Take a fresh look at your lifestyle.

Portugal: una falsa recuperación construida sobre cimientos frágiles

0 60

Escrito por: Colectivo Marxista Lisboa

Últimamente, los medios de comunicación burgueses, sobre todo en Europa, se han deleitado con el “milagroso” cambio de suerte de Portugal. Hace apenas siete años, la economía portuguesa estaba al borde del colapso. El país se dirigía hacia el tipo de agitación social que causó una situación pre-revolucionaria en Grecia, y llevó a un enorme movimiento de masas en la vecina España.

A principios de este año, Matthew C. Klein, del Financial Times, observó con admiración que ahora, en algunos aspectos, “Portugal se parece mucho más a Alemania que, digamos, a España”.

En 2017, la economía portuguesa creció un 2,7%, la mayor tasa desde antes de la crisis. La tasa de desempleo es del 6,7%, más de un 10% por debajo de la cifra máxima de enero de 2013 después de la crisis. El salario mínimo ha aumentado casi un 20% en comparación con finales de 2014 (sin ajuste por inflación). Al mismo tiempo, el gobierno logró reducir el déficit presupuestario al nivel más bajo en más de 40 años, al 2% del PIB. Esto significa que, por primera vez en la historia, Portugal fue uno de los pocos miembros de la Eurozona que realmente cumplió con las normas de la UE sobre el control del déficit, lo que el año pasado el Comisario Europeo de Economía, Pierre Moscovici, calificó de “una noticia muy buena y muy importante”. Y todo esto logrado por un gobierno socialista, apuntalado por los comunistas, como lo señalan alegremente ciertos sectores menos críticos de la izquierda.

Costa Image Flickr Party of European Socialists
Antonio Costa / Foto: Flickr, Partido de los Socialistas Europeos

Al entrevistar al líder del Partido Socialista y Primer Ministro, Antonio Costa, en abril, The Economist proclamó:

“Tiene mucho por lo que sonreír. Lisboa, uno de los destinos turísticos más atractivos de Europa, está en pleno auge. Los futbolistas portugueses son los campeones de Europa, y sus políticos han conseguido un buen número de puestos de trabajo internacionales de alto nivel. Y sobre todo, es el ganador de una apuesta política de alto riesgo”.

Esta imagen optimista de la reactivación económica portuguesa está siendo utilizada por todo tipo de comentaristas políticos, desde los liberales hasta autodenominados marxistas, como un brillante ejemplo de cómo gestionar la salida de una crisis capitalista. El gobierno de Costa de alguna manera ¡ha equilibrado los balances y ha aumentado el salario mínimo al mismo tiempo! Si tan sólo otros gobiernos mostraran el mismo ingenio, entonces no habría crisis en Grecia, España o Italia. ¡No habría ninguna crisis del euro!

¿Qué es lo que realmente ha llevado a esta recuperación?

David Stubbs, estratega de la importante firma de capital financiero JP Morgan, afirma que la recuperación se basa, de hecho, en la adhesión del gobierno portugués a las políticas de austeridad del Banco Central Europeo. El propio gobierno, junto con muchos otros reformistas, argumenta exactamente lo contrario, que la recuperación se está produciendo porque se han “atrevido a dejar de lado la austeridad”, como ha afirmado el New York Times en un llamativo titular. La verdadera razón de la recuperación no es ninguna de estas cosas.

La política económica de este gobierno ha sido en gran medida una continuación del anterior gobierno de derecha. La mayoría de las medidas incluidas en los presupuestos de emergencia aprobadas en el punto álgido de la crisis del euro -que condenó a millones de portugueses a sufrir penurias abrumadoras-, han pasado a ser permanentes. Pero esta austeridad impuesta por el BCE ha sido un fracaso colosal incluso desde el punto de vista capitalista en toda Europa. Sólo ha conducido a un aumento constante de la deuda pública, incluso a una reducción del mercado de inversiones de los capitalistas europeos y, -como resultado de la pobreza y la miseria causadas por estas circunstancias-, a una inestabilidad política cada vez mayor en todo el continente.

