Take a fresh look at your lifestyle.

Los asesores de Trump calumnian al socialismo: una respuesta a las mentiras de la Casa Blanca – Tercera parte

0 102

En la tercera parte de la respuesta de Alan Woods a la llamada crítica empírica del socialismo de los asesores de Trump, se aborda la grave y errónea caracterización de las economías nórdicas, Venezuela y la URSS. Alan también refuta la acusación de que el socialismo conducirá inevitablemente a la escasez de alimentos y la ruina económica; y responde a la falsedad de que los socialistas quieren “nacionalizar todo”.

Parte I, Parte II, Parte IV

¿Socialismo escandinavo?

“Aunque a veces son citados como los ejemplos de éxito socialistas más relevantes, las experiencias de los países nórdicos también apoyan la conclusión de que el socialismo reduce los niveles de vida. En muchos aspectos, las políticas actuales de los países nórdicos difieren significativamente de lo que los economistas tienen en mente cuando piensan en el socialismo. Por ejemplo, no brindan atención médica gratuita. La financiación de la asistencia sanitaria nórdica incluye una participación sustancial en los costos. La tasa de impuestos a los ingresos de los trabajadores en los países nórdicos son un poco más alaos que en los Estados Unidos, y los impuestos nórdicos en general son sorprendentemente menos progresivos que los impuestos de los Estados Unidos. Los países nórdicos también gravan menos los ingresos al capital y regulan los mercados de productos menos que los Estados Unidos. Por el contrario, los países nórdicos sí regulan y gravan el mercado laboral un poco más; por lo tanto, las familias estadounidenses que perciben un salario medio pagarían entre 2.000 y 5.000 dólares más por año en impuestos, si los Estados Unidos tuvieran las políticas nórdicas actuales. Los niveles de vida en los países nórdicos son al menos un 15% más bajos que en los Estados Unidos.

“Puede que los socialistas estadounidenses estén pensando en adecuar nuestras políticas a las de los países nórdicos de la década de 1970, cuando sus políticas estaban más en línea con la definición tradicional de socialismo de los economistas. Según nuestras estimaciones, si los Estados Unidos adoptaran estas políticas, su PIB real disminuiría en al menos un 19% a largo plazo, o aproximadamente 11.000 dólares por año para la persona promedio”.

Este documento, que se disfraza de investigación independiente, científica y “empírica”, no es tal cosa. Los autores han seleccionado cuidadosamente las “pruebas evidentes” para mostrar que el socialismo es una “mala idea”. Sin embargo, en realidad, el hecho mismo de sentirse obligados a producir un documento de este tipo demuestra que están preocupados por el creciente interés en el socialismo.

Bajo la presión de la clase obrera y del movimiento obrero, la clase capitalista de ciertos países ha llevado a cabo ciertas medidas en interés de los trabajadores, como los servicios de salud pública. Ese fue el caso en los países nórdicos en las décadas de auge económico después de la Segunda Guerra Mundial.

En ese momento, los capitalistas podían permitírselo. Pero la crisis del capitalismo ha golpeado a Escandinavia tan duramente como al resto, y en lugar de reformas, ahora vemos recortes y medidas de austeridad. Como se indica en el documento, no es cierto que la atención médica se brinde como un regalo “gratuito” del Estado en la mayoría de los países nórdicos. La asistencia sanitaria sólo es gratuita en Dinamarca. En Noruega, Suecia y Finlandia, cuesta dinero, aunque sólo hay un cargo nominal de 25 a 76 dólares, que está destinado a evitar el uso excesivo. Esto sería considerado un enorme avance por la mayoría de los trabajadores estadounidenses, en comparación con los costos prohibitivos de la atención médica en los Estados Unidos.

