Brasil: la huelga general resalta la debilidad de Bolsonaro

0 204

Por: Jorge Martín

Millones de personas participaron en la huelga general en Brasil el 14 de junio, con manifestaciones en 380 ciudades de todo el país. La huelga había sido convocada para rechazar la contrarreforma del sistema de pensiones propuesta por el gobierno de Bolsonaro, pero también reflejó la oposición a los recortes educativos, que ya habían llevado a millones a las calles los días 15 y 30 de mayo.

El gobierno de Bolsonaro, ya lleno de contradicciones internas y perdiendo apoyo rápidamente, se vio afectado por las revelaciones publicadas esta semana sobre la connivencia entre el juez y la fiscalía en el juicio contra el ex presidente Lula. El juez involucrado fue luego designado Ministro de Justicia por Bolsonaro. Lejos de enfrentarse a la perspectiva del fascismo, el movimiento de masas podría derribar al gobierno, pero para que eso ocurra, se requiere más que una huelga general de un día.

La huelga general había sido convocada originalmente por las confederaciones sindicales el 1 de mayo y era parte de una estrategia muy débil centrada en «presionar a los miembros del parlamento» para que no aprueben la ley, en lugar de derrotarla con una presión masiva sostenida en las calles. La decisión del gobierno de Bolsonaro de introducir recortes en los presupuestos de las universidades y la forma provocadora en que se hizo provocó un tsunami de indignación el día de huelga nacional en el sector educativo el 15 de mayo, cuando 2 millones participaron en manifestaciones contra el gobierno en todo el país. El movimiento de los estudiantes y maestros proporcionó el impulso necesario para la huelga general. En otro día nacional de manifestaciones, convocado el 30 de mayo por la Unión Nacional de Estudiantes, cientos de miles de personas marcharon nuevamente contra los recortes educativos.

Mientras tanto, el intento de los simpatizantes del gobierno de convocar las contra-manifestaciones en defensa de Bolsonaro el 26 de mayo fue un completo fracaso. En Sao Paulo y Río de Janeiro, apenas lograron reunir 10.000 en cada una. El 15 de mayo, los manifestantes antigubernamentales llevaron 250.000 a las calles de Sao Paulo y 400.000 en Río. Las manifestaciones del 26 de mayo no solo fueron más pequeñas, sino que su estado de ánimo no fue de entusiasmo, sino de estar a la defensiva y en shock por la combatividad mostrada por los jóvenes el 15 de mayo. Las manifestaciones del 26 de mayo tenían el objetivo de fortalecer al gobierno y a Bolsonaro personalmente, en un intento de apelar al «pueblo» directamente por encima de los jefes de los partidos y del parlamento. Fracasaron. El escenario estaba listo para la huelga general.

Según la confederación sindical CUT, cerca de 45 millones de trabajadores participaron en la huelga. La huelga fue particularmente fuerte en la educación y el sector público, pero también entre los trabajadores bancarios, los trabajadores petroleros de Petrobrás, los trabajadores del transporte público en las principales ciudades, etc. En el corazón industrial del ABC de Sao Paulo, el sindicato de trabajadores metalúrgicos anunció que más del 98 por ciento de los trabajadores había estado en huelga, paralizando las principales plantas de ensamblaje de Volks y Mercedes y el sector de autopartes. 10 de las 12 refinerías del país estaban paralizadas, y los trabajadores no reemplazaron a sus compañeros al final del turno de la noche. Los servicios de metro y autobús estaban paralizados parcial o totalmente en las principales ciudades, a pesar de que había habido algunas decisiones judiciales que prohibían que algunos sectores salieran a la huelga. El gobernador de Sao Paulo, João Dória, amenazó con despedir a trabajadores del metro si se declaraban en huelga.

Durante el día, hubo manifestaciones y concentraciones fuera de los principales lugares de trabajo, así como piquetes. Por la tarde, cientos de miles salieron a las calles en más de 300 manifestaciones en todo el país, incluyendo 50.000 en Sao Paulo, el mismo número en Porto Alegre y 100.000 en Río de Janeiro, según los organizadores. El estado de ánimo era muy combativo y la consigna «Fora Bolsonaro» (Fuera Bolsonaro) prendió entre los manifestantes a pesar de los intentos de los líderes de izquierda y los sindicatos de limitarse a exigir la renuncia del ministro de Justicia, Moro. Las manifestaciones podrían haber sido más grandes si no hubiera sido por el papel desempeñado por los líderes sindicales, que hicieron todo lo posible por evitar manifestaciones combativas en las calles. El presidente de la CUT, Vagner Freitas, llamó abiertamente a los trabajadores a «quedarse en casa» como parte de la huelga general.

La huelga fue precedida por las revelaciones publicadas por The Intercept sobre la conducta del juez y de los fiscales del Estado durante el juicio al líder del PT, Lula, por corrupción; con el objetivo de evitar que fuera candidato a la elección presidencial cuando iba primero en las encuestas de opinión, y después de dar entrevistas públicas desde la cárcel, lo que podría haber influido en el resultado de la elección.