Es cierto, por otra parte, que en algunos casos aislados el actual Gobierno portugués se ha negado a aplicar los dictados de las principales instituciones capitalistas, incluyendo los recortes salariales exigidos al sector público, así como una reducción del mínimo legal de vacaciones anuales. Pero es evidentemente falso, como veremos más adelante, decir que han “echado a un lado la austeridad”.

La recuperación de la economía portuguesa está vinculada, en primer lugar, a la mayor y más amplia tendencia al alza de las economías europeas en el período actual. Esta tendencia no representa en absoluto un crecimiento significativo y tiene el potencial de invertirse incluso a corto plazo, bajo el impacto de acontecimientos colosales como el inicio del Brexit o la apertura de la crisis bancaria italiana. Las cifras del crecimiento de Portugal no son exactamente asombrosas, y como David Stubbs comenta con razón, “sólo porque vayas en la dirección correcta, no significa que estés fuera de peligro”.

La deuda pública de Portugal sigue siendo del 125,7% del PIB, no muy lejos de su máximo del 130% en 2014. Para mantener la cifra baja en este nivel históricamente alto, los sucesivos gobiernos han confiado en la política del BCE de Expansión Cuantitativa (Quantitative Easing, QE), que ha permitido que el pago de intereses de la deuda nacional sea relativamente barato. Esta política coloca ahora a Portugal por delante de otros países de la UE en la cola para obtener dinero extra, ya que sólo se prevé para los gobiernos que siguen las normas sobre gasto deficitario. Una vez que esta política deje de ser una opción viable para la Unión Europea, las enormes deudas de Portugal supondrán una amenaza inmediata para la estabilidad económica, como lo fueron hace varios años.

En segundo lugar, hay un aspecto político de la influencia de Europa en el resurgimiento de Portugal, que se deriva de la situación económica y que la alimenta. Una declaración del FMI sobre la zona euro en junio de 2017 decía: “Los países deben aprovechar el respiro que ofrece la recuperación para impulsar las reformas estructurales”. En su mayor parte, las reformas estructurales siguen significando recortes en el nivel de vida de la clase obrera. Sin embargo, en el caso de Portugal, el momentáneo respiro de la crisis del euro ha dado margen para ajustar algunos elementos del programa de austeridad que el anterior Gobierno de derechas estaba llevando a cabo.

Quizás aún más vital, con la crisis económica en toda Europa dando lugar a un sentimiento antisistema en lo que Donald Tusk ha llamado un “contagio político”, lo último que la clase dominante europea quiere hacer es avivar aún más las llamas de la revuelta popular. En esta etapa, están tratando de evitar confrontar abiertamente -y estrangular- cualquier oposición a su programa de contrarreformas. Lo hicieron con el gobierno de Tsipras hace tres años, lo que puso directamente en escena a las masas griegas.

Por lo tanto, si Antonio Costa quiere suavizar algunos de los recortes que el BCE ha intentado imponer a Portugal, o incluso si introduce algunas reformas propias, por el momento están dispuestos a dejarle. Es decir, mientras siga en la línea general de austeridad, lo que asegurará que el gobierno establezca un presupuesto equilibrado cada año. Y mientras la situación económica en Europa no cambie. Inevitablemente, llegará un momento en que el BCE y el FMI no se mostrarán tan complacientes con las divergencias, ni siquiera mínimas, de su política.

Turismo, más trabajo prescindible y contabilidad creativa

Paralelamente con su base en el clima económico y político inmediato de Europa, la principal fuente de la recuperación en Portugal ha sido la industria del turismo. Para el año 2017, el número de turistas que visitaron Portugal subió un 12% hasta los 12,7 millones. El año pasado, el turismo representó el 18,5% del PIB; este año se espera que supere el 20%. El turismo es actualmente el mayor sector de empleo del país, con alrededor de un millón de puestos de trabajo (más de una quinta parte de los trabajadores portugueses) que dependen de él. Según las proyecciones actuales, esta cifra ascenderá a 1,2 millones de puestos de trabajo en un plazo de cinco años. De estas cifras se desprende claramente que el turismo fue el factor clave del crecimiento económico de Portugal el año pasado y que representó una parte muy importante de la disminución del desempleo.

