Estados Unidos aprieta la soga a Venezuela: ¿Tendrá éxito el golpe?

0 145

Por: Jorge Martín

Los esfuerzos de Washington por destituir al gobierno venezolano, un intento de golpe de estado imperialista, continúan sin pausa. El 26 de enero, los Estados Unidos anunciaron sanciones a PDVSA y confiscaron activos de la compañía petrolera venezolana. Este es un golpe muy serio para la economía y el gobierno de Venezuela. Está claro que la administración de Trump piensa que tiene una ventana de oportunidad y quiere rematar la faena.

Sin embargo, hasta ahora, el intento de golpe no ha logrado obtener ningún apoyo en las fuerzas armadas de Venezuela (FANB) y la última protesta callejera de la oposición fue un fracaso. ¿Cuáles son las perspectivas para esta agresión imperialista y cómo se puede combatir de manera efectiva?

El anuncio por parte del Tesoro de EE. UU. de sanciones adicionales a PDVSA y la confiscación de sus activos en los EE. UU. fue un paso importante en la campaña para destituir al gobierno venezolano. Esta es una medida que Washington había rechazado hasta ahora debido a su impacto negativo en las refinerías estadounidenses. Los Estados Unidos importan alrededor de 500,000 barriles de petróleo por día desde Venezuela.

Las nuevas sanciones prohíben a las personas y empresas estadounidenses realizar transacciones con PDVSA o, si lo hacen, los pagos irán a una cuenta de depósito en garantía, que está fuera del control del gobierno venezolano. Teniendo en cuenta que la producción total de petróleo de Venezuela es de 1,1 millones de b / d, el impacto es muy grave. Es posible que parte del crudo venezolano continúe fluyendo hacia refinerías en los Estados Unidos a través de terceros, pero al menos 200 / 300,000 b / d tendrán que encontrar otros compradores. El costo estimado de esto es de aproximadamente US $ 11 mil millones para el resto del año. Además, los Estados Unidos incautaron activos de PDVSA en los Estados Unidos por un valor de US $ 7 mil millones. En su anuncio, el Tesoro de EEUU también dejó  claro que estos activos se pondrían a disposición del “presidente interino legítimo” a quien reconocen, Juan Guaidó.

Muerte por sanciones

Las sanciones están diseñadas para causar el máximo daño, “para hacer que la economía grite”, como dijo Nixon cuando ordenó a la CIA preparar el derrocamiento de Allende en Chile. Una gran proporción de los ventas petróleo de PDVSA, sobre todo a China y Rusia, no se pagan en efectivo, sino como reembolsos de préstamos de estos países. Por lo tanto, entre el 80 y el 90 por ciento de los ingresos en efectivo de PDVSA provienen de las ventas a los Estados Unidos. Ya PDVSA ha anunciado que cualquier cliente que se dirija a los EE.UU. y que esté actualmente a la espera de que se carguen sus tanqueros debe pagar la totalidad de la carga por adelantado, o los pedidos no se cumplirán. Esa es una medida defensiva, que tendrá que ser seguida por una transferencia de ventas de petróleo a otros clientes en los próximos días y semanas. Ese es un proceso que llevará su tiempo. Venezuela produce principalmente petróleo extrapesado, que no todas las refinerías pueden refinar, lo cual complica el desvío.

Un impacto aún más dañino de las sanciones es sobre las importaciones venezolanas de combustible y nafta de los EE. UU., que se utiliza para refinar el petróleo extrapesado y sacar un producto más vendible y de mayor valor. Venezuela actualmente depende de los EE.UU. en un 80 por ciento para estas importaciones, que ahora tendría que obtener de países africanos, a una distancia de transporte mucho mayor, o se vería forzada a vender crudo extra pesado no refinado a un precio más bajo. Esto se ve agravado por el hecho de que dos de las principales refinerías del país, El Palito y Puerto la Cruz están casi paralizadas y el CRP solo está trabajando a su capacidad mínima.