La actitud despectiva de los autores del documento hacia Escandinavia, en cualquier caso, es muy deshonesta. Intentan presentar niveles de vida superiores en los Estados Unidos en comparación con los países nórdicos. Esto es profundamente erróneo. Aunque estos países están muy lejos de ser socialistas, están por delante de los EE. UU. En muchos aspectos, gracias a las conquistas realizadas por el movimiento obrero en el pasado.

a3350d40bdc6230ea3c94e68bf6eeacc w600 h600

El Índice de Desarrollo Humano, que evalúa cosas como la esperanza de vida, coloca a los Estados Unidos en el puesto número 13 a nivel mundial, Finlandia en el 15. Pero Dinamarca se sitúa en el número 11, Suecia en el 7, Islandia en el 6 y Noruega en el primer puesto. Suecia, Noruega, Islandia, Dinamarca y Finlandia tienen una mayor esperanza de vida que los EE. UU.

Lo que está muy claro es que los trabajadores nórdicos tienen más beneficios sociales, como la sanidad, la educación y la regulación de la vivienda. Y aunque el salario promedio en los Estados Unidos es alto, eso enmascara el hecho de que es muy desigual, ya que los trabajadores con salarios bajos tienen muy poco dinero en comparación con sus homólogos nórdicos. Además, los trabajadores de EE. UU. tienen que trabajar muchas más horas, o tener más de un trabajo, para mantenerse a flote.

No nos preocupemos demasiado por el llamado modelo sueco de “socialismo”. Los países de Escandinavia, como todos los demás países europeos, no tienen nada que ver con el socialismo. Se basan fundamentalmente en la propiedad privada de los medios de producción y funcionan de acuerdo con las leyes de la economía de libre mercado. Ciertas consecuencias fluyen inevitablemente de este hecho.

El Estado del bienestar, particularmente en Suecia, pero también en los otros países nórdicos, ha sufrido severos recortes desde mediados de los 80. Eso incluye impuestos menos progresivos y el fin de los subsidios al cuidado dental, entre otras medidas. La desigualdad de ingresos también ha aumentado dramáticamente. El coeficiente de Gini (que mide la desigualdad) en Suecia aumentó del 0.2 en 1980 al 0.33 en 2013. La falta de vivienda, la salud mental, el estrés en el trabajo, por ejemplo, se han convertido en un problema grave.

En otras palabras, Escandinavia se ha unido al resto del mundo capitalista en una carrera rápida e interminable hacia abajo. Y esto no tiene nada que ver con el socialismo.

El capitalismo puede dañar seriamente tu salud

Continuando implacablemente con la revancha hacia Escandinavia, y contra cualquier otro país que muestre la más mínima inclinación hacia el “socialismo”, el documento continúa:

“Las versiones nórdicas y europeas de la medicina socializada han sido consideradas tan deseables por los socialistas modernos de los Estados Unidos que han propuesto nacionalizar los costos del sector de la salud (que representa más de una sexta parte de la economía de los Estados Unidos) a través de la reciente propuesta “Medicare para todos” [Medicare es la denominación del limitado sistema público de salud estadounidense, NdT]. Esta política distribuiría la atención médica “gratis” (es decir, sin compartir los costos) a través de una compañía de seguros de salud del gobierno que monopolizaría y establecería de manera centralizada todos los precios a proveedores como médicos y hospitales. Si esta política fuera financiada con el gasto federal actual sin préstamos o aumentos de impuestos, se recortaría más de la mitad del presupuesto federal existente. Si se financiara a través de impuestos más altos, el PIB se reduciría en un 9%, o aproximadamente 7.000 dólares por persona en 2022, debido a las altas tasas impositivas que reducirían los incentivos para suministrar los factores de producción. La evidencia sobre la productividad y la eficacia de los sistemas de salud universal sugiere que el “Medicare para todos” reduciría la longevidad y la salud tanto a corto como a largo plazo a pesar de aumentar algo más la población con seguro sanitario”.

Parecería que toda la derecha estadounidense ve la idea misma de un servicio público de salud gratuito como algo salido de una película de terror. La sola mención es suficiente para llevar a los Republicanos de pura cepa a coger su revólver calibre 45. ¡Si los capitalistas pudieran embotellar el aire nos cobrarían por respirar! Sin embargo, la mayoría de los europeos considera que un servicio de salud pública, no sólo en Escandinavia, es una condición previa fundamental de una sociedad civilizada.

