Trabajadores quintanarroenses a la deriva: que la crisis la paguen los capitalistas

324

La tercera semana de marzo del 2020 empezó con una avalancha de medidas para contener el contagio del virus COVID-19, cuyas cifras en el estado, dadas en una conferencia matutina de la presidenta municipal de Benito Juárez, el día 25/03/2020 desde su página de Facebook oficial; ronda en 22 casos positivos sólo en este municipio, y un total de 27 en todo el estado, 4 en Solidaridad y 1 en Othón P. Blanco.

El impacto económico ha sido brutal, con cancelaciones masivas de reservaciones en hoteles y lugares turísticos provocando una caída de 85 puntos que podría llegar a 90 según las palabras del gobernador Carlos Joaquín González. De la industria turística dependen 200 mil personas de manera directa, 400 mil de manera indirecta y 13,000 familias dependen directamente de Grupo Xcaret. El gobernador afirma que 600 empresas se han sumado al llamado de no despedir a sus trabajadores. Muchas medidas se toman principalmente para evitar el descontento creciente, que ha puesto en la mente de todos la posibilidad de saquear tiendas, algo con lo que no estamos de acuerdo, pero que puede ser una reacción natural de la gente ante la situación.

También se anunció que habrá inspecciones laborales constantes a los negocios y empresas que despidieron a sus trabajadores sin justificación, así como ayuda legal a los trabajadores que fueron despedidos injustificadamente, aunque la mayoría de las negociaciones se ha centrado en salvar a los patrones de la responsabilidad sobre sus asalariados, como el adelanto de vacaciones pendientes, días “solidarios” y sueldos mínimos (siempre y cuando estos sean reestablecidos por el Estado).

El cierre de 28 hoteles en el estado ha sido un golpe fuerte para la economía, la industria turística de esta región aportaba el 8% del Producto Interno Bruto del país, aun así, tenemos de los servicios sanitarios y sociales más paupérrimos del país. El Hospital General Regional no cuenta con los suministros necesarios ni con los protocolos de higiene necesarios para contener una emergencia de este tipo, y casi de ningún tipo, ya que el equipo y el personal son mínimos al punto que sólo cuenta con dos cirujanos, ¡uno por turno! Las medidas de contingencia siguen siendo mínimas para la gravedad del tema: se han instalado puntos de control de temperatura y aplicación de gel antibacterial. En el caso del transporte público, los choferes no pueden tener más de diez personas paradas en su unidad.

La preocupación por la situación de la inseguridad es algo muy real, es probable que la ola de despidos provoque un repunte del robo a casa habitación, así como asaltos y demás. Nosotros proponemos formar comités vecinales de vigilancia y acción contra esto, principalmente para cuidar la integridad física de todos nosotros, ya que depender de las autoridades es como tirar una moneda al aire, un juego de azar muy peligroso. Estos comités pueden asegurar el abasto de alimentos a las familias más pobres y de despedidos, tomando el control de la administración de las grandes tiendas comerciales. Así se asegura la baja delincuencia y la distribución justa de alimentos para que nadie pase hambre.

El viernes 27 de marzo, el FMI anunció una recesión global. Esto quiere decir que, si no nos organizamos como clase, con nuestros intereses, dentro de un programa político y acciones que nos lleve a realizarlo, una vez más nosotros pagaremos la crisis, como en 2008 y hasta la fecha.

Deberíamos preguntarnos ¿Eran verdad todas esas promesas de crecimiento económico? ¿La privatización de la salud ha generado una mejora en ésta? ¿Las concesiones a privados han mejorado en algo nuestra vida? Ahora podemos ver todo lo contrario, incluso en países denominados como “primer mundo” esto ha provocado una crisis mortal como el caso de Italia y España. Con esto hacemos un llamado, no a regresar al supuesto “Estado de bienestar” que practicaba México antes de las políticas neoliberales, sino un llamado a que nosotros, la clase trabajadora luche por sus intereses y los impulse por medio de huelgas, paros, marchas, mítines, que nos lleven al poder, para asegurar que los explotadores, que han demostrado que no pueden manejar el estado y mucho menos el mundo. Nosotros en cambio, si nos detenemos se detiene el mundo y si avanzamos sobre un objetivo común, el del socialismo, el de la verdadera fraternidad, igualdad y la libertad que surge de las condiciones materiales somos indetenibles, una fuerza más grande que la de cualquier ejército burgués del mundo.

*El día 26/032020 se ha presentado esta situación: En este momento se está llevando a cabo el despido masivo de trabajadores del hotel Palladium en la Riviera, se sabe que la mayoría de los colaboradores pertenecen a la zona maya de Felipe Carillo Puerto, en una denuncia ciudadana explicaron a este medio que los están finiquitando no acorde a la ley y algunos les están dando baja temporal o vacaciones forzosas sin goce de sueldo, por lo tanto en este momento muchos de ellos se encuentran en preocupación esperando que alguna autoridad los pueda respaldar.


La Izquierda Socialista Quintana Roo

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...