es muy inestable. Y el resultado final no será en interés de Trump o del imperialismo estadounidense.

La presión sobre Estados Unidos ha ido aumentando para retirarse de Irak. Las fuerzas especiales de EE. UU. se han retirado de las posiciones avanzadas para defender las bases estadounidenses. El parlamento iraquí está tomando medidas para poner fin al acuerdo militar entre los dos países para obligar a Estados Unidos a salir de Irak. Esto sería un duro golpe para el imperialismo estadounidense.

Como un jugador en una racha perdedora, Trump está duplicando su apuesta. Ha amenazado con bombardear 52 ubicaciones en Irán, algunas de las cuales serían lugares de importancia cultural. Al plan del parlamento iraquí de expulsar a las fuerzas estadounidenses de Irak, respondió amenazando con imponer sanciones y peores en Irak. La clase dominante de Estados Unidos afirmó que la invasión de Irak fue una medida para introducir la democracia y la paz, y sin embargo, está emitiendo abiertamente serias amenazas contra las decisiones del parlamento iraquí. Lo que vemos es la cara desenmascarada del imperialismo estadounidense.

Es cierto que algunos Demócratas, liderados por Nancy Pelosi, se han opuesto a la acción de Trump. ¡Pero su objeción no es la política imperialista de Estados Unidos en Irak, sino cómo se lleva a cabo esta política imperialista! El Partido Demócrata, tan a menudo presentado como la mano suave del capitalismo estadounidense, monitoreó un aumento masivo de bombardeos y campañas extranjeras durante la presidencia de Obama. No son menos imperialistas que Trump. Su queja es que las acciones de Trump no son beneficiosas para el imperialismo estadounidense.

Jugando a favor de Teherán

En eso, podrían tener un punto. Aunque Soleimani era una figura clave para el régimen iraní, su asesinato solo ha jugado a su favor. En los últimos meses, Irán y sus aliados en el Líbano e Irak se han visto inundados por poderosos movimientos de masas con implicaciones revolucionarias. En Irak, en particular, la que se conoce como la Revolución de Octubre ha apuntado a la pobreza, el desempleo, la corrupción, así como a la influencia casi omnipresente iraní en el aparato estatal.

En el Líbano, el gobierno liderado por Hezbolá también ha estado bajo una inmensa presión del movimiento revolucionario que comenzó en septiembre. Pero ni en el Líbano ni en Iraq el régimen logró estabilizar la situación. De hecho, Soleimani viajaba frenéticamente entre Beirut, Bagdad y Teherán para coordinar el esfuerzo contrarrevolucionario con los aliados y representantes iraníes.

En el propio Irán, estallaron dos días de violentas protestas después de los recortes a los subsidios al combustible durante la noche de noviembre. Muy rápidamente, estas protestas se intensificaron pasando de demandas económicas al llamamiento a la caída del régimen. El régimen se salvó por un cierre total de los medios y una ofensiva que mató al menos a 1.500 personas, hirió a miles más y arrestó a hasta 10.000. Estos sucesos han supuesto uno de los desafíos más poderosos a la República Islámica en sus 40 años de historia y ha dejado al régimen severamente debilitado.

En aquel entonces, el régimen fracasó lamentablemente en la movilización de una contra manifestación, logrando reunir solo unas pocas decenas de miles. Pero el funeral de Soleimani ha reunido a millones de personas en todo Irán en los últimos días. También se vieron escenas similares en Irak, donde 500.000 personas, según se informó, participaron en procesiones funerarias. Los ataques y las amenazas de Trump fortalecieron el régimen iraní y debilitarán los movimientos revolucionarios en el próximo período.

El régimen iraní se ha enfrentado a grandes protestas, que se han debilitado por la muerte de Soleimani. Millones de personas asistieron a sus procesiones funerarias / Imagen: uso justo

Los iraníes han pasado a la ofensiva. En Irak, donde la lucha entre EE.UU. e Irán por el aparato estatal iraquí se ha estado gestando durante algunos años, los iraníes ahora están presionando para una expulsión total de EE. UU., eliminando sus tropas, asesores y aliados del aparato estatal. También están presionando a los estadounidenses en Afganistán, mientras se han retirado por completo del tratado nuclear, lo que significa que probablemente comenzarán a desarrollar armas nucleares.

Y hay poco que Estados Unidos pueda hacer al respecto. Se ha hablado mucho sobre la guerra en los últimos días, pero se descarta la probabilidad de que la situación actual conduzca a una invasión estadounidense de Irán. La población estadounidense está cansada de la guerra, razón por la cual una de las promesas clave de la campaña de Trump en 2016 fue retirarse de Oriente Medio. Además, la deuda nacional de Estados Unidos asciende a más de 23 billones de dólares. Una nueva guerra que cuesta entre 5 y 10 billones más no entra en los planes. Tendría repercusiones sociales y políticas sin precedentes para EE.UU.

17 años después de la invasión de Iraq, Estados Unidos ha perdido las guerras en Iraq y Afganistán. Irán sería un enemigo aún más formidable. Irán tiene un terreno montañoso, un ejército fuerte, endurecido por la batalla y un pueblo profundamente antiimperialista. También posee misiles de largo alcance y grupos de poder en toda la región, que podrían apuntar a decenas de miles de tropas estadounidenses estacionadas desde cualquier lado. También puede cerrar el estrecho de Ormuz, que es un paso para el petróleo en el mercado mundial. Esto sería una seria amenaza para una economía mundial frágil.

Por todas estas razones, una invasión de Irán está fuera de discusión. Incluso una campaña aérea seria por parte de Estados Unidos no es factible ya que pondría a casi todas las bases estadounidenses en el Medio Oriente en riesgo de ataques. Las acciones de Estados Unidos lo confirman. Si bien se han enviado tropas adicionales a la región para apuntalar la defensa de los intereses estadounidenses existentes, estas están muy lejos de lo que se necesitaría para una campaña militar seria. Por supuesto, las acciones erráticas de Trump podrían convertirse en una especie de choque militar, pero esto sería muy arriesgado para el imperialismo estadounidense, por lo que es poco probable que salga adelante.

¡Contra el imperialismo!

Los acontecimientos de los últimos días han sido más que nada una señal de la debilidad del imperialismo estadounidense, más que de su fuerza. No hay un poder tan fuerte como el imperialismo estadounidense, y sin embargo, en términos relativos, este imperialismo ya no es tan fuerte como solía ser. A medida que se desarrollen los acontecimientos, esto se hará más claro. Como un terremoto que revela contradicciones que se han ido acumulando bajo la superficie, el comportamiento errático de Trump pondrá de manifiesto el nuevo equilibrio de fuerzas que se ha desarrollado en el Medio Oriente. En esta nueva situación, el imperialismo estadounidense se verá obligado a desempeñar un papel más pequeño. Pero esto no significará más estabilidad o mejores condiciones para las masas de la región.

Nuestra tarea es oponernos al imperialismo. Solo derrocando el capitalismo podemos asegurar la paz y la estabilidad poniendo fin a un régimen podrido que significa guerra, miseria y explotación para las masas.

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...