Venezuela: ¡Basta de persecución y amedrentamiento contra la compañera Isabel Granado! ¡La tierra es de quien la trabaja!

201

Desde Lucha de Clases, sección venezolana de la Corriente Marxista Internacional, rechazamos fervientemente la persecución que se lleva a cabo contra el movimiento campesino, y en este preciso momento en El Vigía, Edo. Mérida, contra los compañeros José Monterrosa –que lleva más de mes detenido, y sin embargo se le volvió a dictar orden de captura-, Ramón Bustamante y Wilmer Molina –ambos con orden de captura-, y la compañera Isabel Granado, madre, dirigente campesina y candidata de la alternativa popular revolucionaria en la tarjeta del PCV por el voto lista del Edo. Mérida.

La compañera Isabel Granado es dirigente del consejo campesino la mano poderosa de Dios, integrado por más de 300 familias, que actualmente ocupan y trabajan la tierra en el predio El Trompillo. Desde hace meses, en este predio se ha buscado implantar un falso positivo que permita devolver las tierras al terrateniente que por años las ocupó y mantuvo ociosas.

La compañera ha sido detenida dos veces en menos de una semana. El 24 de septiembre por efectivos de las FAES y el día de ayer, lunes 28 de septiembre, por el CONAS. Actualmente Isabel Granado se encuentra en libertad, pero teme por su vida, pues ha recibido amenazas de muerte.

La acciones que desde el Estado se ejercen actualmente contra dirigentes campesinos evidencia el nivel de degeneración política de la dirigencia del chavismo y del gobierno en la actualidad, que de ser una fuerza progresiva en el pasado, se ha convertido en una fuerza reaccionaria, más afín a los intereses de la burguesía que a los del pueblo trabajador. Asimismo, estas acciones, y los casos de represión que en general están ocurriendo en todo el país, muestran claramente cuál es el verdadero carácter de clase del Estado burgués,

Desde el gobierno y el Estado se pretende detener las luchas campesinas a través del uso de fuerzas policiales o parapoliciales, contratación de paramilitares o utilización de las instituciones judiciales que defienden los intereses del capital, para dictar medidas contra luchadoras y luchadores campesinos. Los intereses de la burguesía terrateniente y de la mal llamada burguesía revolucionaria, son, en el marco de la lucha de clases, totalmente antagónicos a la lucha por la recuperación de tierras, que llevan adelante los pequeños campesinos.

Más aún, todos estos ataques a los campesinos y trabajadores agrícolas, se llevan a cabo en medio de la crisis económica más grave que ha sufrido Venezuela en toda su historia reciente, crisis en la cual el poder adquisitivo de los trabajadores ha sido prácticamente pulverizado.

Es realmente alarmante ver cómo se boicotean, persiguen, criminalizan y judicializan las luchas campesinas por la producción de los alimentos que necesita el pueblo, que obviamente constituyen una forma de resistencia popular ante el bloqueo económico que desde el imperio norteamericano y sus aliados se lleva adelante en contra Venezuela. ¿Si las sanciones imperialistas recrudecen de forma aguda la posibilidad del pueblo trabajador de acceder a los alimentos, cómo que es que se persigue y castiga al movimiento campesino que lucha por producir alimentos para el país?

Este conjunto de agresiones y ataques continuados contra el movimiento campesino, y en particular contra el sector que se ha vinculado a la Alternativa Popular Revolucionaria, ameritan una respuesta contundente por parte tanto de las organizaciones que hacemos vida en la APR, como también por parte del movimiento obrero y popular en general.

Sólo la presión social, las denuncias públicas al hostigamiento y persecución, y la movilización de calle, pueden frenar la arremetida que se viene llevando a cabo contra la izquierda y contra el movimiento obrero y popular en los últimos meses.

Debemos elevar nuestra voz contra estos viles atropellos y mantenernos rodilla en tierra, en la lucha por nuestros derechos y conquistas históricas.

Que la represión no nos haga retroceder ni un centímetro, en nuestra lucha por construir una sociedad de iguales, sin oprimidos ni opresores. Más temprano que tarde, ¡los obreros y campesinos tomaremos el cielo por asalto!

¡No más persecución a nuestros campesinos!

¡Cese al hostigamiento contra Isabel Granado!

¡Abajo la burguesía terrateniente!

¡Si atacan a uno, nos atacan a todos!

¡Obreros y campesinos, uníos en una misma lucha!


Nota: hacemos un llamado a todas las organizaciones sociales, movimientos populares y personas en general, que se quieran solidarizar con la causa de la compañera Isabel Granado y de todos lo campesinos, a enviar su mensaje de apoyo, al correo electrónico cmi.venezuela@gmail.com

 

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...