La CEA (Comisión de Asesores Económicos) evita cuidadosamente mencionar las exorbitantes ganancias de las grandes compañías farmacéuticas y seguros HMO (Organización para el Mantenimiento de la Salud, por las siglas en inglés) en los Estados Unidos. No mencionan en ningún momento la terrible miseria que sufren esos millones de estadounidenses sin atención médica. Intentan ocultar los hechos generalizándolo todo, citando los promedios del PIB y el ingreso per cápita, en lugar de considerar la base de clase de la distribución desigual de la riqueza en los Estados Unidos. La falta de un sistema decente de salud pública sigue siendo un agujero enorme que desfigura a la sociedad estadounidense.

Los autores del documento pintan una imagen aterradora de un Estado monstruoso que aplasta a los ciudadanos estadounidenses bajo una montaña de impuestos. Pero si vamos a financiar servicios públicos decentes, un nivel adecuado de impuestos es claramente necesario. La pregunta es: ¿quién debe pagar la factura?

Ya hemos señalado que en Norteamérica, como en cualquier otro país, los ricos no pagan mucho en impuestos. Casi toda la carga de impuestos se coloca sobre los hombros de la clase trabajadora y las pequeñas empresas. Es por eso que el grito de batalla Republicano de “¡sin impuestos!” recibe cierta simpatía del público. Pero no hay razón para que los impuestos golpeen más a los pobres que a los ricos.

La noción de que el país más rico del mundo no puede permitirse cuidar la salud y el bienestar de sus ciudadanos es una afrenta a su inteligencia. La pregunta no es si Estados Unidos puede permitirse brindar una buena atención médica. La pregunta es: ¿puede EEUU permitirse no hacerlo? Aparte del costo humano en sufrimiento, dolor y muerte, hay un precio económico muy alto que debe pagarse por descuidar la salud de la población en horas, días, semanas y años perdidos de trabajo.

La buena atención médica no debe ser un lujo disponible sólo para personas con ingresos altos. Es una inversión necesaria en el futuro de la sociedad. La Declaración de Independencia estadounidense planteó la idea de que la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad son derechos humanos inalienables. Pero, ¿cómo puede protegerse la vida humana si no hay garantía de que se mantendrá la salud de la especie humana? ¿Y qué significa la búsqueda de la felicidad si los hombres y las mujeres son constantemente perseguidos por el miedo a la enfermedad o la ruina financiera relacionada con la atención médica?

La libertad del miedo es seguramente también un derecho inalienable. Y es una condena a las prioridades de la sociedad estadounidense de hoy que pone más énfasis en el derecho a obtener ganancias que en la preservación de la salud de sus ciudadanos. Estamos a favor de cobrar impuestos a los ricos y nacionalizar el sector de la salud para pagar la atención médica gratuita para todos. Para empezar, todos los impuestos indirectos deben ser abolidos por ser injustos y porque recaen sobre los hombros de las personas que menos pueden pagarlos. En cambio, debería establecerse un impuesto a la renta fuertemente progresivo que se impusiera a las personas que más pueden pagar: los ricos.

Pero ¿qué pasa con Rusia?

Los defensores del capitalismo han estado utilizando el espantapájaros del estalinismo para asustar a la gente sobre la idea del socialismo, al igual que los padres intentan asustar a sus hijos traviesos amenazándolos con el hombre del saco. Los estadounidenses no son niños pequeños, y no se asustan tan fácilmente como quizás solían hacer. Pero eso no impide que los defensores del capitalismo traigan el fantasma cada vez que pueden:

“Comenzamos nuestra investigación analizando de cerca los casos más socialistas, que suelen ser economías agrícolas, como la China maoísta, Cuba y la Unión Soviética (URSS). Sus gobiernos no democráticos tomaron el control de la agricultura, prometiendo producir más alimentos. El resultado fue sustancialmente menor producción de alimentos y decenas de millones de muertes por inanición“.

