La hipócrita filantropía de Salinas Pliego

555

Coronavirus: Enfermedad y muerte en Elektra

La articulación de la crisis económica con la pandemia, provocada por el Coronavirus, ha dejado al desnudo a la burguesía de todo el planeta, en torno a cuáles son sus verdaderos intereses.

Salinas Pliego, el filántropo estafador

Durante décadas, para camuflar su naturaleza parasitaria, los empresarios han desplegado todo tipo de iniciativas a través de centenas de fundaciones, asociaciones civiles y ONGs, impulsando hipócritas acciones por medio de las cuales pretenden ayudar a los que más lo necesitan. Así, por medio de “prescribir” aspirinas para el cáncer, estos nobles filántropos, por ejemplo, abren una escuela gratuita para albergar a 500 niños pobres y pretender paliar así las limitaciones de un sistema educativo público que prácticamente fue destruido para facilitarle el terreno a la educación privada, siendo esos mismos burgueses caritativos los más beneficiados de ello. Y lo mismo se puede decir de la salud y toda una significativa gama de servicios del Estado en beneficio de las familias trabajadoras que fueron destruidos o privatizados en los últimos casi 40 años.

Para el caso de México, un ejemplo especialmente ilustrativo de esa clase de filántropos es Ricardo Salinas Pliego, titular del Grupo Salinas e impulsor de Fundación Azteca.

Como buen burgués, Salinas Pliego se benefició de las privatizaciones en el sexenio de Carlos Salinas (1988-1994) al adquirir IMEVISIÓN (hoy TV Azteca) no sólo a un precio menor al verdadero, sino además con un préstamo de 29.8 millones de dólares, que nunca pagó que proveniente de Raúl Salinas, el hermano incómodo de ex presidente, cantidad producto del saqueo de las arcas públicas.

Como podremos ver, de principio a fin, Salinas Pliego es un gánster que gracias a su actuar, después de Carlos Slim, hoy en día es el segundo multimillonario del país con una fortuna personal de 11 mil 700 millones de dólares, de la cual unos 600 millones fueron obtenidos en los primeros meses de 2020.

Como todo buen burgués, Salinas Pliego ha tratado de encubrir su verdadero rostro por medio de diferentes obras de caridad, pero incluso siendo en ello también un vil estafador pues en buena parte dichas acciones han sido subsidiadas por dineros públicos: por ejemplo, entre 2009 y 2018, los expresidentes Calderón y Peña destinaron 1,689.5 millones de pesos para Orquestas Infantiles de TV Azteca.

Desprecio por la vida de los trabajadores

Con todos esos antecedentes nos resulta difícil entender las enormes presiones que está ejerciendo Salinas Pliego para que se levante la cuarentena, definida por el equipo de expertos de AMLO dada la pandemia mundial de Coronavirus, sin importar en lo más mínimo el que ello pudiera poner el peligro la vida de cientos de miles de trabajadores.

Salinas Pliego ha impulsado su política terrorista por medio de sus noticieros, siendo el caso más sonado el de su conductor estrella de los noticiarios de TV Azteca, Javier Alatorre, quien el 17 de abril pasado llamó públicamente a la población a no hacer caso de las directrices de López-Gattel, y también, por la vía de los hechos, en las diferentes empresas que conforman su oligopolio formado por empresas como TV Azteca, Grupo Elektra, Purpose Financial, Banco Azteca, Seguros Azteca, Afore Azteca, Italika, Punto Casa de Bolsa, Totalplay, Totalplay Empresarial y Totalsec, mismas en las que se calcula que laboran aproximadamente 90 mil trabajadores.

En todos esos casos, a pesar de la entrada el pasado 21 de abril a la fase tres del desarrollo de la pandemia, etapa en la que se espera un repunte explosivo de los contagios, Salinas Pliego ha rechazado el llamado de las autoridades sanitarias para suspender actividades a pesar de que la enorme mayoría de sus empresas se encuentran en el rango de las actividades no esenciales.

De acuerdo con Salinas Pliego, palabras más palabras menos, la pandemia en realidad no representa el grado de peligro visualizada por el equipo sanitario de AMLO; además insiste hipócritamente en que la semiparalización o paralización plena de diferente sectores de la economía lo único que hará es hacer más pobres a los pobres. Por consecuencia, de acuerdo a quien ya se le conoce como el principal usurero de México, las actividades deben regresar a la normalidad en el país sin importar el que la pandemia pueda seguir representando un serio peligro para millones de trabajadores y sus familias.

Ese abierto desinterés por la vida, ya ha quedado de patente con el registro hasta el momento de 4 contagios y un deceso entre los 3 mil trabajadores de las oficinas centrales de Elektra en la Ciudad de México. Y a pesar de ello, todo continúa normal en las empresas de Grupo Salinas, conglomerado en el que la táctica contra el Covid-19 se limita a sabios consejos del cuerpo directivo para los empleados (“No entren en pánico”, “agradezcan que tienen empleo…”) y al ¡empleo del gel desinfectante!

Debemos frenar a Salinas Pliego

A Salinas Pliego no le interesa el bienestar de los trabajadores, pero sí el mantener las condiciones necesarias para que su grupo empresarial mantenga márgenes multimillonarios de ingresos de un promedio anual de 110 mil millones de pesos y ganancias brutas de 20 mil millones.

En aras de las ganancias, Salinas Pliego está jugando con la vida de los 90 mil trabajadores de sus empresas. Y ese mismo escenario de enfermedad y muerte es el que, el segundo multimillonario de México, pretende que se extienda a todo México con tal de que sus negocios marchen como máquina de reloj.

Es importante que AMLO rompa definitivamente con Salinas Pliego, pero también es necesario desplegar toda clase de iniciativas de solidaridad y lucha de parte de la clase trabajadora, orientadas a apoyar la acción organizada de los empleados de Elektra, TV Azteca y demás empresas de Grupo Salinas, para que impulsen el paro laboral indefinido sin despidos y recortes salariales, hasta que la pandemia sea totalmente controlada. Esa medida es totalmente viable pues en definitiva el monto de la fortuna personal de Salinas Pliego y las ganancias brutas anuales de su grupo empresarial, son suficientes como colchón para soportar varias semanas y meses de puertas cerradas en sus diferentes empresas sin necesidad de quiebras y despidos.

¡Basta de parasitismo de Salinas Pliego y los empresarios en su conjunto!

¡No al sacrificio de la vida de los trabajadores en pos de las ganancias empresariales!

¡Expropiación de las empresas del Grupo Salinas bajo el control democrático de los trabajadores!

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...