Para aumentar el impacto de las sanciones, el asesor de seguridad nacional de los EE. UU., John Bolton, emitió una provocativa declaración el 30 de enero, en la que daba a entender que las sanciones aprobadas en los EE. UU. Se aplicaban más allá de las fronteras de los EE. UU. “Mi consejo a los banqueros, corredores, comerciantes, facilitadores y otros negociantes: no comerciar con oro, petróleo u otros productos venezolanos que son robados del pueblo venezolano por la mafia de Maduro. Estamos dispuestos a seguir actuando”, decía en su mensaje de Twitter.

Empresas como la española Repsol, que no se ven directamente afectadas por estas sanciones, están reconsiderando sus opciones. En los últimos tres meses de 2018, Repsol había estado importando 53,000 b / d en un acuerdo de intercambio de petróleo por deuda. El Financial Times informó que “algunos sospechan que el Tesoro de los Estados Unidos ha enturbiado intencionalmente las aguas para ahuyentar a los compradores alternativos del petróleo venezolano a medida que Washington aumenta la presión sobre Maduro”.

Significativamente, Bolton estuvo en la conferencia de prensa donde se anunciaron las sanciones, con una libreta que decía “5,000 soldados a Colombia”. Algunos han dicho que esto demuestra lo estúpido que es, al mostrar lo que tenía escrito en la libreta. Aunque ciertamente no vamos a sobrevalorar la inteligencia de Bolton, una explicación más plausible es que la libreta se mostró deliberadamente con el objetivo de enviar un mensaje amenazador a Maduro: renuncia o atente a las consecuencias. El mensaje también estaba dirigido al ejército venezolano, con la implicación que, si continúan apoyando al presidente Maduro, pueden enfrentar una invasión por parte de los Estados Unidos. Al mismo tiempo que Bolton agitaba su libreta en la conferencia de prensa, hubo un informe de una visita del comandante general Mark Stammer, comandante del Ejército Sur de los EE.UU., a Colombia, donde se supone que está revisando los planes para enfrentar “amenazas mutuas ” en la frontera con Venezuela.

Provocación militar y presión imperialista

Informes en Venezuela revelaron que un pequeño número de paramilitares habían cruzado la frontera desde Colombia. Aunque estos informes no pueden ser confirmados, son perfectamente plausibles. Todos saben que cualquier provocación o agresión militar contra Venezuela probablemente provenga de Colombia, que tiene un gobierno de derecha completamente alineado con Trump, donde existen bases militares de los Estados Unidos y que durante mucho tiempo ha mostrado una actitud extremadamente beligerante contra la revolución bolivariana.

La intervención militar ciertamente no es el primer punto en la agenda de este golpe y conlleva serios riesgos. Washington está procediendo de acuerdo con un plan preestablecido, que comienza con la presión diplomática y continúa con sanciones económicas diseñadas para paralizar la economía. A las sanciones de EE. UU. debemos sumar la retención (de hecho, una incautación) de US $1.200 millones en oro por parte del Banco de Inglaterra, una decisión que ahora sabemos que fue tomada después de presiones por parte de Mike Pompeo y John Bolton semanas atrás, mucho antes de que Guaidó se declarara presidente. Guaidó ha presionado al gobierno del Reino Unido para poner estos activos a su disposición.

Ayer, el Parlamento Europeo votó a favor de una moción (presentada conjuntamente por los conservadores, los “socialistas” y los liberales) para reconocer a Juan Guaidó como el legítimo presidente de Venezuela. La política exterior de la UE tardó apenas una semana en alinearse por completo con el golpe de Trump-Bolsonaro. No hay sorpresas aquí. La UE siempre ha respaldado todas las aventuras imperialistas extranjeras de Estados Unidos, desde Irak hasta Libia.

Esto fue precedido por un escandaloso ultimátum, emitido por el presidente español Pedro Sánchez, que a menos que Maduro convocara elecciones presidenciales en ocho días, España reconocería a Guaidó como presidente, sabiendo muy bien que Maduro no iba a convocar elecciones (ni tenía porqué). La posición de Sánchez es particularmente escandalosa. Llegó al poder prometiendo cortar las ventas de armas a Arabia Saudita, solo para renunciar a la promesa una vez en el cargo. Por supuesto, no se ha hecho tal exigencia de elecciones al régimen asesino saudí.

