EEUU: ¡Apoyemos la huelga de General Motors!

0 237

Alrededor de 50.000 miembros de la Unión de Trabajadores del Automóvil (United Auto Workers, UAW) se han puesto en huelga en las fábricas, almacenes y oficinas de ingeniería de General Motors en los EEUU. La huelga empezó a medianoche del domingo 15 de septiembre. El sindicato de camioneros (los “Teamsters”), que representa a los transportistas, declaró que respetaría los piquetes y no haría repartos a concesionarios hasta que terminara la huelga. Esta es la primera huelga en GM desde hace 12 años y forma parte de la creciente ola de huelgas y acciones sindicales que empezaron con la huelga de profesores en Virginia Occidental.
Las huelgas ponen de relieve la cuestión: ¿quién controla realmente el centro de trabajo?, ¿el patrón o los trabajadores? Es a través de las huelgas que los trabajadores pueden darse cuenta del poder que poseen de parar la producción y la distribución de las mercancías que ellos producen.

GM obtuvo beneficios con un valor de 8.000 millones de dólares en 2018. En 2017, el director general de GM obtuvo ingresos de casi 22 millones de dólares en compensación. ¡Qué bonita es la vida cuando se está arriba! Pero, ¿de dónde provienen los beneficios – incluido el dinero pagado a los altos ejecutivos?

Los trabajadores de GM construyeron más de 8 millones de vehículos el año pasado. La riqueza de la primera compañía automovilística de los Estados Unidos es generada colectivamente por aquellos que construyen y distribuyen coches y camiones y mantienen las instalaciones, incluidos los UAWs y los Teamsters. De aquí es donde proviene el beneficio – del trabajo no remunerado a los trabajadores.

Así es la lucha de clases

A comienzos de este año, GM lanzó un ataque a los trabajadores recortando 6.000 horas de trabajo y el 15% de su fuerza asalariada, a pesar de que los beneficios se encuentran por los aires. Este plan supondría el cierre de una planta en Canadá y cuatro en los EEUU, incluyendo la planta de Lordstown, Ohio.

Este ataque se podría haber utilizado para dar la vuelta a la situación en la compañía. Desde nuestro punto de vista, la dirección de la UAW se debería haber unido al UNIFOR (sindicato de trabajadores automovilísticos de Canadá) lanzado una campaña para pararlo. Deberían haber preparado a los trabajadores para llevar acabo ocupaciones de fábricas. En su lugar, los dirigentes dieron la espalda y aceptaron “lo inevitable”.

Además de generar un impacto mediático y apelar a la solidaridad obrera, una huelga en ese momento hubiera truncado la capacidad de GM de acumular inventario. El New York Times informó el 16 se septiembre de 2019 que los concesionarios de GM cuentan con inventario para afrontar 77 días. La compañía ha estado claramente preparándose durante un tiempo para capear una huelga prolongada. Algunos podrán argumentar que la UAW debía esperar a que venciera el convenio colectivo, pero las compañías violan los convenios cuando más les conviene. Los trabajadores siempre deben reservarse el derecho de negociar un convenio – o ir a la huelga – en cualquier momento. No debemos estar atados por las leyes de la clase capitalista. Jugar con leyes que fueron escritas contra nuestros intereses es una batalla perdida.

Según la dirección de la UAW, esta huelga pretende lo siguiente:

Después de una reunión formal del Consejo de GM que consta de líderes sindicales locales, la UAW anunció que sus miembros se declararían en huelga a medianoche del domingo para asegurar:

  • Salarios justos
  • Sanidad asequible
  • Nuestra participación en las ganancias
  • Estabilidad de empleo

Mismos derechos de antigüedad que los trabajadores permanentes para temporales
La decisión de huelga llegó un día después de que el vicepresidente de la UAW, Terry Dittes, notificara a los líderes de General Motors que el sindicato no estaba de acuerdo en extender los Convenios de negociación colectiva.

Las demandas de la dirección de la UAW son más bien vagas. ¿Qué son los “salarios justos” cuando el director general cobró más de 21 millones? ¿Significa “sanidad asequible” el alto nivel de atención que reciben los principales gerentes y propietarios de GM? ¿Y qué quieren decir con “asequible”? Los marxistas argumentamos que la atención médica debe ser gratuita y estar disponible para todos. “Nuestra parte de las ganancias” se basa en la idea del “concepto de equipo” de que los trabajadores y los patrones están del mismo bando. ¡Nada más lejos de la verdad! Lo que se necesita es abolir por completo el sistema de ganancias, no simplemente una distribución más “justa” de la riqueza creada por el sudor del trabajo de los trabajadores.

