Turquía: Cómo Erdogán se mantuvo en el poder

Escrito por: Florian Keller

El domingo 24 de junio, el presidente Recep Erdogán convocó a los votantes turcos a las urnas para confirmar su mandato. Con el 52,6 por ciento del total de los votos, Erdogán fue reelecto como presidente de Turquía en la primera ronda.

Pero en las elecciones parlamentarias, que tuvieron lugar al mismo tiempo, su partido, el conservador AKP, no logró una mayoría absoluta, obteniendo el 42,6 por ciento de los votos. Junto con su aliado, el derechista MHP, sin embargo, logró obtener el 53,7 por ciento de los votos y ocupará una cómoda mayoría de los escaños en el nuevo parlamento.

Sin embargo, esto no era muy importante para Erdogán, porque la nueva Constitución que forzó el año pasado ha hecho que el parlamento sea más o menos irrelevante, concentrando enormes poderes en las manos de la presidencia. El presidente Erdogán podrá dormir razonablemente bien por primera vez en semanas en su lujoso palacio de 1.000 habitaciones en Ankara, al menos en el futuro inmediato.

El boom vacío

La primera parte de la presidencia de Erdogán estuvo marcada por un gran crecimiento económico. Tras el boom económico mundial anterior al 2008, la economía de Turquía dio pasos importantes, en particular en las zonas atrasadas de Anatolia Central, que se modernizaron e industrializaron para aprovechar la mano de obra barata de millones de trabajadores y campesinos pobres. El boom económico fue la base de la relativa estabilidad del régimen de Erdogán.

Aunque el crecimiento económico general sigue siendo alto, con pronósticos de más del 3 por ciento este año, el auge actual se basa en una gran burbuja especulativa en la economía turca. Desde la crisis económica mundial de 2008, el régimen se ha basado cada vez más en el crecimiento especulativo y en la expansión del crédito. La construcción ha sido una de las burbujas clave que apuntalan la economía, también respaldada por tasas de interés históricamente bajas y un alto gasto público, sin ningún ingreso correspondiente. Las consecuencias de esto son las deudas crecientes del sector público y privado, así como una moneda muy débil. Por lo tanto, la economía turca ha mostrado serios signos de un inminente colapso. ¡Esa es una de las razones por las cuales Erdogán convocó las elecciones 18 meses antes de lo previsto!

Sin embargo, a pesar del crecimiento actual, el desempleo supera el 10 por ciento y es de alrededor del 25 por ciento entre los jóvenes de entre 16 y 25 años. Además, hay una inflación en constante aumento (ahora alrededor del 12 por ciento anual) que pone tensiones insoportables en los niveles de vida. Que el descontento en esta situación está aumentando, fue evidente en la votación del referéndum constitucional del año pasado, en el que Erdogán perdió una cantidad significativa de apoyo en sus bastiones.

Propaganda y regalos electorales

Hablar de la victoria electoral “libre” y “justa” de Erdogán en esta situación sería ignorar por completo la realidad. Erdogán hizo todo lo posible para asegurar su victoria. Desde el fallido intento de golpe de Estado de hace dos años, Turquía ha estado en estado de emergencia. Más de 100.000 funcionarios públicos fueron despedidos, mientras que decenas de miles fueron arrestados.

En los últimos años, la prensa ha estado bajo el control casi total de Erdogán y sus compinches; con casi todos los periódicos, cadenas de televisión y agencias de noticias de la oposición habiendo sido cerradas, expropiadas u obligadas a venderse a capitalistas amigos de Erdogán. Toda la campaña electoral estuvo marcada por un dominio absoluto de la esfera pública por Erdogán y el AKP. Los discursos de la campaña electoral de Erdogán fueron transmitidos en vivo por la televisión pública todos los días y todo el aparato estatal se puso en marcha para garantizar su victoria.

Al mismo tiempo, todo el aparato estatal se está reconstruyendo “en el espíritu de Erdogán” y alineado con su dominio personal. Al igual que en las elecciones de 2015 y el referéndum constitucional del año pasado, esta vez, la histeria de guerra nacionalista fue fomentada en forma de una operación militar contra las posiciones del PKK kurdo en Irak y la invasión de la gobernación de Afrin en Siria, que concluyó hace algunas semanas.

También, para la movilización del voto de los turcos extranjeros, como siempre, se provocaron enfrentamientos teatrales con Angela Merkel y otros gobiernos occidentales. El gobierno austríaco merece una medalla honoraria por la asistencia a la campaña electoral, por su demagogia racista e incesante sobre “los turcos mal integrados”. Estos líderes estaban muy contentos de seguir el juego, en acuerdo silencioso con Erdogán, en un juego de denuncias de ping-pong: ¡para distraer a la clase trabajadora de los problemas reales en ambos países!