¿Es realmente cierto que la economía nacionalizada en la Unión Soviética nunca produjo nada más que un colapso en la producción y en los niveles de vida? Veamos los hechos. En 1917, la Rusia zarista era un país tremendamente atrasado. En muchos sentidos, era más atrasada que Pakistán hoy. Antes de 1917, sólo contaba con unos cuatro millones de trabajadores industriales en un país de 150 millones, en su mayoría analfabetos. En otras palabras, la Rusia zarista estaba sustancialmente más atrasada de lo que están hoy Bolivia o Perú. Entonces, ¿cómo pasó de ser un país extremadamente atrasado a convertirse en la segunda potencia del mundo después de Estados Unidos?

La verdad es que la transformación de la Unión Soviética es uno de los fenómenos más notables de la historia mundial. Para toda la burguesía que miente, tergiversa y calumnia para intentar a toda costa subestimar y negar los impresionantes logros soviéticos, esta transformación, sin precedentes históricos, resalta la superioridad de la economía planificada y nacionalizada sobre la anarquía capitalista.

97580f591aec89707acd6b731fd2ee98 w720 h663

En un par de décadas, la Unión Soviética construyó una base industrial poderosa, que allanó el camino para el progreso educativo, científico y cultural. No menos importantes fueron sus avances en la salud y la ciencia médica. La Segunda Guerra Mundial reveló la enorme superioridad de la Unión Soviética en el campo militar. La guerra en Europa se redujo a una lucha titánica entre la URSS y la Alemania de Hitler, apoyada por los recursos incautados a toda Europa. Tanto los estadounidenses como los británicos fueron meros espectadores hasta el último minuto.

Después de la guerra, y a pesar de la pérdida de 27 millones de sus ciudadanos, la mitad del número total de víctimas de la guerra mundial, y la destrucción de la mayoría de sus fuerzas productivas, tan minuciosamente creadas por la clase obrera soviética, la Unión Soviética logró reconstruir su economía en pocos años. En las décadas de 1950 y 1960, la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos admitió que los soviéticos tenían una ventaja definida en muchos campos, incluida la exploración espacial.

Al final, la burocracia socavó y destruyó la economía planificada nacionalizada. El gran marxista ruso, León Trotsky, explicó que una economía planificada y nacionalizada necesita de la democracia tanto como el cuerpo humano necesita oxígeno. No hace falta decir que Trotsky no estaba hablando de la caricatura de la democracia que existe en Occidente, donde una pequeña minoría de parásitos ricos posee la tierra, los bancos y los monopolios. Hablaba de la democracia real soviética establecida en Rusia después de la victoria en 1917.

Lo que fracasó en la Unión Soviética no fue ni el socialismo ni el comunismo, sino una caricatura burocrática y totalitaria del socialismo.

Para los enemigos del socialismo, el colapso de la Unión Soviética es la prueba definitiva de que el marxismo fracasó y que el socialismo es imposible. Hablaron sobre el fin del socialismo y del comunismo, e incluso del final de la historia misma. Sin embargo, la alegría de la burguesía tras la caída del Muro de Berlín fue bastante prematura. Los acontecimientos de los últimos 26 años proporcionan un ejemplo suficiente de que la historia está lejos de terminar. En todas partes, somos testigos de la profunda crisis del capitalismo, caracterizada por guerras, revoluciones y contrarrevoluciones. Este es el período más inestable desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Podríamos agregar que Francis Fukuyama, el hombre que acuñó la famosa frase sobre el “fin de la historia”, ahora dice que ¡el “socialismo” debería regresar!

¿Y Venezuela?

Las viejas películas de serie B de la década de 1950 eran a menudo películas de terror sobre monstruos alienígenas del espacio exterior o zombies que se levantaban de entre los muertos. Pero hoy en día, estos monstruos han perdido su poder aterrador y en realidad parecen menos feos. De la misma manera, a través de la repetición constante, las viejas historias sobre Rusia han perdido mucho de su impacto. El viejo espantapájaros debe ser complementado con uno nuevo. Aquí vamos:

“Incluso si las políticas altamente socialistas se llevan a la práctica pacíficamente bajo los auspicios de la democracia, las distorsiones de incentivos fundamentales y los problemas de información creados por las grandes organizaciones estatales y el control centralizado de los recursos también se hacen presentes en países industrializados, como ocurre actualmente en Venezuela. Las lecciones que podemos sacar de las economías agrícolas con bajo rendimiento bajo regímenes socialistas se extienden a otras industrias modernas apropiadas por el gobierno: producen menos en lugar de más”.