Teniendo en cuenta el papel cada vez más destacado del turismo en la economía portuguesa, podemos ver los fundamentos extremadamente débiles de la recuperación del país. El turismo es una base increíblemente poco fiable para la prosperidad económica. A escala masiva, depende de la renta de que disponen las clases trabajadoras extranjeras, que apenas pueden costearse en el mejor de los casos. Incluso sin una recesión o crisis económica mundial, está sujeta a las tendencias de mercado más efímeras e impredecibles.

De hecho, las estadísticas de turismo para el verano de 2018 sugieren que el boom ya ha llegado a su punto máximo. El número de visitantes extranjeros en julio cayó un 3% en comparación con la misma cifra del año anterior, mientras que la cifra de agosto cayó un 2%. Con el aumento de los precios en Lisboa, los turistas europeos ya están empezando a buscar otros lugares más baratos para escapadas de fin de semana. La caída de la libra esterlina también ha afectado al número de turistas británicos que buscan vacaciones en el extranjero. Además, el colapso de los precios en Grecia ha llevado a su industria turística a superar a países como España y Portugal, mientras que el turismo en Turquía y los países del norte de África también se ha recuperado en cierta medida tras los atentados terroristas y la inestabilidad política que han disuadido a los visitantes en los últimos años.

Al fundar una recuperación económica en la industria del turismo, la clase dominante portuguesa está preparando la economía para una caída importante en los próximos años. Además, para facilitar el boom turístico, el Gobierno ha continuado con el proyecto de sus predecesores de liberalizar el mercado de la vivienda, despojando a los inquilinos de sus derechos e incluso amañando la competencia a favor de los especuladores inmobiliarios super-ricos del extranjero. Los males sociales que surgen de esta política contribuyen a la idea de que este gobierno está haciendo que el capitalismo funcione para todos.

La normalización del empleo temporal, estacional y a corto plazo en Portugal desde la crisis del euro está vinculado al crecimiento de la industria turística. Este tipo de trabajo constituye la mayor parte de la diferencia en las cifras de desempleo desde 2013. En 2008, el 10% de los jóvenes trabajadores portugueses (16-24 años) tenían un empleo a tiempo parcial. En 2015, esa cifra había aumentado al 22%. El porcentaje de todos los trabajadores portugueses con contratos de corta duración (seis meses de media) aumentó en el mismo período del 22% a un asombroso 67,5%. Este proceso ha sido fundamental para romper el espinazo a la clase obrera en Portugal -facilitando la aplicación de las medidas de austeridad- y sólo ha continuado durante el gobierno actual.

El empleo precario ha sido el principal punto de venta para los capitalistas extranjeros que duplicaron la inversión en los mercados de exportación portugueses el año pasado. Las exportaciones aumentaron del 24% al 40% del PIB entre 2005 y 2017. Portugal ha sido históricamente un portal para el movimiento de mercancías dentro y fuera de Europa debido a su costa atlántica. Si a ello se añaden los salarios más bajos de Europa Occidental y las masas de mano de obra temporal, Portugal se ha convertido en una perspectiva muy atractiva para los inversores en todo tipo de producción, incluida la industria pesada. Los suburbios de Lisboa y Oporto albergan ahora enormes plantas de montaje de automóviles, por ejemplo.

El “boom de las start-up” en Lisboa, por su parte, consiste en que miles de ingenieros portugueses reciben un salario inferior al salario mínimo británico, estadounidense o alemán por realizar trabajos de programación altamente cualificados para multinacionales tecnológicas (o agencias portuguesas que trabajan para multinacionales tecnológicas). Muchos más miles de jóvenes portugueses, así como otros de toda Europa, están trabajando largas horas con contratos de corta duración en los diversos “call centers” con bajos salarios que están surgiendo por toda la ciudad.

Mientras que el turismo y las exportaciones son los factores clave en la mejora de las estadísticas económicas de Portugal, el gobierno portugués también ha trabajado duro en las mismas. Algunos gastos han sido excluidos del déficit de 2017, como el rescate de 4.000 millones de euros del banco Caixa Geral, que por sí solo eleva el déficit hasta el 3% del PIB y supera la línea roja de la UE. La manipulación de las cifras puede ser políticamente conveniente y mantiene el flujo de la QE a corto plazo. Pero apenas enmascara la imagen real de la economía portuguesa, que incluso en términos de estadísticas superficiales no es tan prometedora como se afirma.