Por supuesto, también podemos estar seguros de que, aparte de este tipo de manipulación electoral, millones de votos también se movieron a través del fraude electoral directo a través del aparato estatal. Aunque la extensión exacta será cada vez más difícil de determinar, está claro que se han tomado medidas enérgicas. Significativamente, los resultados de las elecciones no fueron anunciados por la autoridad electoral oficial, ¡sino por la agencia estatal de noticias!

La oposición no presentaba ninguna alternativa

Sin embargo, no debe olvidarse que Erdogán continúa alimentándose del apoyo de los días pasados. Para contrarrestar su caída de apoyo, el AKP anunció una serie de sobornos previos a la elección. Por ejemplo, se aumentó el salario mínimo y se anunciaron dos pagos únicos de 1.000 liras por persona (poco menos de 200 €) para los pensionistas. En total, se gastarán aproximadamente $ 6.000 millones de dólares más. Al mismo tiempo, el gobierno alardeó de una demostración de horror de inestabilidad, inquietud y consecuente colapso económico si Erdogán no fuera reelegido.

Aunque muchos partidarios de Erdogán han perdido cada vez más la fe en él, tampoco pudieron ver ninguna alternativa. Ninguno de los partidos de la oposición tenía una respuesta a este nudo gordiano atado por el Sultán, que en realidad solo podía ser cortado por medidas revolucionarias y socialistas. En cambio, antes de las elecciones, alimentaron la ilusión de que una renuncia ‘democrática’ burguesa normal por parte de Erdogán era una opción real, si solo hubiera una movilización suficiente y las elecciones estuvieran bien controladas.

No sucedió tal cosa, y el Sultán no se retiró temprano. Podría, y lo hará, usar el poder concentrado del aparato estatal para asegurar su poder. Desde su punto de vista no hay alternativa. Para él, y el ala de la burguesía turca que lo respalda, es todo o nada. Por otro lado, incluso los capitalistas, que preferirían ver a una persona más “sobria” y controlable a la cabeza del Estado, no quieren movilizar a las masas, a quienes temen más que a Erdogán.

Esto quedó muy claro en las reacciones al resultado de las elecciones. El candidato presidencial del CHP (liberales laicos), Muharrem Ince, a pesar del evidente fraude, reconoció la victoria electoral de Erdogán el día después de las elecciones. Antes de esto, por primera vez en una generación, los líderes de CHP se atrevieron a movilizar a millones de personas en el período preelectoral. Incluso habían difundido rumores de que si las elecciones se perdían, se movilizarían contra el resultado fraudulento. Fue esta audacia la que despertó a muchos en la base del CHP anteriormente desmoralizados. Pero cuando llegó el momento de actuar, estos líderes liberales prefirieron renunciar a arriesgarse a poner en marcha un movimiento potencialmente revolucionario, que no podían garantizar poder controlar.

¡Por movilizaciones de masas contra Erdogán!

El partido que tuvo que soportar la mayor parte de los ataques de Erdogán fue el HDP pro-kurdo de izquierda. Su candidato a la presidencia, Selahattin Demirtas, ha estado en la cárcel durante un año y medio, mientras los esbirros y fascistas de Erdogán han desatado innumerables ataques contra activistas del partido. Mientras tanto, las mesas electorales se trasladaron de las poblaciones más grandes a aldeas derechistas conocidas. También hubo una fuerte presencia militar, lo que hizo que el fraude fuera más fácil de llevar a cabo.

Bajo estas circunstancias, el resultado del 11,7 por ciento para el HDP es notable y muestra que todavía tiene el potencial de convertirse en un punto focal de la lucha contra Erdogán. Desafortunadamente, sin embargo, el HDP cayó en la trampa de contrarrestar el “ideal de la democracia” con la cruel realidad social, cuando también admitieron la derrota y se negaron a combinar la lucha legal con la movilización masiva y la acción revolucionaria, para lo cual hay una base, al menos en las áreas kurdas.

Por lo tanto, el creciente descontento de las masas en general está siendo dirigido hacia un camino que no representa una amenaza real para Erdogán. En esta situación, la desesperanza e indecisión de la oposición es importante para garantizar que Erdogán pueda seguir jugando a ser el hombre fuerte, al menos en el futuro inmediato. Sus medidas cada vez más dictatoriales son evidencia de un régimen que se está preparando para las convulsiones sociales que inevitablemente surgirán en el futuro. Más que a través de canales democrático-burgueses, Erdogán debería ser derrocado por un movimiento revolucionario de las amplias masas, la clase trabajadora y la juventud. Si así ocurriera, la lucha contra la dictadura y la lucha por los derechos democráticos deben estar vinculadas a la lucha contra el capitalismo turco en su conjunto.

Comentarios
Loading...