Ellos y nosotros: los ricos y los pobres durante la pandemia

568

Mientras la pandemia de COVID-19 continúa, nos dicen: «el virus no discrimina – ricos y pobres por igual, estamos todos juntos en esto». Sin embargo, la realidad es que la élite privilegiada, que goza de una relativa seguridad, espera que los trabajadores se arriesguen a infectarse para que ella siga obteniendo beneficios. Este virus está exponiendo la naturaleza podrida y despiadada del sistema capitalista, donde la prioridad son los beneficios y no las vidas humanas.

El primer ministro británico Boris Johnson ha contraído la enfermedad del coronavirus. También lo han hecho el heredero de Gran Bretaña, el Príncipe Carlos, y la estrella de cine británica Idris Elba. La lista de ricos y famosos que han contraído el virus es cada vez más larga. Pero por favor, ¡no se preocupe! Se están aislando, se están cuidando, y además, ¡apenas tienen síntomas!

Mientras tanto, al otro lado de la línea de clase en Gran Bretaña, tenemos a Kayla Williams. Era una madre de tres hijos de 36 años y esposa de un recolector de basura. Murió el sábado pasado. Tenía todos los síntomas del virus, pero según los paramédicos que la vieron el día anterior, «no era una prioridad». No le hicieron pruebas, no fue tratada. The Guardian mencionó las palabras desesperadas de su marido:

«No he oído nada desde entonces, me han dejado aquí y han dicho que debo aislarme. No me han dicho nada más. Soy diabético. Tomo insulina. Todo lo que sé es que debo aislarme. Nadie ha mencionado que su cuerpo esté siendo examinado o algo así».

La Sra. Williams podría haber sobrevivido si se hubiera hecho las pruebas y tratado. Pero los culpables no son los paramédicos ni el personal del Servicio Nacional de Salud (NHS por sus siglas en inglés). El gobierno tiene la culpa. No llevó a cabo ninguna preparación seria para la pandemia, para lograr la llamada «inmunidad de la manada». Mientras causaba estragos en China e Italia, el gobierno británico se quedó de brazos cruzados y esperó a que el virus «se abriera paso entre la población». No compró kits de pruebas ni equipos médicos o de protección. No construyó nuevos hospitales ni amplió su capacidad. Y no contrató nuevo personal ni preparó ningún tipo de entrenamiento para el personal existente. Le dijo a la clase trabajadora que se preparara, por supuesto… que se preparara para «perder a sus seres queridos».

Incluso antes de la pandemia, el Servicio Nacional de Salud apenas podía dar abasto a las necesidades de la sociedad. Los recortes y la privatización han destruido el sistema de salud. La gente común está siendo dejada a su suerte.

En los EE.UU., millones de personas ni siquiera tienen acceso a la atención médica básica. Un chico de 17 años en Lancaster, California, fue rechazado en un hospital local. Tenía todos los síntomas del COVID-19, pero no estaba asegurado. Más tarde murió a causa de la enfermedad. Si hubiera recibido los cuidados adecuados, podría haber sobrevivido. El Departamento de Salud Pública de Los Ángeles clasificó su muerte como relacionada con la enfermedad del coronavirus. Pero se retractó más tarde, claramente bajo la presión de las autoridades superiores. Un proyecto de ley firmado por el presidente de EE.UU. Donald Trump la semana pasada concede pruebas gratuitas para todos, aunque las pruebas ¡son casi imposibles de conseguir! Pero el tratamiento real es un asunto completamente diferente. El tratamiento para los no asegurados podría costar hasta 35.000 dólares. Incluso las personas con seguro de salud podrían terminar pagando 1.300 dólares o más.