Es interesante observar que, cuando se trata de Venezuela (que se menciona sólo de pasada, sin pretender un análisis serio), el documento admite tácitamente que la revolución bolivariana fue, de hecho, “llevada a la práctica pacíficamente bajo los auspicios de la democracia”. Esto produce un cambio refrescante en comparación con el constante aluvión de propaganda que durante 20 años o más persistió en describir a Hugo Chávez como un “dictador”.

De hecho, Chávez ganó más elecciones y otras consultas democráticas que cualquier otro político en el mundo. Tampoco se puede decir que estas elecciones fueron manipuladas, ya que fueron examinadas con lupa por observadores internacionales, incluido el ex presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter. Si los observadores hubieran encontrado la más mínima indicación de fraude electoral, todos los periódicos y canales de televisión del mundo habrían gritado desde los tejados. Pero nunca se encontró tal evidencia.

Los Estados Unidos han respaldado todas las dictaduras salvajes y empapadas de sangre que hubo en América Latina: desde la de Somoza a la de Batista y desde la de Pinochet a la de Noriega. Así que, sea cual sea el problema que los caballeros de Washington hayan tenido con Hugo Chávez, podemos estar absolutamente seguros de que la cuestión de la dictadura o la democracia no tuvo nada que ver con eso.

Se sabía que Anastasio Somoza era un dictador despiadado, pero Estados Unidos siguió apoyando a su régimen como un bastión anticomunista en Nicaragua. El presidente Franklin D. Roosevelt (FDR) supuestamente comentó en 1939 que “Somoza puede ser un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”. El problema con Chávez, el único problema, era que, a diferencia de Somoza, él no era el siervo obediente de Washington.

El hecho de que Chávez fuera elegido por mayoría aplastante no puede ser explicado por los autores del documento. No mencionan el hecho de que Chávez usó el dinero de la venta de petróleo para proporcionar al pueblo venezolano por primera vez atención médica y educación gratuitas. El dinero fue utilizado para construir casas, escuelas y hospitales. Y Chávez le dio a los pobres una voz y una causa. Les dio esperanza para el futuro, que nunca antes habían tenido.

Nadie puede dudar de la popularidad colosal de Chávez, cuyas razones serían evidentes para cualquier observador honesto. Al principio, no habló de socialismo, ni nacionalizó nada, limitándose a reformas sociales en beneficio del pueblo y una constitución nueva y muy democrática. A pesar de esto (o más bien, por eso), la oligarquía venezolana lo denunció como un “comunista”. Los Estados Unidos y sus agentes en Caracas estaban decididos a deshacerse de él y organizaron un violento golpe para expulsarlo en abril de 2002.

Ese golpe fue organizado con la participación activa de la embajada estadounidense y la CIA, que ha sido una característica común de la política latinoamericana durante décadas. El golpe fue apoyado por los banqueros y los capitalistas (fue encabezado por el presidente de la organización de empresarios venezolana), con la participación activa de generales, jefes de policía, los medios de comunicación (que desempeñaron un papel clave en la movilización para el golpe), y la Iglesia Católica Romana.

8925f6062d9620b697a673cdd5ce75a1 w720 h683

El golpe fue derrotado por un movimiento espontáneo de las masas, y derrocado en el espacio de 48 horas. Estos hechos nunca fueron explicados al público estadounidense, que durante décadas ha sido alimentados con un flujo constante de mentiras, distorsiones y falsificaciones destinadas a desacreditar a la Revolución Bolivariana. Esta fue, sin embargo, sólo la punta de un iceberg muy grande y desagradable.