¿Hasta qué punto la austeridad ha sido realmente “dejada de lado”?

Es innegable que el crecimiento del turismo y de las exportaciones ha proporcionado ingresos fiscales adicionales al gobierno portugués desde 2015. Sin embargo, aunque ha utilizado algunos de estos fondos adicionales para contener pequeños detalles del programa de austeridad, se han destinado en gran medida a equilibrar el presupuesto.

Los aumentos del salario mínimo y del empleo no son expresiones de la mejora del nivel de vida. Por el contrario, son una cobertura de problemas críticos que afectan a la vida de los portugueses y que el Gobierno no está haciendo nada por resolver. Los aumentos salariales están muy por detrás de los astronómicos aumentos de los alquileres en las principales ciudades, y no hacen nada para combatir el azote del trabajo precario y del subempleo crónico. Este fenómeno es el verdadero medio por el que se ha controlado el desempleo.

Además, las estadísticas de desempleo se han visto favorecidas por un descenso de la tasa de población activa (la proporción de portugueses que trabajan o buscan trabajo). Ésta bajó del 62% en 2010 al 59% en 2014, y no se ha recuperado desde entonces. Otro factor es la pérdida neta de 200.000 personas (principalmente jóvenes) -una parte considerable de la clase trabajadora- desde el comienzo de la crisis del euro, que Matthew C Klein se vio obligado a señalar mientras elogiaba la economía portuguesa para el Financial Times. Y aunque el desempleo juvenil se ha reducido a la mitad desde su máximo en 2013, sigue siendo del 20%, igual al máximo anterior a la crisis.

Además del empleo, las políticas del gobierno en materia de salud actúan como una referencia de sus credenciales de “anti austeridad”. Desde el año 2000, el porcentaje de la asistencia sanitaria portuguesa financiada por medios privados ha aumentado gradualmente. Bajo el gobierno de Costa, esta tendencia ha persistido. El gasto en salud como porcentaje de la libra esterlina se redujo desde el mínimo del gobierno anterior del 9% al 8,9% en 2017. El número de médicos y enfermeras que emigran al extranjero ha tendido a aumentar año tras año desde 2011, debido al deterioro de las condiciones en el Servicio Nacional de Salud (SNS).

Entre 2011 y 2012, como parte del “programa nacional de reestructuración”, el conjunto de tasas de usuario para el SNS se duplicó con creces. Algunos de ellos se volvieron prohibitivamente costosos. Las urgencias generales pasaron de 9,60€ a 20€, las consultas de atención primaria de 2,25€ a 5€, lo que supone un aumento significativo para las personas con problemas de salud en curso y a las que se les cobra repetidamente durante un periodo de tiempo. Aunque desde entonces se han aplicado ciertas reducciones y exenciones, el aumento de los costos de los productos farmacéuticos recetados está siendo cubierto cada vez más por los propios usuarios, incluidos los pensionistas y las personas con enfermedades crónicas. Después de casi tres años de gobierno de Costa, los pagos de uso del SNS se mantienen casi exactamente en los niveles introducidos por la austeridad hace siete años.

El gasto en educación también ha seguido disminuyendo constantemente desde 2010, y Costa lo ha reducido del nivel del 3,8% que heredó, al 3,7% del PIB. Este descenso se ha visto favorecido por el éxodo juvenil de los últimos años, pero los recortes de gran alcance en la financiación de las universidades también están desanimando a los jóvenes para que continúen su educación.

Aunque el gasto en servicios públicos está disminuyendo, los niveles impositivos siguen siendo casi idénticos a los introducidos por el gobierno anterior. Las subidas del impuesto sobre la renta anunciadas en 2012 suponen una carga desproporcionada para los trabajadores con salarios bajos y medios que ya estaban regalando el mismo porcentaje de sus salarios en pagos de seguridad social que sus gerentes. El único cambio que ha hecho el gobierno actual es ampliar el cuarto tramo del impuesto sobre la renta (el segundo más alto) disminuyendo su límite inferior. Esto tendrá poco impacto en la mayoría de las personas, excepto en los bolsillos de profesionales como médicos, abogados y profesores universitarios.

