Estados Unidos: TikTok y Trump – ¿Seguridad nacional para qué clase?

130

El reciente crecimiento económico de China constituye un gran desafío al dominio del capitalismo estadounidense. Como resultado, la hostilidad hacia China es ahora una prioridad de ambos partidos de la clase dominante estadounidense. Además de las crecientes tensiones militares y de la contienda imperialista sobre países de África y otros lugares, esto se ha expresado recientemente en la relación entre los sectores tecnológicos de Estados Unidos y China, con el apoyo de sus respectivos gobiernos.

Específicamente, las tensiones han aumentado en torno a TikTok, un servicio de redes sociales desarrollado en China donde los usuarios cargan y comparten videos en bucle (circuito cerrado). TikTok es propiedad de una empresa matriz, Bytedance, con sede en Beijing, y está dirigida por un gerente estadounidense, el exjefe de Streaming de Disney. El servicio se volvió influyente en el mercado estadounidense después de fusionarse con Musical.ly, otra firma china con una gran presencia en Estados Unidos. La absorción de perfiles y datos de usuarios de Musical.ly en 2018 fue fundamental para establecer su base de usuarios en los EE. UU., que ahora es considerable: se estima que 30 millones de los 800 millones de usuarios activos en todo el mundo.

Este es un patrón clásico de expansión del monopolio, en el que empresas cada vez más enormes absorben a sus competidores para asegurar un acceso privilegiado tanto a la oferta como a la demanda económicas. Y este es el mismo patrón que Trump ahora está tratando de facilitar en interés del sector tecnológico estadounidense.

El 3 de agosto, Trump emitió una declaración en una reunión de la Casa Blanca con trabajadores tecnológicos estadounidenses, en la que declaró que TikTok «dejaría de funcionar en Estados Unidos» el 15 de septiembre a menos que fuera comprado por una empresa estadounidense. A partir de ahora, la empresa estadounidense con más probabilidades de ocupar este puesto parece ser Microsoft. Luego, el 7 de agosto, Trump emitió una orden ejecutiva que prohíbe las transacciones estadounidenses con Bytedance, alegando que estas transacciones amenazan con «permitir que el Partido Comunista Chino acceda a la información personal y patentada de los estadounidenses, lo que potencialmente permite que China rastree la ubicación de los empleados y contratistas federales, y crear expedientes de información personal para el chantaje y realizar espionaje corporativo».

Desde que se emitió la orden ejecutiva, el Wall Street Journal informó que la idea de atacar a TikTok se basó en una cena privada que tuvo Trump con el director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, quien argumentó que las empresas chinas representaban una gran amenaza para las empresas estadounidenses. Esta cena fue parte de un esfuerzo más amplio de Zuckerberg para generar alarmas sobre las supuestas amenazas del sector tecnológico chino, que coincidió estrechamente con las audiencias antimonopolio del Congreso que investigan el comportamiento monopolístico de empresas estadounidenses, incluida Facebook.

TikTok ha presentado ahora una demanda impugnando la orden ejecutiva de Trump, argumentando que «no tiene sus raíces en preocupaciones de seguridad nacional auténticas». Esta afirmación llega a la raíz del problema: cómo la clase dominante entiende la «seguridad nacional» y cómo esto no ofrece seguridad a los trabajadores, ni en Estados Unidos ni en China.

Ambos partidos de los capitalistas estadounidenses, Demócratas y Republicanos, están alineados en este tema. El senador Demócrata Chuck Schumer ha declarado públicamente su apoyo a la adquisición de TikTok por una empresa estadounidense. Para ambos partidos de la clase dominante estadounidense, la «seguridad» está ampliamente ligada a la protección y expansión del capitalismo monopolista estadounidense.

El modelo de ingresos de los gigantes de la tecnología, que han acumulado concentraciones históricas de riqueza durante la crisis en curso desencadenada por el COVID-19, se centra principalmente en recopilar datos de los usuarios y luego usarlos o venderlos a otras empresas con fines de lucro, a menudo con fines de marketing, el término «adtech» se utiliza para describir este modelo. El resultado es un mercado basado en conseguir ganancias por la información del usuario, combinado con productos técnicos y sociales que están destinados a recopilar tanta información como sea posible, todo financiado y respaldado por el sistema financiero y, cada vez más, protegido por el Estado. Además, los documentos policiales filtrados recientemente muestran que TikTok comparte regularmente información de los usuarios con las fuerzas del orden de EE. UU. y que la policía estadounidense usó TikTok para monitorear las actividades de las personas durante las protestas de Black Lives Matter de este verano. Para los trabajadores estadounidenses, las amenazas más inminentes a su seguridad no provienen de los capitalistas chinos que acceden a sus datos, sino de los capitalistas estadounidenses.

En última instancia, la base de usuarios de TikTok en los EE. UU. es un activo comercial, alejado tanto de los trabajadores como de los consumidores, que el Estado de EE. UU. pretende capturar en nombre de los capitalistas de EE. UU. para aumentar sus ganancias en ese mercado. El valor principal de la base de usuarios de TikTok se utilizará principalmente para enriquecer aún más los intereses de EE. UU. que pueden apoderarse de él, en otras palabras, para preservar y ampliar la seguridad económica de esta clase. Pero en lugar de interesarse por las maquinaciones de la clase dominante de un país contra las de otro, los intereses reales de los trabajadores se ven amenazados por la penetración del capitalismo en sus vidas, ahora enormemente acelerado por la tecnología.

Los capitalistas estadounidenses están siguiendo este enfoque actualizado debido a las condiciones cambiantes a las que se enfrentan. A lo largo del siglo XX, la clase dominante de Estados Unidos tuvo un nivel de dominio sin precedentes en la economía mundial, lo que influyó en su preferencia por los mercados abiertos. Cuando todos los flujos de capital global inevitablemente enriquecieron las arcas de Estados Unidos, este razonamiento económico era sencillo. Hoy, sin embargo, el peso económico del capitalismo chino cambia este cálculo.

Si bien Estados Unidos sigue siendo ciertamente la fuerza más poderosa del planeta, ya no tiene la garantía de ser la fuerza más poderosa en ninguna situación o localidad en particular. Esto ha contribuido a la relativa disminución de la popularidad del «libre comercio» capitalista, a favor de un resurgimiento de ideas proteccionistas.

El llamado «nacionalismo económico» combina proteccionismo con monopolio. En lugar de proteger las industrias estadounidenses nacientes, el objetivo es proteger a los conglomerados gigantes con amplias conexiones con el Estado. La dinámica que Lenin identificó hace más de 100 años —de una integración cada vez mayor del Estado capitalista en concierto con la expansión de los monopolios y la división de la economía mundial entre los monopolios de las principales naciones poderosas— es hoy más aguda que nunca. En última instancia, ni el proteccionismo ni el «libre comercio» resolverán la crisis a la que se enfrenta el capitalismo mundial, y la clase trabajadora será exprimida de cualquier manera.

Pero como también explicó Lenin, los trabajadores estadounidenses y chinos no tienen intereses en común con sus respectivas clases capitalistas; tienen un mundo que ganar si trabajan juntos para enterrar el capitalismo y el imperialismo de una vez por todas.


* Militante de Socialist Revolution, sección estadounidense de la Corriente Marxista Internacional

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...