El imperialismo estadounidense vio en la revolución venezolana una amenaza mortal que debía ser derrotada a toda costa. Tomó medidas para aislar a Venezuela internacionalmente y arruinar su economía con sanciones agresivas. Junto con la caída del precio del petróleo, que afectó duramente a la principal industria de Venezuela, la economía sufrió graves daños. En gran medida, la crisis que vemos ahora en Venezuela fue el resultado de la política agresiva del imperialismo estadounidense. El sabotaje económico fue una parte importante del intento de derrocar a un régimen al que consideraba contrario a sus intereses.

Es cierto, sin embargo, que el colapso económico actual también se debió a otros factores. El problema de la revolución venezolana no es que fue demasiado lejos en la introducción de medidas socialistas, sino que no fue lo suficientemente lejos. No llegó a expropiar sectores clave de la industria privada. A los capitalistas venezolanos se les permitió continuar su política (con la participación activa de EE. UU.) de sabotear el país a través de una huelga de capital que paralizó una economía ya debilitada, reteniendo alimentos y otros productos básicos para crear escasez y aumentar la inflación.

Toda la historia demuestra que es imposible llevar a cabo una revolución a medias. Una economía puede funcionar en líneas capitalistas o en líneas socialistas. Pero no puede ser un híbrido en el que coexistan elementos de nacionalización y regulación estatal con elementos de una economía de mercado. Ésa es una receta para el caos, que es lo que ahora vemos en Venezuela.

Otro factor que socavó a los sectores nacionalizados de la economía fue la eliminación del control de los trabajadores y la imposición de un régimen burocrático basado en el estalinismo. Esto ayudó a estrangular la naciente economía socialista, lo que llevó a una corrupción masiva, desperdicio e ineficacia. Es precisamente lo que destruyó la URSS, y también es el lugar en el que se encuentra el futuro de la revolución venezolana en cuestión.

Sin embargo, todo lo que demuestra esto no es la superioridad de la economía de mercado capitalista sobre la planificación socialista, sino la necesidad de una planificación socialista genuina, que debe llevarse a cabo de manera democrática. Ciertamente, no hay ninguna justificación para medidas reformistas de medias tintas. Tratar de regular el capitalismo en lugar de abolirlo conduce al desastre. Esa es la verdadera lección de Venezuela y de todos los otros intentos de reformar el capitalismo.

Socialismo en los Estados Unidos

Después de presentar una imagen completamente distorsionada y unilateral del tipo de “socialismo” que se introdujo en Venezuela, Rusia y China, los autores del documento se sumergen en un extraño y maravilloso ejercicio de imaginación futurista. ¿Cuáles serían los efectos de la planificación socialista si se introdujera en los Estados Unidos? Los autores naturalmente tienen una respuesta preparada para esta pregunta intrigante:

“Estos países son ejemplos de un patrón más general de los efectos negativos del socialismo. Tales resultados también se han observado en estudios comparativos entre países sobre el efecto de una mayor libertad económica, cuantificada por el índice de impuestos y del gasto público, el alcance de las empresas estatales, la regulación económica y otros factores, sobre el producto interno bruto real (PIB). Estos estudios encuentran una fuerte asociación entre una mayor libertad económica y un mejor desempeño económico. Sugiere que reemplazar las políticas de los EE. UU. con políticas altamente socialistas, como las de Venezuela, reduciría el PIB real en al menos un 40% a largo plazo, o aproximadamente en 24.000 dólares por año para la persona promedio”.

¡Así que ahí lo tenemos! El socialismo en los EE. UU. significaría una reducción en el PIB real de al menos el 40 por ciento “a largo plazo” y el consiguiente colapso catastrófico de los niveles de vida. No sabemos qué tan largo podría ser “el largo plazo”. Pero lo que sí sabemos es que los niveles de vida en los EE. UU. han estado cayendo, o en el mejor de los casos estancándose, para la mayoría de la población durante bastante tiempo. Como ya hemos señalado, muchas familias en el país más rico del mundo viven en el límite de la pobreza, o debajo de ella. Muchas personas están sin hogar. Muchos más no tienen seguro médico y se enfrentan constantemente con el temor de enfermarse.