Mientras tanto, el impuesto de sociedades ( a las empresas) se mantiene en el 21% -la tasa más baja del sur de Europa- después de haber sido reducido del 25% en 2014-15. Un cambio significativo ha sido la reducción del IVA de los restaurantes, que antes se elevaba al 23%, y en 2016 se redujo al 13%, para fomentar la rápida expansión de la industria del turismo. Junto con la contracción de los servicios públicos y los altos niveles de impuestos que se imponen a los trabajadores -una continuación de las políticas del gobierno anterior-, esto difícilmente indica una reversión de la austeridad.

Hay que preguntarse: ¿cómo puede considerarse que un gobierno que casi equilibra el presupuesto de una de las economías más débiles y más afectadas por la crisis de Europa sea “anti-austeridad”?

La explosión social se cuela sobre la vivienda

La cuestión de la vivienda, en particular, llega al corazón de una crisis social que se está gestando en Portugal y que sólo se ha profundizado bajo este Gobierno. En 2012, como parte del programa de reestructuración impulsado por el BCE y el FMI, una nueva ley eliminó los límites de alquiler de larga duración para las personas con rentas bajas y los pensionistas. Estos topes estavab establecidos de alguna manera para proteger a los trabajadores, así como a otros sin ingresos, congelando efectivamente su renta durante décadas.

Su eliminación ha provocado miles de desalojos, precipitando la especulación y el desarrollo inmobiliario en las principales ciudades de Lisboa y Oporto, así como en el Algarve. A medida que los propietarios y los inversores extranjeros intentan sacar provecho del auge turístico, cada vez más edificios de apartamentos urbanos se están remodelando para alquilarlos durante las vacaciones. En Lisboa, ahora es común ver bloques de apartamentos y hostales Airbnb recientemente renovados adyacentes a las ruinosas casas de los inquilinos locales de larga data. Los propietarios simplemente están esperando a que terminen sus contratos para aumentar los precios y echarlos, de modo que estas casas también se puedan convertir en alojamientos de vacaciones.

Comunidades enteras están siendo destruidas por este proceso. En algunos casos, los más desfavorecidos se ven obligados a salir a la calle. Los pensionistas y las familias trabajadoras que han vivido en el mismo apartamento durante décadas no tienen adónde ir. Incluso las clases medias de las zonas centrales de las ciudades están siendo golpeadas. En un artículo del New York Times en se cita un ejemplo de un propietario de un bar de Lisboa cuyo propietario ha cuadruplicado su alquiler de un año para otro, y lo está desalojando este año.

Sin embargo, los jóvenes son la población más afectada por este problema. Un estudio publicado en enero de 2017 por Cáritas Europa reveló que la mayoría de los jóvenes no pueden alquilar ni comprar una propiedad en Portugal. El estudio explica: “Los precios de una propiedad en Portugal, comparados con el salario medio, son desproporcionados”. Además de desplazarse precariamente de un empleo temporal a otro, y de que el sector de la educación se ve devastado por los recortes de fondos, el joven portugués medio se queda a vivir con sus padres hasta los 29 años.

Lejos de resolver este problema, el proceso se ha acelerado bajo el actual gobierno, ya que la burbuja turística se ha inflado. La coalición liderada por los socialistas, en lugar de revertir la ley de liberalización y apoyar a los inquilinos contra los propietarios y las grandes empresas, ha continuado con las mismas políticas. Estos incluyen un programa de “visado dorado”, que concede un permiso de residencia a los especuladores inmobiliarios no europeos que compran o invierten en propiedades de un valor superior a un determinado valor (normalmente superior a 500.000€).

Bajo la creciente presión de abajo, que ha incluido varias ocupaciones de alto impacto, el gobierno ha tomado algunas medidas para retrasar los peores efectos sociales de la situación de la vivienda. Una enmienda que han aprobado a la ley de 2012 aumenta la permanencia de un inquilino que no paga, a tres meses antes de ser desalojado. Mientras tanto, los pensionistas y las familias de bajos ingresos que todavía alquilan a través de los antiguos contratos de arrendamiento tienen ahora un período de transición prolongado antes de que se permita a los propietarios imponer nuevos precios. Por lo tanto, al menos ahora estos grupos demográficos tienen tiempo de prepararse para que les quiten sus hogares o, en el caso de los pensionistas, se les ha dado la oportunidad de morir antes de ser expulsados.