Este es un gran escándalo, que pone en tela de juicio no solo la validez del juicio de Lula, en el que fue condenado a prisión por corrupción sin ninguna evidencia, sino que también cuestiona la legitimidad de las elecciones presidenciales. Si le hubieran permitido a Lula presentarse, es probable que hubiera conseguido ganar la presidencia. Además, el escándalo afecta al juez Moro, quien presidió el juicio contra Lula y luego fue recompensado con el Ministerio de Justicia en el gobierno de Bolsonaro, además de que se le prometió un asiento en la Corte Suprema. Las últimas revelaciones de este escándalo muestran cómo el juez Moro, quien supuestamente era neutral e imparcial, le dijo a la fiscalía que emitiera un comunicado de prensa para refutar los argumentos del equipo de defensa de Lula. A pesar del hecho de que sigue siendo el miembro más popular del gobierno, el número de personas que tiene una opinión positiva de él ha disminuido considerablemente del 60 al 50 por ciento tras estas filtraciones recientes, lo que suma otro dolor de cabeza al gobierno de Bolsonaro, quien acaba de echar a otro de sus ministros.

La contrarreforma de las pensiones es una parte importante de la ofensiva contra la clase trabajadora, que la clase dominante necesita llevar a cabo y está siendo encabezada por el ministro de finanzas ultraliberal, Paulo Guedes. Si se aprobara, sería un gran revés, aumentando la edad de jubilación tanto para hombres como para mujeres, así como las contribuciones necesarias. Tendría un impacto particularmente negativo en los trabajadores del sector público. La contrarreforma se ha vuelto muy impopular, incluso entre muchos de los que votaron a Bolsonaro. Además, se enfrenta a varios obstáculos importantes en su procedimiento parlamentario antes de que pueda ser aprobada. Recordemos que el partido de Bolsonaro no tiene una mayoría en la cámara baja, que a pesar de estar dominado por los partidos burgueses, no están dispuestos a asumir la responsabilidad de un ataque tan brutal.

El informe del comité del congreso sobre la propuesta de las pensiones incluía varias concesiones menores, por ejemplo, con respecto a la pensión estatal básica, el sistema de pensiones para los trabajadores en áreas rurales, e incluso cuestionaba una de las ideas centrales de la propuesta de Guedes, como convertir las contribuciones a las pensiones de los trabajadores en activo en cuentas de ahorros privadas individuales. La idea detrás de este movimiento por parte de los partidos burgueses de «centro» en el parlamento es hacer algunas enmiendas menores al plan de Guedes para que los gobernadores del PT de los Estados nororientales se comprometan a aceptar el principio básico de la necesidad de una «reforma ”del sistema de pensiones. Estos gobernadores, del PT y del PCdoB («comunistas» exmaoístas), habían emitido una carta solicitando ser incluidos en las negociaciones de la «reforma» de las pensiones. Según algunos cálculos, el plan del Congreso reduciría la cantidad de recortes implicados de 1.200 millones de reales a «sólo» 850 millones. Sin embargo, los aspectos centrales de la contrarreforma permanecen, aumentando la edad de jubilación, así como la cantidad de contribuciones que los trabajadores tendrán que pagar. La maniobra del Congreso también tuvo como objetivo dividir a los trabajadores y debilitar el impacto de la huelga general. Guedes reaccionó enojado con estas propuestas y amenazó con renunciar si su plan original no era aprobado. Se supone que la ley de contrarreforma de las pensiones se someterá a votación final antes del receso parlamentario a fines de julio.

El gobierno de Bolsonaro se debilita

El gobierno de Bolsonaro está plagado de todo tipo de divisiones y escisiones internas, con al menos tres facciones principales luchando entre sí públicamente. La lucha contra los recortes en la educación y los ataques a las pensiones han provocado una fuerte disminución de su popularidad. Los que piensan que el gobierno es malo o muy malo han aumentado del 22,5 por ciento en febrero al 37,4 por ciento ahora, mientras que los que piensan que el gobierno es bueno o excelente han disminuido del 38,7 por ciento al 30,4 por ciento.

Cualquier esperanza de que una recuperación económica apuntalaría a Bolsonaro se ha evaporado rápidamente. Las cifras del primer trimestre de 2019 revelan una contracción económica del -0,2 por ciento, la primera desde el final de la recesión en 2016. Además de la desaceleración internacional que afectó al sector extractivo de Brasil (-6,3 por ciento), la industria automotriz del país se vio afectada por la recesión en la vecina Argentina. En general, la industria cayó un 2 por ciento en el primer trimestre. El desempleo apenas ha disminuido y se mantiene en el 12,7 por ciento (30 por ciento entre los jóvenes), un total de más de 13 millones de desempleados.

Todos los indicadores están bajos. Los capitalistas ya no están contentos con el gobierno, que está demostrando ser incapaz de avanzar rápidamente en la puesta en práctica de las políticas que exige la clase dominante y que se arriesga a provocar una explosión social en las líneas de las jornadas de junio de 2013. Una encuesta entre «administradores de dinero, economistas y negociantes de bolsa» realizada por XP Investimentos mostró cómo la aprobación del gobierno de Bolsonaro había caído al 14 por ciento en mayo, desde un máximo del 86 por ciento en enero, mientras que aquellos que lo calificaron de malo o horrible ¡habían aumentado al 43 por ciento, desde el 1 por ciento en enero!