Los autores del documento, así como el actual inquilino de la Casa Blanca, son perfectamente conscientes de estos hechos. Para ellos, parafraseando la famosa frase del Cándido de Voltaire, todo es para bien en el mejor de los mundos capitalistas. Y cualquier persona lo suficientemente loca como para poner en tela de juicio este paraíso capitalista es inmediatamente invitada a examinar la situación en Venezuela, como una terrible advertencia de lo que significaría el socialismo en los Estados Unidos.

Basándonos en la tecnología avanzada, sería posible llevar a cabo la planificación socialista en los Estados Unidos sobre una base democrática, que involucrara a toda la población. No sólo los trabajadores, sino también los científicos, técnicos, economistas, gerentes y otras personas profesionales participarán en la elaboración de un plan democrático de producción y también en la supervisión de su puesta en práctica.

Los poderosos instintos democráticos del pueblo estadounidense y ese fuerte sentido de los derechos y libertades individuales que han heredado de su pasado revolucionario también ofrecen una garantía seria contra cualquier intento de imponer un gobierno burocrático o totalitario. Por el contrario, desde el principio, el pueblo podría someterlo todo a un riguroso escrutinio democrático.

¿Queremos nacionalizarlo todo?

El documento establece:

“La CEA no espera que las políticas socialistas causen escasez de alimentos en los Estados Unidos, porque los socialistas ya no proponen nacionalizar la producción de alimentos. Más bien, la experiencia histórica con la agricultura es relevante porque involucraba desincentivos económicos, planificación centralizada y un monopolio estatal sobre un sector que era vasto cuando se introdujo el socialismo, similar a la asistencia médica actual. La evidencia histórica sugiere que el programa socialista para los EE. UU. causaría escasez o degradaría la calidad de cualquier producto o servicio sometido a un monopolio público. El ritmo de la innovación se desaceleraría y los niveles de vida en general serían más bajos. Éstos son los costos de implantación del socialismo desde una perspectiva estadounidense moderna”.

Nos sentimos muy aliviados al descubrir que la introducción del socialismo en los Estados Unidos no significará de inmediato una hambruna de proporciones bíblicas. ¡Gracias a Dios por su misericordia! Sin embargo, no sabemos qué socialistas estadounidenses “ya no proponen nacionalizar la producción de alimentos”, ya que no se menciona. La CEA tampoco define qué es exactamente lo que quiere decir con “producción de alimentos”.

Si quieren decir que no abogamos por la nacionalización de la propiedad de los pequeños agricultores, tienen toda la razón. Pero si quieren decir que no vamos a nacionalizar las grandes empresas agrícolas y las grandes empresas que controlan cosas como el transporte, los productos químicos y los fertilizantes y, sobre todo, los grandes supermercados y los monopolios de alimentos, están muy equivocados.

Al argumentar contra el socialismo, los defensores de la derecha de la economía de mercado con frecuencia intentan asustar a la clase media, al pequeño agricultor, al pequeño comerciante, al pequeño empresario, con que “los socialistas quieren nacionalizarlo todo”, quieren someterlo todo al asfixiante control del monopolio estatal burocrático, etc.

Eso es completamente falso. Lo que los socialistas proponen es la expropiación de los grandes bancos y monopolios que oprimen y explotan a la gente, no sólo a la clase trabajadora, sino también a la clase media y a los pequeños productores. Los bancos, por ejemplo, controlan rígidamente la oferta de crédito y cobran tasas de interés exorbitantes y otros cargos que paralizan a las pequeñas empresas. Un sistema bancario nacionalizado proporcionaría un flujo libre de crédito barato al pequeño agricultor y comerciante.

De hecho, la prueba de que las grandes empresas son profundamente hostiles a la iniciativa privada y a los intereses del pequeño productor es precisamente la agricultura. El pequeño agricultor y su familia trabajan arduamente para producir la leche, la mantequilla, la carne, las frutas y verduras que la gente necesita. Pero los agricultores no reciben un rendimiento justo por su arduo trabajo. Las grandes cadenas de supermercados pagan precios absurdamente bajos por los productos agrícolas, mientras que cobran precios exorbitantes al consumidor por el mismo producto.