Para mantener su posición en las encuestas de opinión, el gobierno busca retrasar la explosión social que se está gestando sobre la situación de la vivienda. No han hecho nada con respecto a la gran cantidad de desalojos que ya han tenido lugar y que siguen teniendo lugar. Mientras continúe la orgía de la especulación inmobiliaria, la explosión que se está preparando -para este gobierno o el siguiente- será cada vez mayor.

El papel del Bloco de Esquerda y del PCP

El gobierno socialista cuenta con el apoyo del Bloco de Esquerda y del Partido Comunista Portugués para aprobar leyes en el parlamento. Esta posición deja margen para que se ejerza una enorme presión desde la izquierda. El PCP controla la mayoría de los sindicatos más grandes de Portugal, mientras que Bloco, al menos durante un tiempo, ha tenido un apoyo electoral significativo entre los jóvenes.

Sin estos partidos, el llamado gobierno de “izquierda” de Portugal no existiría. Podrían utilizar el poder que viene con esta situación para forzar una verdadera derrota de las medidas de austeridad impuestas desde la crisis del euro y, además, para conseguir verdaderas reformas para los trabajadores y los jóvenes portugueses. De hecho, el año pasado, el Financial Times advirtió que la recuperación portuguesa podría causar una “crisis de buenas noticias”, lo que podría llevar a los partidos de izquierda a exigir más a sus socios de coalición.

Al movilizar un apoyo masivo para derrocar las medidas de austeridad impuestas al pueblo portugués en los últimos años, los dos partidos de izquierda tendrían una posibilidad real de afectar a la política gubernamental. Su fuerza -especialmente en el caso del PCP- no reside en las cámaras del parlamento, sino en las calles.

Apoyarse en el movimiento de la clase obrera demostraría el poder real en manos del PCP, cuyos lazos históricos con las masas portuguesas son mucho más profundos que los del Partido Socialista. Y el Bloco podría traducir el apoyo electoral que ha recibido por su lenguaje radical durante las campañas electorales en un movimiento de su base de jóvenes, para forzar cambios en las políticas de empleo, educación y vivienda.

En cambio, la dirección de ambos partidos, en distintos grados, ha logrado hasta ahora poner cabeza abajo esta posición. Se acobardan ante la idea de que se les culpe del colapso del gobierno, levantando la más mínima oposición lo más silenciosamente posible para no perturbar la paz, mientras votan presupuestos cuyo objetivo declarado es la reducción del déficit a costa de la clase obrera portuguesa.

Bloco Image PÚBLICO
Foto: PÚBLICO

Ciertamente, tanto el Bloco como el PCP han desempeñado un papel en ciertas alteraciones menores de las políticas del gobierno anterior, como las nuevas leyes de tenencia. Pero el carácter mínimo de estas reformas sólo sirve para exponer las limitaciones de la dirección de estos partidos, cuya idea de imponer la voluntad de las masas portuguesas al gobierno es la de prolongar la vigencia de los avisos de desahucio.

Los dirigentes del Bloco, en particular, han demostrado su hipocresía en este sentido. Mientras los activistas de Bloco se hacen visibles en las ocupaciones espontáneas de inquilinos en toda Lisboa, un concejal de alto rango que representa al partido ha sido desenmascarado como un casero que se aprovecha de la subida de los alquileres. Mientras que su partido se ha pronunciado públicamente en contra de los ataques a los inquilinos y sus derechos, este concejal ha estado aumentando el alquiler de su propia propiedad, forzando efectivamente el desalojo de sus inquilinos.

Además, en el reciente congreso del partido, la resolución propuesta por el actual grupo de dirección, que establece un marco para la actividad del próximo año, fue aprobada casi por unanimidad. La resolución abrió la posibilidad de una alianza total con el Partido Socialista en la campaña electoral del próximo año. Esta medida sería consecuencia lógica de la orientación que ha tomado la dirección del partido desde que acordó apoyar al gobierno en 2015.