Además, mientras Sánchez exige elecciones a la jefatura del estado en Venezuela, en España, el jefe de estado nunca ha sido elegido. Felipe VI ocupa el cargo por ser hijo de Juan Carlos I, quien fue nombrado por el general Franco, el dictador, antes de su muerte. Nada de esto, por supuesto, molesta a Sánchez, que dirige un partido que es nominalmente “socialista” y “republicano”. Los intereses de las multinacionales españolas triunfan sobre cualquier otra consideración, por lo que Sánchez se ha unido al coro de los partidos de derecha y de extrema derecha españoles (PP, Cs y Vox).

Casi simultáneamente, Francia, el Reino Unido y Alemania se unieron al ultimátum de España, que no era más que un subterfugio para justificar una política que ya se había decidido, probablemente sobre la base de una serie de llamadas telefónicas de la Casa Blanca. Es probable que el reconocimiento de Guaidó por parte de la UE sea seguido por una intensificación de las sanciones económicas, en línea con la posición del Tesoro de los Estados Unidos.

Guaidó también ha nombrado a sus propios representantes en los Estados Unidos, Argentina, Colombia y otros países que lo han reconocido como “presidente”. Aparte de los EE. UU., todos estos países aún mantienen relaciones diplomáticas con Venezuela y su presidente electo Maduro, y hay embajadas y consulados con todo el personal. No podemos descartar una situación en la que los manifestantes de la oposición intenten tomar las embajadas. Los países de la Unión Europea podrían seguir su ejemplo.

Toda esta presión tiene un objetivo claro: forzar a Maduro a que renuncie o convencer a las fuerzas armadas de que les interesa removerlo. Hasta el momento, no ha habido ninguna señal pública de que la estrategia esté funcionando, pero podemos estar seguros de que se están llevando a cabo reuniones entre bastidores y discusiones con elementos de la FANB.

El ejército aguanta, la oposición en dificultades

Hasta el momento, la Fuerza Armadas Nacional Bolivariana de Venezuela ha demostrado públicamente su lealtad al presidente electo Maduro y han rechazado enérgicamente cualquier interferencia extranjera. La FANB durante un período de muchos años ha sido depurada de sus elementos más reaccionarios como resultado de golpes de estado fallidos (2002) e intentos de complots. La Revolución Bolivariana también tuvo el efecto de politizar las filas del ejército, así como una capa de los oficiales. Eso, sin embargo, no es garantía de su lealtad. No olvidemos que el presidente Allende nombró a Pinochet como jefe de las fuerzas armadas después del fallido intento de golpe (el tanquetazo) de junio de 1973, como oficial constitucionalista. Menos de tres meses después, encabezó el golpe que derrocó al gobierno.

Una de las razones principales de la lealtad de los jefes del ejército venezolano se debe a las concesiones que han recibido en los últimos años. Altos mandos militares administran la importación y el suministro de alimentos, muchas de las empresas estatales y la propia PDVSA. Además de esto, la creación de CAMIMPEG les dio acceso a lucrativos contratos en petróleo, gas y minería. De estas posiciones, obtienen poder y riqueza, por medios legales y también a través de esquemas corruptos y robo abierto. Mientras el gobierno de Maduro les garantice estas posiciones, serán leales. Si llegan a la conclusión de que él está a punto de ser eliminado, harán cola para cambiar de bando. Guaidó ha anunciado que ha “tenido reuniones clandestinas con miembros de las fuerzas armadas y las fuerzas de seguridad”. Seguramente, ha habido reuniones, pero no organizadas por el botones del imperialismo estadounidense, Guaidó. Estas reuniones han sido organizadas directamente por la CIA y el Departamento de Estado, las fuerzas impulsoras del golpe.

