La desintegración del PRD y el asalto a Morena

0 221

Escrito por Morena Tendencia Socialista

Los que se van con AMLO

La desbandada crece, el 3 de marzo la dirigente estatal del PRD en Puebla, Socorro Quezada Tiempo, junto con algunos dirigentes de corrientes locales, anunciaron que se suman a la candidatura de Andrés Manuel López Obrador,

A principios de febrero fueron los legisladores Lorena Cuellar de Tlaxcala y Fidel Demedicis de Morelos. Ya antes lo habían hecho Valentín González Bautista, de Nezahualcóyotl; José Luis Gutiérrez Cureño, de Ecatepec, y Jaime Espejel Lazcano, de Chalco, los cuales, por las corrientes y regiones que representan, dejan al PRD del Estado de México en total desamparo.

En la ciudad de México el secretario de Turismo Miguel Torruco también se pasó a filas morenistas. No obstante el anuncio más trascendente sin duda fue del líder del PRD en el senado Miguel Barbosa, el cual reiteró su apoyo a AMLO aunque si dejar al PRD, táctica que también han adoptado los perredistas de puebla y también tabasco, donde los jerarcas locales entre ellos Auldarico Hernández y Raúl Ojeda Zubieta ya dieron el sí a su paisano.

Vaticinamos que conforme avance el proceso la desbandada crecerá dejando al esqueleto de lo que fue el PRD a los grupos de Bejarano y de Jesús Ortega, con un nivel de votación similar al que posee el PT o el partido Movimiento Ciudadano.

Los “independientes”

Otro fenómeno que crece es el de las candidaturas independientes; Jorge Castañeda, El Bronco, Álvarez Icaza, y por supuesto el CNI-EZLN, además del grupo descaradamente oportunista de Armando Rios Piter, quien recientemente también renunció y que está sondeando la posibilidad de convertirse en base de apoyo ya sea de Marcelo Ebrard o de Jorge Castañeda, aunque como sea donde haya más billete ahí estará el Movimiento Jaguar de este mercachifle de la política.

Los candidatos del PRD

Pese a las declaraciones de los actuales dirigentes perredistas, entre ellos Alejandra Barrales, en el sentido de que las deserciones no les afectan, la realidad es que el PRD como partido político nacional está ya desapareciendo, no obstante en algunos casaos parece haber síntomas de rechazo patológico a la realidad, un ejemplo de ello es el gobernador Silvano aureoles de Michoacán, otro es Graco Ramírez de Morelos, quienes están dispuestos a despedazarse con tal de ser ungidos, a ellos se les une el “independiente” Miguel Ángel Mancera, de los tres juntos no se hace uno.

Alianza con el PAN

Dentro de los llamados “Chuchos” hay quienes consideran que una alternativa para salvar el registro es aliándose con el PAN. Por este medio tendrían un porcentaje garantizado. El problema es que eso significaría su definitiva disolución como organización real, es posible que las siglas subsistieran pero ya como un pálido reflejo de sí mismo.

Muchos militantes del PRD aún sin tener una perspectiva auténticamente de izquierdas se dan cuenta de que ya no hay alternativas y por ello han decidido emigrar, se dan cuenta que el pastel que resulte en el 2018 no alcanzará para todos.

El giro de Morena

Los posicionamientos de carácter claramente oportunista que ha presentado Andrés Manuel López Obrador tales como: “No haré caza de brujas, perdonare a la mafia del poder”, “Ofrezco un gobierno de coalición a Peña Nieto”, “Doy mi apoyo a Peña Nieto frente a Trump”, han facilitado el camino hacia Morena, de muchos perredistas que antes la consideraban demasiado radical. No obstante, si bien las posiciones de la dirección de Morena están facilitando dicho traslado algo muy diferente está sucediendo en la base.

Prácticamente todos los activistas de base de Morena dieron la lucha codo con codo con sectores populares para enfrentar el gasolinazo, se suman a distintas iniciativas de organización y lucha en casi todos los terrenos. Muchos de ellos salieron antes del PRD porque no soportaban el funcionamiento de las tribus que tomaban al PRD como un botín a repartir. Para esa gran masa de militantes la llegada de la militancia perredista a Morena significa el traslado de las prácticas en contra de las cuales se habían rebelado.

Por ello reiteramos la importancia de aplicar dentro de Morena un programa consistente, de izquierda y totalmente identificado con los intereses de los trabajadores, es muy importante establecer criterios de militancia para todo aquel que desee participar en puestos de elección, así como una trayectoria de lucha y combativa.

En 2018 un Morena combativo y con un programa al servicio de los trabajadores podría ser la base para un auténtico cambio, por el contrario un PRD disfrazado con piel de Morena aún ganando sería en realidad un nuevo fraude para las masas trabajadoras.

La militancia de Morena no puede permitirlo, debe poner freno al abordaje de oportunistas de otros partidos así como a empresarios “ progresistas” que de pronto se dan cuenta que AMLO es la opción.

El conflicto está abierto y tantas cosas dependen de éste que no podemos darnos el lujo de permanecer indiferentes

¡Alto a a entrada de oportunistas a Morena!

Por un programa combativo y revolucionario

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...