Francia: observaciones sobre los resultados de las elecciones europeas

0 136
Por: Révolution (CMI – Francia)

En Francia, solo uno de cada dos votantes acudió a las urnas en las elecciones europeas. Esto es un 8 por ciento más que en 2014 (42 por ciento), pero aún así marca un rechazo masivo a la UE y al sistema político en general.

En la derecha, ha barrido la Agrupación Nacional (RN) de Le Pen. Recogió 5,3 millones de votos, contra 3 millones en las elecciones legislativas de 2017. Así, el RN ha ganado 2,3 millones de votos más que en esas elecciones. El partido de Macron (LREM) ha perdido 1,3 millones de votos (de 6,4 a 5,1 millones). La alianza de los Republicanos y la UDI, la derecha tradicional, perdió 3 millones de votos (de 5 a 2 millones): es una nueva debacle para aquélla, después de las elecciones presidenciales de 2017.

Por supuesto, el RN fue ayudado por las maniobras de Macron y por la complacencia de los principales medios de comunicación. Pero estos son solo factores secundarios; en el mejor de los casos, pueden acentuar el proceso más fundamental: el RN es el partido que ha tenido más éxito en capturar el rechazo al sistema, que es el estado de ánimo de la mayoría de la población. Esta no es la primera vez que sucede. Y como en casos anteriores, demuestra ante todo que los partidos y formaciones de izquierda no han podido beneficiarse de esta ira.

Con el 13,5 por ciento de los votos, los Verdes lo están haciendo mucho mejor que todas las demás fuerzas de izquierda (si ponemos a los Verdes en la izquierda, lo que no es obvio). Pero conocemos la canción: los Verdes a menudo se desempeñan bien en las elecciones europeas, antes de colapsar en las siguientes elecciones. No será diferente esta vez. El obsesivo cretinismo electoral de los Verdes los empuja a situarse en el centro del espectro político, con la esperanza de obtener votos tanto de la derecha como de la izquierda (de hecho, un número significativo de ex votantes de la Francia Insumisa y de LREM probablemente han votado por los Verdes esta vez). Pero en un contexto de crisis capitalista y creciente polarización política, el «centrismo» ecológico, como el centrismo en general, refleja un estancamiento general.

Más o menos oculto detrás de Glucksmann, el Partido Socialista (PS) ha evitado un fiasco, pero continúa su declive: obtuvo 1,4 millones de votos (6,2 por ciento), contra aproximadamente 2 millones de votos en las elecciones legislativas de 2017 (incluidos sus aliados). ) y 2,6 millones en las elecciones europeas de 2014. Así, estas elecciones confirman la profunda crisis de los dos partidos que dominaron la vida política francesa durante décadas antes de 2017: entre ellos, el PS y los Republicanos (LR) solo obtuvieron el 14,7 por ciento de los votos, ayer. Esto no tiene precedentes.

Con el 3,3 por ciento de los votos, Hamon (exsocialista de «izquierda») y su movimiento (Génération.s) han terminado muy por detrás del PS, que abandonaron en 2017. En cuanto al PCF (con un 2,5 por ciento), todavía se enfrenta a la marginación, a pesar de la dedicación de sus activistas durante la campaña.

La Francia Insumisa

La France Insoumise (FI) se ha enfrentado al retroceso más grave, en vista de sus actuaciones pasadas y su potencial. Con 1,4 millones de votos (6,3 por ciento), la FI está muy lejos de los 7 millones de votos de Mélenchon en abril de 2017. Ha perdido casi un millón de votos en comparación con las elecciones de 2017.

Este mal desempeño de a FI no dejará de provocar el debate en sus filas.Estos debates son necesarios. No será suficiente invocar esta o aquella circunstancia objetiva. Debemos entender las causas internas de este mal resultado. Aquí simplemente haremos dos observaciones, las cuales desarrollaremos más adelante.

Mientras pedíamos votar a la FI, Révolution había señalado que «su programa no va lo suficientemente lejos para desafiar al capitalismo». En general, está claro que el éxito de la FI en 2017 se basó en el radicalismo relativo de su retórica, incluida su oposición a las políticas de austeridad. Este radicalismo social se ha perdido, al menos parcialmente, en los confusos meandros del programa de la FI para Europa («Plan A», «Plan B», etc.). Para dar una expresión adecuada a la ira y frustración de millones de personas que sufren la crisis del capitalismo, la FI debe poner la lucha contra la austeridad y la oligarquía capitalista en el centro de todas sus intervenciones públicas.

En segundo lugar, la FI tiene mucho que ganar si creara estructuras adecuadas para sí misma, es decir, para convertirse en un partido. Sabemos que los líderes de la FI, comenzando por Mélenchon, se han opuesto a esto muchas veces. Pero esto es un error en muchos aspectos, como hemos explicado en otra parte. Por ejemplo, una campaña electoral requiere la movilización coordinada de muchas fuerzas diferentes, que a un movimiento, por definición, le resultará mucho más difícil de lograr que a un partido bien organizado con una dirección local y nacional elegida, responsable y revocable por sus bases. Las estructuras amorfas de la FI no son una ventaja, sino una desventaja. Incluso tienden a desmotivar y desmovilizar a los activistas, quienes naturalmente aspiran al control democrático de su organización.

En las próximas semanas, los líderes de los Verdes, la Generation.s, el PCF y el PS aumentarán los llamamientos a la «unidad» y «reconstrucción de la izquierda». Este es el refrán habitual en estas circunstancias. Pero, ¿sobre qué base política debemos «reconstruir» y «unificar» a la izquierda? Ninguno de los líderes en cuestión entrará en el detalle. ¡La cuestión es sin embargo decisiva! La ruptura de la izquierda, su fragmentación y, sobre todo, su debilitamiento son, ante todo, la consecuencia del colapso del reformismo socialdemócrata, que terminó pasando de las reformas a las contrarreformas (como en el caso del gobierno de Hollande). «Reconstruir» y «unificar» a la izquierda sobre estas mismas bases sería absurdo. En el contexto de una crisis mayor y duradera del capitalismo, la izquierda solo puede fortalecerse sobre la base de un programa radical, anti-austeridad y anti-capitalista.

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...