Pakistán: Por la liberación del camarada Amín, secuestrado por los Rangers en Karachi

249

El camarada Muhammad Amín, miembro activo de la Alianza de la Juventud Progresista (PYA) en Karachi, fue secuestrado de su domicilio en la Colonia Shah Faisal de Karachi por los Rangers (una fuerza paramilitar de Pakistán) el 14 de julio. Hasta el día de hoy nadie sabe su paradero, ni siquiera la policía y el Tribunal Supremo de Pakistán.

¿Qué ocurrió?

El 14 de julio a las 2 de la madrugada, su casa fue atacada por docenas de Rangers que entraron por la fuerza sin ninguna orden judicial o permiso legal. Amenazaron a su hermana Sairo Bano (también miembro del PYA) y a su madre con graves consecuencias, antes de secuestrarlo.

La familia preguntó sobre los cargos en su contra y cualquier otra razón para este ataque, pero no se les dio ninguna respuesta. Más bien, se registró toda la casa y se maltrató a la familia. Más tarde, la familia de Amin se acercó a la policía, pero la comisaría local se negó a registrar su queja, ni les informaron sobre el paradero de Amin. Debido a esta situación, su madre está en una condición crítica.

La familia también ha presentado una solicitud de hábeas corpus en el Tribunal Supremo después de cumplir con todos los requisitos, pero el tribunal también ha retrasado el asunto, generalmente considerado urgente en términos legales, y la fecha de la audiencia se ha establecido ahora para el 7 de agosto.

Ha habido muchas protestas en varias ciudades de todo el país a pesar de la intimidación de las autoridades para que se abstuvieran de estas protestas. También se realizó una gran protesta en Karachi el 21 de julio en la que participaron una gran cantidad de activistas políticos y trabajadores de derechos humanos y exigieron la liberación de Amin y otras personas que fueron secuestradas por los Rangers y otras fuerzas de seguridad en todo el país.

Ser torturado o morir

Las vidas de Amin y de muchos otros que han sido secuestrados en diferentes partes del país están en juego. En muchos casos antes de esto, las víctimas de los Rangers han sido severamente torturadas durante el confinamiento, mientras que muchas han perdido la vida. Muchos también se ven obligados a unirse a partidos políticos especiales apoyados por la clase dominante. Si se niegan, son amenazados con implicación en delitos penales graves, después de lo cual se pudren en la cárcel por el resto de sus vidas.

A medida que más personas caen en la pobreza extrema y las privaciones, la represión estatal está alcanzando nuevos niveles. Todo esto se hace para frenar todo tipo de procesos políticos, contra el saqueo y el robo por parte de la élite y para defender sus estilos de vida extremadamente lujosos. Estos secuestros se han convertido en una rutina común en Pakistán y, de hecho, se ha convertido en un negocio próspero para el personal de las fuerzas de seguridad. Por lo general, se denominan «personas desaparecidas» en Pakistán y su número ha llegado a miles en los últimos años.

Muchas víctimas son torturadas severamente y luego son obligadas a admitir delitos graves sin ser presentadas en ningún tribunal. Las familias de las víctimas son hostigadas continuamente y las mujeres son agredidas sexualmente en varios casos. También se exigen enormes sumas por sobornos a las familias para liberar a las víctimas y, en algunos casos, se les dice a las familias que si dan un soborno, la persona secuestrada de su familia no será torturada. Sin embargo, no se permite el contacto de la víctima con la familia ni por teléfono, ni se revela el paradero de la víctima. Según muchos informes, los cadáveres de las víctimas que murieron durante la tortura en el pasado solo fueron entregados a sus familias después de recibir grandes sumas de dinero como sobornos. Muchos miembros mayores de la familia también han muerto debido a ataques cardíacos después de enfrentarse a tal barbarie.

Jugar con vidas humanas es un negocio sucio

Los tribunales, los departamentos de cumplimiento de la ley y los partidos políticos están indefensos o son parte de este sucio negocio de jugar con la vida de las personas en todo el país, y Amin es uno de ellos. Quien alza la voz contra esta injusticia perpetrada por las fuerzas de seguridad es calificado de traidor y amenazado de sedición, o lo peor de todo, es secuestrado.

Las leyes en Pakistán ya son enormemente represivas como resultado del imperialismo británico, establecido para subyugar a las masas coloniales. Hoy en día, la represión estatal ha ido más allá de esos límites e hizo una farsa del sistema legal, que se ha convertido en una hoja de parra para cubrir sus crímenes.

La barbarie desnuda se ha convertido en el orden del día en todo el país. El Estado, los tribunales y otras instituciones se han vuelto tan podridas, corruptas y degeneradas que se han vuelto totalmente inútiles. El Estado utiliza el apoyo de las potencias imperialistas como los Estados Unidos y otros países occidentales para perpetuar esta barbarie. El apoyo financiero del FMI y del Banco Mundial también está contribuyendo a esta represión bárbara.

La crisis de todos los partidos políticos aquí también es muy profunda y la clase dominante hoy no tiene ningún partido político que tenga una apariencia de confianza en ningún sector de las masas, como tenían en el pasado. Además, los intentos de imponer nuevos partidos políticos desde arriba no son recibidos con entusiasmo como antes, especialmente después del fracaso dramático del PTI, que ahora se supone que gobierna el país. En todas estas circunstancias, la difícil situación de los activistas políticos contra toda esta injusticia empeora con la represión estatal que alcanza niveles sin precedentes.

Necesitamos solidaridad

Hacemos un llamamiento a los trabajadores del mundo y a nuestros compañeros de diferentes países para que realicen protestas contra estos crímenes bárbaros del Estado pakistaní. Tú también puedes:

– Escribe cartas y correos electrónicos a las embajadas de Pakistán en diferentes países a título personal o en nombre de tu organización

– Organiza protestas frente a ellas y publica los videos en las redes sociales con los hashtags específicos

– Publica comentarios y opiniones en las redes sociales al respecto mientras etiqueta al Primer Ministro de Pakistán, DG Rangers Sindh y al Ministro del Interior de Pakistán

– Organiza debates sobre esta barbarie en tu área local o centro de trabajo sobre los crímenes del Estado paquistaní.

Exigimos la liberación inmediata del camarada Muhammad Amin o, si hay algún cargo contra él, que comparezca ante el tribunal. También exigimos la liberación de todas las personas secuestradas por las fuerzas de seguridad de Pakistán o, en su defecto, que las presenten ante los tribunales de inmediato si hay cargos en su contra. Este es un derecho democrático básico de todo ser humano y debemos luchar por este derecho.

#ReleaseAmin

#StopStateAbductionsInPakistan


*Lal Salam es la sección pakistaní de la Corriente Marxista Internacional

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...