La oposición reaccionaria fracasó en su intento anterior de tomar el poder en 2017 porque no pudo penetrar en los barrios de clase trabajadora y pobres. Pudieron movilizar a cientos de miles de simpatizantes, pero no se fueron más allá de los barrios de clase media y alta y entrar en los barrios de manera significativa.

La situación económica actual es mucho peor que en 2017. Los niveles de vida han seguido disminuyendo y el poder adquisitivo de los salarios ha sido pulverizado por la hiperinflación y la devaluación. Sin embargo, no ha habido hasta el momento protestas significativas en las áreas de clase trabajadora y pobres. Después de la auto-proclamación de Guaidó el 23 de enero, hubo choques en muchos barrios en Caracas, pero se trataba principalmente de grupos muy pequeños pagados organizando disturbios, compuestos de elementos criminales malandros reclutados y usando armas de fuego y granadas. Fueron aplastados rápidamente por las fuerzas de élite del FAES y CONAS.

Incluso las protestas de la oposición del 30 de enero, que Guaidó había convocado, fracasaron. Los pequeños grupos de manifestantes que salieron a las calles decepcionaron a las fuerzas reunidas de los medios de comunicación masivos del mundo, dispuestos a mostrar las imágenes de la “movilización de masas” de Guaidó. Por supuesto, los medios de comunicación no informaron de ninguna de las manifestaciones bolivarianas que tuvieron lugar en las últimas semanas en diferentes partes del país, ya que no encajaría con la propaganda de un “gobierno que ha perdido todo apoyo popular”.

El fracaso de la protesta de la oposición del 30 de enero revela que la capa de masas que apoya a la oposición no está preparada para participar en demostraciones de fuerza que no conduzcan directamente al derrocamiento del “régimen”. Esta capa es extremadamente crítica con todos los líderes de la oposición, quienes los traicionaron en 2017 y han decepcionado sus esperanzas de “cambio”. Esto crea un ambiente en el que ponen todas sus esperanzas en la intervención imperialista extranjera, ya sea a través de la presión y las sanciones diplomáticas, o incluso la agresión militar. Esto es peligroso desde el punto de vista de la reacción, ya que deja a Guaidó suspendido en el aire y apareciendo cada vez más como lo que realmente es: un peón de los objetivos de Trump.

Estado de ánimo antiimperialista no aprovechado por Maduro

No debemos subestimar el fuerte sentimiento antiimperialista que existe en Venezuela, que va más allá de las filas de quienes apoyan al gobierno de manera más o menos crítica. Tal estado de ánimo también existe dentro de las fuerzas armadas.

Finalmente, está el factor de apoyo extranjero para el gobierno de Maduro. Hasta ahora, Rusia y China, así como Turquía e Irán, han sido claros en su oposición al golpe, pero lo han expresado principalmente en términos de oposición a la interferencia extranjera. Esta es una indicación de que podrían estar dispuestos a una “solución” desde dentro de Venezuela: algún tipo de “transición” negociada, quizás liderada por el ejército.

Rusia tiene dos intereses principales en Venezuela. Defiende al gobierno de Maduro, hasta ahora, porque garantiza sus muy lucrativos contratos en la venta de petróleo, minería y armas. Rusia también ha prestado grandes cantidades de dinero a Venezuela en los últimos años, quizás tanto como US $ 17 mil millones. Todo eso se perdería si Maduro fuera reemplazado por Guaidó. Al mismo tiempo, para Rusia es conveniente en términos geoestratégicos tener un aliado en el patio trasero de los Estados Unidos.

Sin embargo, Rusia, como cualquier otra potencia, no tiene amigos permanentes sino intereses permanentes. No olvidemos que Moscú al comienzo de la crisis siria tomó una postura de compás de espera y solo salió de manera decisiva en apoyo de Assad cuando quedó claro que no iba a ser derrocado de inmediato y que Estados Unidos no estaba dispuesto a enviar tropas de intervención.