En cierto momento, si Bolsonaro se vuelve demasiado impopular y no puede aplicar el programa que los capitalistas necesitan, podrían considerar la opción de reemplazarlo con la figura más «moderada» y «razonable» de su vicepresidente Hamilton Mourão, del «ala militar» del gobierno.

Frente a un gobierno tan débil y dividido, sería perfectamente factible derrotar la contrarreforma de las pensiones y derribar al gobierno. Eso requeriría una dirección combativa, que ni los líderes de las organizaciones de izquierda ni de los sindicatos están proporcionando.

¡Fora Bolsonaro!

Ellos estaban en shock cuando Bolsonaro ganó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, un resultado que no pudieron entender. Los líderes del PT y la CUT reaccionaron con un clamor y griterío de que el «fascismo» había llegado al poder. Esto era completamente falso y solo sirvió para cubrir su propia cobardía en la organización de la lucha contra el gobierno. El gobierno de Bolsonaro es reaccionario y es un demagogo peligroso de extrema derecha con aspiraciones bonapartistas. Pero lo que tenemos en Brasil no es el fascismo, lo que implicaría un gobierno reaccionario capaz de movilizar el apoyo masivo de la pequeña burguesía para reprimir físicamente a las organizaciones obreras. Por el contrario, lo que hemos visto los días 15 y 30 de mayo, y sobre todo el viernes 14 de junio durante la huelga general, es una poderosa movilización de la clase obrera y la juventud y el fracaso de Bolsonaro para contrarrestarlo con un movimiento masivo en las calles el 26 de mayo.

A partir de esa valoración política errónea, los líderes del PT y la CUT sacan la conclusión de que la situación es mala, que Bolsonaro tiene un apoyo masivo y, por lo tanto, que la consigna «Fuera Bolsonaro» está fuera de orden. En esto se unen, desafortunadamente, con los líderes del PSOL y la mayoría de las sectas de extrema izquierda. Mientras que los líderes del PT y la CUT argumentan que Bolsonaro fue elegido democráticamente (!!) y que se le debe permitir que termine su mandato, los sectarios ultraizquierdistas argumentan que la consigna es prematura y se niegan rotundamente a defenderla. Tanto los reformistas como los ultra izquierdistas están unidos en su falta de confianza en la clase trabajadora.

Los líderes de 10 partidos diferentes se reunieron el 20 de mayo en un intento de organizar un «frente de todos los partidos» contra Bolsonaro. La reunión incluyó partidos burgueses, así como representantes del PT, PCdoB y PSOL. Como siempre es el caso en estos frentes populares, el programa se diluyó tanto que casi no significaba nada. No hubo acuerdo en oponerse a la contrarreforma de las pensiones, que apoyan los partidos burgueses. Por lo tanto, esta exigencia fue retirada del frente común. No hubo acuerdo sobre una reivindicación básica, simple y democrática como «Lula Livre» (Lula Libre) , por lo que se eliminó.

Una cosa que todos acordaron fue… rechazar la consigna «Fora Bolsonaro». Esta fue también la línea política del propio Lula, que todavía está en la cárcel. Los argumentos son surrealistas. ¡Algunos dicen que la consigna podría interpretarse como una consigna a favor del vicepresidente Mourao! Otros argumentan que debería haber un fundamento legal para exigir la destitución de Bolsonaro, pero las manifestaciones masivas en las calles no quieren destituirlo, ¡quieren derrocarlo!

En la reunión, el líder del PT, Haddad, insistió en que el acuerdo de la oposición debería ampliarse para obtener el apoyo del centro y del «centro-derecha liberal». El líder del grupo parlamentario del PCdoB se mostró muy satisfecho con la reunión y dijo que «debemos luchar contra el sectarismo en la política brasileña». En una reunión separada de partidos de izquierda, que implicó al PT, PSB, PCdoB, PDT y PSOL el 22 de mayo, acordaron no presentar la exigencia de Fora Bolsonaro, a pesar de la presión proveniente de las manifestaciones del 15 de mayo.

Los camaradas de Esquerda Marxista (sección brasileña de la Corriente Marxista Internacional) han intervenido desde el inicio del movimiento, y plantearon precisamente la idea de que el gobierno puede ser derrotado por un movimiento masivo unido de la clase obrera. Esta idea puede resumirse en la consigna “Fora Bolsonaro”. Derrotar a Bolsonaro, argumentan correctamente, requeriría no solo una huelga general de 24 horas, sino la preparación de una huelga indefinida con el objetivo no solo de derrotar la contrarreforma de las pensiones, sino de derribar al gobierno.

La huelga general del 14 de junio mostró la voluntad de lucha de los trabajadores y la juventud. Si tuvieran una dirección a la altura de la tarea, el gobierno de Bolsonaro tendría los días contados.

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...