El COVID-19 no discrimina entre clases, nos dicen. «Estamos todos juntos en esto», decía un titular del Telegraph. Pero en realidad, hay un conjunto de reglas para los pobres – y otra completamente diferente para los ricos. En la mayoría de los países, a la gente común se le dice que no hay suficientes pruebas para todos. Las personas con síntomas no se someten a pruebas a menos que estén en una condición crítica. Como se mencionó, incluso después de su muerte, Kayla Williams no fue examinada del COVID-19. Tampoco su marido diabético ni sus tres hijos. Ninguno de ellos es una «prioridad». Su muerte probablemente no ha sido clasificada como relacionada con la enfermedad del coronavirus ¿Cuántos casos más de estos ha habido?

Mientras tanto, hombres de negocios, celebridades, políticos y la realeza son examinados a la menor sospecha y luego se les da el mejor cuidado posible. En los EE.UU., hay una grave escasez de kits de prueba y decenas de miles han sido rechazados. Pero después de que un jugador (millonario) del equipo de baloncesto de los Utah Jazz fuera diagnosticado con el virus, docenas de jugadores y personal de los Utah Jazz y Oklahoma City Thunder, que habían jugado recientemente unos contra otros, fueron sometidos a pruebas. Según The Atlantic, esto representaba el 20% de todo el stock de kits de prueba del Estado de Oklahoma.

Los ricos que no se saltan la cola en el sistema de salud pública pueden ir a clínicas privadas. En Londres, la Clínica Privada de Harley Street ha vendido miles de pruebas a clientes ricos al precio de 375 libras cada una. El Dr. Mark Ali, director de la clínica, le dijo a The Sun: «Tenemos individuos privados – algunos nombres reconocidos allí – y estamos evaluando a señores y señoras, e incluso doctores y dentistas que están preocupados por contraer la enfermedad.»

En EE.UU., un pediatra de Santa Mónica ha estado vendiendo pruebas por 250 dólares cada una. Las costosas clínicas médicas privadas y los servicios médicos personalizados están en auge. Lansherhof, una institución médica privada del Reino Unido, informó de un aumento significativo en las consultas por su Inyección Plus de Respaldo Inmunitario, que cuesta 300 libras. Según el New York Times, algunas personas ricas están tratando de comprar respiradores y establecer UCI personales en caso de que los hospitales no puedan atenderlas. Celebridades de todo el mundo publican fotos en los medios sociales usando máscaras y trajes. La millonaria modelo Naomi Campbell hizo alarde de un traje protector completo y una máscara de hospital N95 en Instagram.

Mientras tanto, los trabajadores de la sanidad pública apenas están protegidos. Las enfermeras y los médicos no han sido examinados durante semanas. Un médico desesperado escribió en The Guardian:

«No puedo entender por qué han dejado de hacer pruebas ni tampoco la subcontratación del seguimiento. Al personal del hospital se nos dice que no podemos hacernos pruebas si nuestros síntomas son leves. Esto es increíble. Si no se nos permite hacernos las pruebas, ¿cómo sabremos a cuánta gente –pacientes– estamos infectando? Brillante. Qué plan tan brillante».

Hay una escasez urgente de equipos de protección. Los hospitales del Reino Unido carecen del equipo de seguridad más básico. La recomendación de usar el equipo de protección adecuado fue rebajada y se les dijo a los trabajadores del Servicio Nacional de Salud que traten la enfermedad del coronavirus «sólo como si fuera gripe estacional».

Auto-aislamiento

Quédese en casa y «prepárese para perder a sus seres queridos» nos dicen, pero con distanciamiento social. Según la BBC, las solicitudes de vuelos internacionales en jets privados se han multiplicado por nueve. En los aeropuertos, los ricos están pagando por terminales privadas con suites privadas, facturación, aduanas y seguridad. En Gran Bretaña, los súper ricos están inundando a los agentes inmobiliarios de alto nivel con solicitudes de mansiones con búnkeres, casas solariegas en el área de Cotswolds y en islas caribeñas deshabitadas.