Respecto a la estabilidad de empleo, se debe escribir llanamente: ningún despido y reincorporación inmediata de los trabajadores despedidos. A esto debe añadirse: no a los cierres; fábrica cerrada, fábrica que debe ser ocupada por sus trabajadores y nacionalizada para ser operada bajo interés público. Cuanto a los temporales, la idea de acepetar trabajadores temporales va contra los principios sobre los que se fundó la UAW. Todos los trabajadores deben ser tratados por igual – no deben existir diferentes clases de trabajadores – los protegidos y los desprotegidos. La UAW fue una vez conocida por incrementar mejorar las condiciones de vida de sus miembros – no por permitir que las futuras generaciones ganaran menos que sus padres. La UAW debe exigir que todos los trabajadores temporales que se afilien al sindicato sean tratados exactamente igual que los otros miembros, con derechos de antigüedad, pensiones, etc.

General Motors no es un adversario fácil. Es una gran compañía tras la cual se encuentran los bancos, entidades financieras y grandes accionistas de la industria automovilística: la clase dominante americana. Para vencer a este oponente, la dirección de la UAW debe tener demandas claras que apelen a las necesidades de los trabajadores, acompañadas de una estrategia para ganar. Si las demandas no son claras, mantener los piquetes por un largo tiempo puede dirigir a la desmoralización y debilitamiento de la huelga.

¿Cómo ganar huelgas?

Siempre que los trabajadores van a la huelga, si la unidad se mantiene, es posible ganar. Sin embargo, si los patrones consiguen poner un sector de los trabajadores contra los otros, la huelga puede ser vencida. Los trabajadores de GM necesitan la máxima unidad. Obtener el apoyo de los Teamsters hacía los piquetes es un gran paso adelante. ¿Qué otros pasos se pueden tomar?

La UAW debe exigir el fin inmediato de diferentes niveles de contratos, en los que aquellos trabajadores contratados tras una cierta fecha cobran menos que otros contratados antes. El sistema de antigüedad provee a los trabajadores veteranos con protecciones importantes, y ciertos trabajos podrán pagarse más que otros, pero por lo general, cualquier trabajador haciendo el mismo trabajo debe percibir el mismo salario y beneficios y todos los trabajadores deben ser pagados según el mayor eslabón salarial.

El estado de ánimo de muchos trabajadores en los piquetes fue resumido para Reuters por Chaz Akers, miembro de la UAW en Michigan que ha trabajado para GM durante 3 años y medio:

“Trabajo justo enfrente de un empleado temporal que ha trabajado allí durante dos años y medio. Yo monto el faro del copiloto y el monta el faro del conductor. Yo gano más que él. Tengo mejor cobertura sanitaria. No es justo, no es justo. Si vas a pagar a alguien por hacer un trabajo, debes pagarles lo mismo.”

El New York Times informó que los trabajadores contratados antes de 2007 ganaban 31$ por hora y percibían una pensión al retirarse. Aquellos contratados después ganan 17$/hora y, después de 8 años, pueden cobrar 29$ por hora. Pero solo reciben un 401k, un plan en el que los trabajadores deben ahorrar su propia jubilación y no perciben una pensión tradicional. Los trabajadores temporales en GM ganan 15$ por hora y sus beneficios no cubren atención dental ni de visión. Por no hablar de la inestabilidad laboral.

Muchos de los servicios de limpieza en las fábricas de GM se realizaba por miembros de la UAW. La UAW debe exigir que estos trabajos vuelvan a su jurisdicción, y que todos aquellos que realicen dichos trabajos se vuelvan miembros de la UAW. En cualquier situación en la que se negocien convenios en GM, la UAW debe luchar codo a codo con esos trabajadores y apoyar su lucha para recibir la misma compensación, beneficios y protecciones que reciben los miembros de la UAW. Cualquier otra estrategia significa que esos trabajadores más baratos serán utilizados para negociar a la baja cualquier conquista obtenida durante la huelga.

Debe de haber unidad también con los desempleados – o los trabajadores próximamanete despedidos. La UAW debe exigir que las 5 fábricas – cuatro en los EEUU y una en Canadá – sean reabiertas y todos los trabajadores readmitidos. Si se producen recortes en la producción, el trabajo restante debe dividirse entre todos los trabajadores y no deben producirse recortes de salario. ¡Que GM pague los recortes de producción rebajando sus beneficios y la paga de sus grandes ejecutivos!