China también tiene muchos intereses en Venezuela, mucho más que Rusia. En los últimos años, le ha prestado a Caracas más de US $ 50 mil millones y las compañías chinas han invertido más de US $ 20 mil millones en el país caribeño. Sin embargo, en términos prácticos, hay muy poco que los chinos puedan hacer para defender a Maduro aparte de vetar las resoluciones en el Consejo de Seguridad de la ONU.

En realidad, la única manera de combatir efectivamente este golpe imperialista es tomando medidas revolucionarias y apoyándose en las masas revolucionarias. Hasta ahora Maduro tampoco lo ha hecho. Todas sus apariciones públicas han sido para enfatizar que estaría dispuesto a hablar y dialogar con la oposición, Trump e incluso el carnicero Elliot Abrams, a quien los Estados Unidos han nombrado como responsable de la “transición a la democracia”.

Por supuesto, en la guerra como en la lucha de clases, uno siempre debe expresar sus propios movimientos en términos defensivos. Esto es diferente. Parece que Maduro no está tomando medidas serias para responder a la agresión imperialista.

Juan Guaidó se designó a sí mismo como presidente, intentando usurpar el poder; nombrando embajadores en países extranjeros; aplaudió a las potencias extranjeras que se apoderaron de activos venezolanos, que él intenta administrar, etc. A pesar de todo esto, aún no ha sido arrestado. Apenas hace dos días el fiscal del estado tomó algunas medidas (leves) contra él (prohibiéndole salir del país).

Estados Unidos ha incautado bienes venezolanos y ha impuesto sanciones. La respuesta proporcional habría sido incautar todas las propiedades de las multinacionales estadounidenses en Venezuela. Nada se ha hecho. El Banco de Inglaterra ha robado 14 toneladas de oro de Venezuela. Venezuela estaría justificada en incautar activos por el mismo monto de compañías del Reino Unido en Venezuela. No se hizo nada.

¡Las masas revolucionarias deben resistir el golpe!

El 28 de enero, cuando Estados Unidos anunció sanciones económicas y confiscación de activos, finalmente Maduro anunció la creación de 50,000 “unidades de defensa popular” para preparar al país para la invasión militar y prometió convertir a Venezuela en otro Vietnam. Damos la bienvenida a este anuncio, pero hay que pasar de las palabras a las acciones. Demasiadas veces en el pasado se ha hablado de fortalecer a la milicia, pero los oficiales del ejército siempre han sido muy reacios a convertirlos en una auténtica milicia popular de trabajadores y campesinos.

Para enfrentar el golpe de Estado imperialista, Venezuela necesita adoptar las políticas que los cubanos siguieron en 1959-62 ante la creciente agresión imperialista: la expropiación de toda propiedad multinacional y la formación de un ejército de trabajadores y campesinos. Así fue como la invasión de Playa Girón fue derrotada.

En cambio, Maduro parece estar siguiendo en la guerra (y esto es de lo que estamos hablando) la misma política fallida que siguió en paz: llamamientos a las negociaciones, concesiones a los capitalistas y un lento y constante socavamiento de las conquistas de la revolución. Este es el camino al desastre.

El resultado de esta lucha aún no está decidido. Es un choque entre fuerzas vivas. El imperialismo tiene un plan claro y está avanzando de manera lenta pero segura, implacablemente.

La única manera de derrotarlo es confiar en el pueblo revolucionario, asestar golpes contra la clase dominante y hacer un llamado claro a los trabajadores y campesinos de todo el continente y más allá para que acudan en ayuda de la revolución bolivariana. Para movilizar la energía revolucionaria de los trabajadores y campesinos, se necesita una política que anteponga sus necesidades: repudiar la deuda externa, expropiar la cadena de distribución de alimentos, entregar la tierra a los campesinos y armarlos para defenderla; y planificar democráticamente la economía bajo el control de trabajadores y campesinos para satisfacer las necesidades de la gente. Esta es la línea por la que los compañeros de la Corriente Marxista, Lucha de Clases, están agitando en Venezuela.

La Corriente Marxista Internacional se opone completamente a este golpe imperialista y estamos movilizando nuestras modestas fuerzas a nivel internacional para construir un poderoso movimiento de solidaridad contra él.

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...