El robo perpetrado contra el pequeño agricultor no se detiene ahí. Las grandes empresas de transporte se quedan con una gran parte, al igual que las grandes compañías químicas y de semillas, que cobran altísimos precios por los productos que venden. Para mejorar la posición del pequeño agricultor, es necesario eliminar al intermediario. Al expropiar los grandes bancos y monopolios que chupan la sangre de los pequeños productores, sería posible proporcionar un nivel de vida decente para los agricultores y, al mismo tiempo, reducir el precio de los alimentos para el consumidor.

d49d435ff92784cf7053b730efb02c45 w720 h455

Podemos dar un ejemplo concreto de esto al referirnos a la gran huelga general que tuvo lugar en mayo de 1968 en Francia. Los trabajadores en huelga establecieron contacto con las organizaciones campesinas en las áreas rurales, y se organizaron suministros de alimentos, con precios fijados por los trabajadores y campesinos. Para evitar la especulación, las tiendas tenían que exhibir una etiqueta en la ventana con las palabras: “Esta tienda está autorizada para abrir. Sus precios están bajo la supervisión permanente de los sindicatos”. La pegatina estaba firmada por los sindicatos. Como resultado, un litro de leche se vendía por 50 céntimos en comparación con los 80 anteriores al acuerdo. El kilo de patatas se redujo de 70 céntimos a 12; el kilo de zanahorias de 80 a 50, y así sucesivamente.

Al eliminar al intermediario, todos ganan, excepto los peces gordos de Wall Street. Pero sus penas no nos conciernen particularmente, ni a nadie más, en realidad. El hecho es que los pequeños productores ya están oprimidos y explotados por los monopolios. La única diferencia es que, bajo el capitalismo, estos monopolios están en manos privadas y sólo existen con el propósito de extraer los beneficios del trabajo de la clase obrera y de los pequeños productores. Al sustituir el monopolio privado por el monopolio estatal, se elimina el motivo del lucro, y tanto el productor como el consumidor ganan una cantidad tremenda.

Los socialistas no tienen ningún interés en nacionalizar las pequeñas empresas. En realidad, las pequeñas empresas pueden operar en ciertos sectores de la economía de manera bastante eficiente, por ejemplo, la pequeña tienda o bar de la esquina. No tendría ningún sentido nacionalizarlos. Necesitamos nacionalizar los grandes monopolios y los bancos porque, al hacerlo, obtenemos el control de las principales palancas de la vida económica, las esferas dominantes de la economía, como se las ha llamado.

Una vez que tengamos el control de los bancos y los grandes monopolios, podremos planificar la economía en interés de la sociedad en general. La diferencia fundamental es que mientras que bajo el capitalismo los monopolios privados sólo representan los intereses de una pequeña minoría privilegiada, bajo el socialismo, el Estado y las industrias nacionalizadas serán propiedad y estarán controladas por la clase obrera que constituye la abrumadora mayoría de la sociedad.

Esta es la diferencia entre la caricatura de la democracia que existe ahora, donde no importa quién se sienta en la Casa Blanca, siempre es el 1 por ciento de los parásitos súper ricos quienes deciden lo que sucede, y una auténtica democracia socialista, que usa tanto el poder político y económico para la mayoría de las personas que realmente crean la riqueza de la sociedad.

Puede ser que, a largo plazo, los pequeños comerciantes y agricultores decidan que están mejor trabajando en empresas de propiedad pública, donde indudablemente trabajarán menos horas con mejores condiciones. Pero esa decisión debe ser tomada voluntariamente por ellos. Mientras tanto, el pequeño agricultor tendrá la libertad de trabajar la tierra como antes, pero estará seguro de obtener un trato infinitamente mejor que en el caso cuando estaba esclavizado a los grandes bancos y monopolios.

En la cuarta y última parte de su respuesta, Alan detallará los crímenes del Estado capitalista estadounidense, y explicará cómo serían un Estado y una economía socialistas …

Te podría interesar
Comentarios
Loading...