Además, GM es una multinacional, con fábricas alrededor del mundo. La dirección de la UAW debe tener una estrategia internacional. Sus luchas y demandas deben estar ligadas a las de UNIFOR en Canadá y los sindicatos en otros países, incluyendo Brasil y México. Si los trabajadores fuera de las fronteras de los EEUU no están organizados, la UAW debe luchar por representarlos y asegurarse de que dichos trabajadores sean pagados igual que aquí. Esto afectaría profundamente la capacidad de GM de socavar la compensación de los miembros de la UAW en los EEUU.

¡Organizar lo desorganizado!

La UAW ha intentado organizar a los trabajadores de Volkswagen y Nissan. Dichas campañas no han sido exitosas. Los dirigentes de la UAW deben estudiar su propia historia. La UAW se fundó originariamente tras el éxito de la sentada de 1937 en Flint, Michigan. Los trabajadores ocuparon la fábrica y recibieron el apoyo de los trabajadores de GM en otras plantas. El éxito en GM condujo a la victoria en todas las otras compañías automovilísticas, incluyendo aquellas poseídas por el notorio Henry Ford. Además, la sentada de Flint supuso el inicio de huelgas en otras industrias, incluyendo el sector servicios. En poco menos de dos años, 2,8 millones de trabajadores se afiliaron a sindicados. ¡Los trabajadores querrán unirse a la UAW y a otros sindicatos si esto significa un incremento de sus salarios y beneficios!

El camino para organizar a Volkswagen, Toyota, Honda, Mercedes y Nissan es construyendo un sindicato combativo, que represente los intereses de los trabajadores y que no crea que puede “trabajar con la administración”. ¡Si los trabajadores pudieran trabajar de forma satisfactoria con la administración no necesitarían un sindicato!

Los trabajadores necesitan precisamente un sindicato porque sus intereses son completamente opuestos a los de los patrones. Menor paga y menores beneficios significan más ganancias para los patrones – y viceversa. Es así de simple, los patrones quieren maximizar beneficios y demasiado nunca es suficiente bajo el capitalismo.

Todos los trabajadores deben apoyar esta huelga

La vasta riqueza poseída por el 1% más rico fue “ganada” explotando a la clase trabajadora. Es la clase trabajadora quien tiene derecho a estos beneficios. Y si los patrones tienen pérdidas – como fue el caso de GM durante la Gran Recesión de 2008 – tenemos una respuesta para ellos: las 500 compañías más grandes, incluyendo GM, deben ser nacionalizadas bajo control democrático de sus trabajadores. Podemos deshacernos de los parásitos de las grandes empresas y utilizar los colosales recursos creados por la clase trabajadora para construir una sociedad en la que todos puedan tener un trabajo bien remunerado combinado con una jornada laboral reducida sin reducción de salario. Pero esto solo puede suceder si los trabajadores controlan la sociedad.

La UAW se encuentra luchando contra un sector de los patrones en los piquetes. No obstante, la UAW también debe luchar contra la patronal en las elecciones. Una manera segura de hacerlo es presentar a candidatos independientes contra los dos partidos de las grandes empresas en distritos congresionales con concentraciones de miembros de la UAW. También deben hacer un llamamiento al resto del movimiento obrero para romper con los Demócratas y Republicanos y apoyar a los candidatos de la UAW y presentar otros candidatos en sus reductos. Una de las demandas puede ser el rechazo a Taft-Harley y todas sus leyes anti-sindicales. Todo esto ayudaría a sentar las bases para un partido obrero independiente de masas que luche por políticas socialistas en pro de los intereses de todos los trabajadores.

La huelga de General Motors es importante para todos los trabajadores. No importa en qué sector trabajes, una victoria en GM fortalecerá al conjunto de la clase trabajadora y ayudará a todo tipo de trabajadores a organizar sus propios sindicatos. Del mismo modo, una derrota tendrá consecuencias para todos los trabajadores. El movimiento obrero en su conjunto debe por lo tanto apoyar a los huelguistas, así como los trabajadores no sindicados, estudiantes y desempleados. Los trabajadores tenemos un poder increíble, pero solo si nos organizamos y movilizamos para usarlo de la forma correcta.

¡Todo nuestro apoyo a los trabajadores de GM!

¡Los piquetes no se cruzan!

¡Rompamos con la patronal y sus partidos!

!Un ataque contra uno es un ataque contra todos!


*El autor es integrante de Socialist Revolution, sección estadounidense de la Corriente Marxista Internacional

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...