Parte de la razón por la que la resolución se aprobó sin ninguna oposición real es que, más allá de las diferentes capas de la burocracia, el Bloco se ha vaciado en gran medida de la base activa que tenía. Los miembros o bien han rechazado la acogedora relación entre la dirección del partido y el gobierno, o bien han adoptado esta posición, lo que niega la necesidad de un activismo partidario independiente. Si el partido sigue adelante con la alianza electoral, es probable que su base electoral se divida de manera similar.

El PCP, por su parte, ha prestado un gran servicio al Partido Socialista al mantener bajo control el movimiento obrero, asegurándose de que las huelgas del sector público, en particular, no se salgan de control.

Militancia de base y liderazgo débil

Dicho esto, uno de los conflictos laborales más grandes en la historia de la docencia en Portugal fue liderado por FenProf, un sindicato dominado por el PCP. Maestros, profesores y personal universitario participaron en una serie de huelgas contra la baja remuneración, la precariedad y la semana laboral de 35 horas, entre marzo y julio. La participación alcanzó el 70 % y, ante la ausencia de sindicatos oficiales de estudiantes en Portugal, la alta participación de jóvenes universitarios y personal eventual fue especialmente notable. También hubo una gran manifestación pública en el centro de Lisboa en mayo. Sin embargo, a pesar de la combatividad de las bases, muchos se quejaron amargamente de que la dirección no mostraba el camino a seguir.

La línea seguida fue la que, en general, ha sido transmitida a los trabajadores portugueses desde 2015 por la jerarquía sindical. En pocas palabras: es importante que los trabajadores cumplan con su deber saliendo a la luz y dejando claras sus reivindicaciones, pero también es importante que ninguna acción ponga en peligro al Gobierno. Una vez que la disputa ha llegado a un cierto punto, es necesario que todos acepten su lugar, se vayan a casa y estén agradecidos de que el PCP mantenga al gobierno bajo control, trabajando arduamente para cambiar la opinión del primer ministro, aquí y allá, en su nombre.

En otros lugares, una huelga militante de SEAL, el sindicato nacional de trabajadores portuarios, contra una campaña brutal de destrucción de sindicatos llevada a cabo por los patrones de la industria, así como contra las condiciones de trabajo precarias, ha estado en curso desde mayo. Esta huelga se caracteriza por la vergonzosa falta de solidaridad, tanto en palabras como en acciones, por parte de los dirigentes de otros sindicatos dirigidos por el PCP, especialmente si se tiene en cuenta que ambas razones de la huelga son temas generalizados en toda la clase obrera portuguesa.

La estrategia de la dirección del PCP -disminuir las disputas laborales que dirigen y desestimar de manera sectaria las que no dirigen- ha logrado dos cosas.

En primer lugar, ha demostrado más allá de toda duda la debilidad de su dirección, justo cuando parece que se le ha dado una verdadera oportunidad de ejercer presión directa sobre la clase dominante portuguesa. En el caso de la huelga de maestros, la débil dirección de FenProf llevó a algunos trabajadores a abandonar el sindicato por completo y unirse al recién formado sindicato independiente STOP, que se benefició en gran medida de las vacilaciones del ejecutivo de FenProf, dominado por el PCP.

Aunque la situación política en Portugal se encuentra claramente en un punto bajo, existe el deseo de un enfoque más combativo en el plano industrial. Esto es particularmente cierto en el caso de las capas que recientemente han sido arrojadas a las precarias condiciones de trabajo que han ayudado a mejorar las estadísticas de desempleo del gobierno, como lo demuestra una huelga masiva por el empleo y los derechos sindicales por parte de los trabajadores temporales y subcontratados el 15 de noviembre. SEAL, por su parte, aprobó una moción para la afiliación de los trabajadores portuarios ocasionales de Setúbal a su sindicato poco después de que estos trabajadores dieran ejemplo a sus camaradas ya sindicados.

