Justicia para Giovanni López, ¡fuera Enrique Alfaro!

646

Ixtlahuacán de los Membrillos es un municipio ubicado a 30 kilómetros de la capital de Jalisco, Guadalajara, con poco más de 6,000 habitantes, ha tomado relevancia nacional debido a la violencia policial y el asesinato de Alejandro Giovanni López. Aunque el gobernador trata de lavarse las manos, el actuar de la policía corresponde a la política implementada desde el gobierno estatal.

Jalisco es gobernado por Enrique Alfaro, una figura clave en la coalición de gobernadores opositores de derecha al actual gobierno federal, los cuales han lanzado desafíos al gobierno federal respecto a las políticas de seguridad, de salud e incluso en las medidas para frenar la propagación del Coronavirus, a su vez han defendido que el Estado debe apoyar financieramente a los grandes empresarios.

Alfaro ha implementado una política de aislamiento forzado utilizando a la policía para hacer cumplir sus órdenes. Desde las primeras semanas se presentaron excesos por parte de las fuerzas de seguridad en el Estado.

El 4 de mayo fue detenido Giovanni López, de oficio albañil, se propagó la versión que fue por no usar cubrebocas en la vía pública, también se llegó a manejar la versión de asesinato por arma de fuego. Su familia ha relatado que fue golpeado por diez policías y se lo llevaron detenido, cuando fueron a buscarlo, fue reportado muerto, el acta de defunción señala que murió por traumatismo craneoencefálico. No cabe duda de que fue asesinado por los policías.

La versión oficial de la Fiscalía del Estado de Jalisco es que fue detenido por una falta administrativa. Descartaron la versión de homicidio con arma de fuego, diciendo que la causa fueron golpes, los que generaron daños craneoencefálicos, lo cual habla de la enorme brutalidad con la que fue tratado este joven trabajador. También se dijo que los actores fueron policías municipales de Ixtlahuacán de los Membrillos.

No conforme con eso, el presidente municipal, de extracción priista, intentó sobornar a la familia con 200 mil pesos para que no difundieran pruebas del asesinato y amenazó con matarlos si lo hacían.

La difusión de las imágenes ha despertado la rabia a nivel nacional, en las redes sociales han aparecido múltiples mensajes exigiendo justicia. En la tarde del 4 de junio cientos de jóvenes se manifestaron frente al palacio de gobierno en Guadalajara, quemaron dos patrullas y durante la protesta fueron detenidas 26 personas.

La corrupción y violencia por parte de los cuerpos policiacos estatales y municipales a nivel nacional es conocida, los mandos son seleccionados de acuerdo a su cercanía con los caciques o gobernantes en turno, por lo que muchas veces operan al servicio de partido en el gobierno, lo que crea un mando de impunidad desde los altos niveles de gobierno, mandos altos, medios y en todos los sectores de la policía. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Percepción sobre Seguridad Pública las instituciones menos confiables son la Policía Municipal, el Ministerio Público, la Policía Ministerial y la Policía Estatal. La policía en general es considerada corrupta, de acuerdo a sondeos realizados por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados el 66% de la población considera que los cuerpos policíacos están controlados por el crimen organizado.

El gobernador Alfaro ha señalado que la policía está para cuidar a la gente, aunque no especifica a qué tipo de gente. En este caso están destinados a cuidar una estructura política corrupta que está al servicio de los intereses de los dueños del capital. ¿Acaso no el gobierno de Jalisco junto con gobernadores de la oposición de derecha ha exigido el rescate financiero de los grandes empresarios?, estos son los verdaderos intereses y la gente que cuida la policía municipal y estatal.

Aunque intenta deslindarse el gobernador tiene responsabilidad en el crimen, como lo señala un documento emitido desde el gobierno federal. El hecho se da en el contexto de una serie de medidas restrictivas implementadas por el gobierno de Jalisco para hacerle frente a la pandemia, que incluyen el uso de la fuerza pública.

El asesinato de Giovanni ocurrió hace un mes y las protestas se han desatado apenas en estos días. Esto de ninguna manera elimina la gravedad, ni disminuye la legitimidad del clamor por justicia. Desde nuestro punto de vista, esto se debe al impulso de las protestas en EEUU tras el asesinato de George Floyd. Esto ha identificado y animado las protestas en Jalisco y otras partes de México.

Los jóvenes en Jalisco muy correctamente han orientado la protesta hacia el gobernador, es entendible la rabia y el enojo ante los constantes abusos policiacos y ante un gobierno hipócrita que está más interesado en defender los intereses de los ricos que atender la salud y el bienestar de la mayoría de la sociedad.

Las protestas tienen que avanzar, fortalecerse, exigir justicia y pedir la cabeza del presidente municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos y del gobierno de Jalisco, quienes tienen que ser juzgados y encarcelados ante este horrendo crimen contra un trabajador de la construcción. La rabia tiene que ser canalizada en contra de los representantes políticos del régimen corrupto.

De las instituciones policíacas poco se puede esperar, los llamados para su reforma y reestructuración moral son simplemente sueños guajiros. El Estado, sus instituciones armadas y policíacas no son sino herramientas de opresión sobre el pueblo y los trabajadores. Hoy más que nunca se necesita enarbolar un programa de lucha contra el actual sistema económico y sus instituciones corruptas y decadentes que sirven a una minoría de ricachones y en contra de sus instituciones decadentes y corruptas.

¡Sólo el pueblo, puede salvar al pueblo!

¡Justicia para Giovanni López y el joven asesinado en Tijuana!

¡Alto a la represión contra los manifestantes!

¡Libertad sin cargos a todos los presos políticos de Jalisco!

¡Fuera Enrique Alfaro y el gobierno municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos!

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Comentarios
Loading...