Pero el ejecutivo de la principal federación sindical, la CGTP, dirigida por el PCP, no hace más que hablar de palabra de las luchas de estos trabajadores, a la vez que elogia al gobierno por reducir el desempleo. La CGTP no se involucró hasta el 15 de noviembre, bajo la enorme presión de las bases de algunos de sus sindicatos afiliados. Las otras luchas que ha llevado a cabo en los últimos tres años sugieren que su papel consistirá en limitar el alcance de las medidas adoptadas. Por lo tanto, los líderes del PCP están desaprovechando una y otra vez la posibilidad de ejercer una enorme presión sobre el gobierno, lo que podría empujarlo a llevar a cabo las reformas genuinas que las masas de trabajadores eventuales necesitan desesperadamente.

En segundo lugar, las hazañas -o la falta de ellas- del PCP han sembrado ilusiones masivas en el Partido Socialista, cuyo gobierno la dirección del PCP está dispuesta a defender a toda costa. Esto ha llevado a que los socialistas consigan votos provenientes del PCP en las encuestas de opinión.

PCP Image Communist Party USA
Foto: CPUSA

Como el Bloco ha mantenido su posición en las encuestas por el momento (aunque sin hacer ninguna ganancia), el porcentaje del PCP en realidad ha caído desde las elecciones de 2015. Las lecciones de aliarse con un partido socialdemócrata y aprobar pasivamente sus políticas antiobreras se encuentran entre los escombros de los partidos comunistas en toda Europa, sobre todo en la historia del propio PCP. Si ambos partidos de izquierdas continúan en esta línea, en lugar de ser culpados de derrocar al Gobierno, serán objeto de acusaciones mucho más graves cuando la recuperación de Portugal se agote.

Aunque ser abiertamente crítico de un gobierno popular y aparentemente estable desde dentro puede ser un acto polémico en este momento, no destruirá la base de apoyo o la credibilidad de un partido. Las repetidas traiciones a los intereses de clase sobre los que se construye ese apoyo, lo hará. Si el PCP y el Bloco son vistos como que están atados de pies y manos a este gobierno, con la más mínima diferencia entre ellos y el Partido Socialista, cuando la popularidad del gobierno comience a hundirse, junto con la situación económica en Portugal, caerán con él. La clase obrera portuguesa tardará mucho tiempo en volver a confiar en ellos.

El futuro inmediato de Portugal

En su estudio sobre la juventud portuguesa, Cáritas Europa sugirió de forma preocupante que la combinación de condiciones de trabajo precarias y condiciones de vida inasequibles supone una amenaza para “el futuro del país”. Que tales advertencias se hagan en un momento en que la economía portuguesa parece estar en alza, en el contexto más amplio de un equilibrio político económico extremadamente frágil en toda Europa, debería preocupar seriamente a la clase dominante portuguesa.

Antonio Costa tiene asegurada su reelección como primer ministro en las elecciones generales del próximo año, ya sea a través de una mayoría parlamentaria o de una coalición con el Bloco. Pero es más que probable que una crisis llegue por cualquier medio durante su segundo mandato. El turismo al menos se habrá paralizado, si no estancado, devolviendo a muchos de los ahora empleados precarizados a las cifras de desempleo y amenazando con hacer estallar la burbuja inmobiliaria especulativa que se está inflando en la actualidad. La crisis de la vivienda que se avecina puede estallar en los próximos años.

15 Nov Image STCC
Movilizaciones de los trabajadores de telemarketing / Foto: STCC

Y, quizás lo más importante, la Unión Europea podría estar sumida en la crisis más profunda de su historia en ese momento, arrastrando a la economía portuguesa con ella. Aunque no sea así, la continuación de una recuperación a escala europea significaría una reducción de las políticas del BCE de la Expansión Cuantitativa (QE), dejando a Portugal atrapado en la misma espiral de deudas impagables que lo llevó al borde del desastre a principios de esta década.

Para la izquierda, estas cosas deberían ser una señal para prepararse para las monumentales luchas que llegarán antes de lo que indica la relativa estabilidad de la situación actual. Esto no significa subordinar los objetivos políticos al éxito de un gobierno cuyas políticas (por muy radicales que sean de palabra) están en consonancia con el BCE y el FMI. Esto significa tomar las lecciones de los acontecimientos anteriores, tanto históricamente en Portugal como más recientemente en el resto de Europa, y aplicarlas hoy. Sobre todo, el PCP y el Bloco tienen que pasar de las maniobras parlamentarias a la lucha y la movilización en las calles.

Comentarios
Loading...