El millonario estadounidense Charles Stevenson se ha alojado en la pequeña ciudad de Southampton, Nueva York. Hablando con Bloomberg dijo: «No me siento preocupado en este momento – no está cerca de mí ahora mismo. Si la gente del pueblo tiene el COVID-19, me iría de aquí». Dijo que volaría a Idaho y se encerraría en una cabaña donde su familia podría reunirse con él si quisiera. Lo lejos que está de la realidad a la que se enfrentan millones de trabajadores en la ciudad.

Miles de neoyorquinos súper ricos están huyendo a villas de East Hampton, donde pueden conseguir comida y compras entregadas por helicóptero. Pero la clase trabajadora no tiene a dónde ir. Nueva York se convertirá en un semillero de la pandemia. Será un infierno para los trabajadores de a pie, que han visto decaer sus condiciones y la infraestructura local durante décadas. Pero está bien: lávate las manos, mantén la distancia y estarás bien.

Desde una distancia segura, detrás de altos muros, en islas privadas o en grandes propiedades, protegidas por todo tipo de servicios y equipos, los ricos no tienen reparos en pedir a los trabajadores que produjeron su riqueza que arriesguen sus vidas para asegurar sus ganancias. En Italia, la federación patronal está decidida a mantener abierta miles de fábricas, incluso de armas – ¡e incluso de cosméticos! – aunque no jueguen ningún papel esencial en el mantenimiento de la sociedad. Hay una clara correlación entre las zonas con fábricas abiertas y las zonas con altos niveles de infección. Pero a los empresarios no les importa.

Donald Trump parece decidido a reiniciar la producción en los EE.UU. para Pascua, mucho antes de que haya alguna posibilidad de controlar la pandemia. Una gran parte de la clase capitalista de EE.UU. lo apoya. El multimillonario Tom Golisano, hablando con Bloomberg, dijo:

«Los daños de mantener la economía cerrada como está podrían ser peores que perder unas pocas personas más [!] Tengo una gran preocupación de que si las empresas siguen por el camino que lo están haciendo, entonces muchos de ellos tendrán que retirarse» [mi énfasis].

¡Dios no permita que los negocios tengan que replegarse para salvar vidas! Otro capitalista, Dick Kovacevich, dijo en el mismo artículo: «Poco a poco traeremos a esa gente de vuelta y veremos qué pasa. Algunos de ellos se enfermarán, algunos incluso pueden morir, no lo sé. ¿Quieres sufrir más económicamente o arriesgarte a tener síntomas parecidos a los de la gripe y una experiencia parecida a la gripe? ¿Quieres correr un riesgo económico o un riesgo para la salud? Tienes que elegir».

Estas palabras revelan el frío razonamiento del capital. ¿Quieres perder tu trabajo? ¿O quieres morir? Depende de ti.

Mike Ashley, dueño de Sports Direct en Gran Bretaña, exigió que se permitiera a sus trabajadores ir a trabajar. Él es muy consciente del riesgo que el virus representa para sus empleados y la sociedad. Aún así, quería que el gobierno clasificara sus productos como «esenciales», para poder mantener sus tiendas abiertas.

El multimillonario Richard Branson vive en una isla privada, a una distancia segura del día a día de la clase trabajadora. Ha construido un imperio multimillonario, basado en parte en acuerdos de subcontratación pública. Su Virgin Care ha sido una de las mayores empresas buitre que participan en los programas de privatización, que han dejado al Servicio Nacional de Salud en un estado calamitoso. Con su riqueza, podría sostener el sustento de sus empleados durante meses, si no años. Sin embargo, cuando la crisis golpeó, tuvo el descaro de «pedir» a todos sus empleados que se tomaran ocho semanas de vacaciones no remuneradas. Al mismo tiempo, le pedía al gobierno que rescatara a su compañía aérea. Tanto Branson como Ashley se han retractado desde entonces –pero sólo después de una reacción de indignación de la clase obrera. Cualquier cosa para mantener las ganancias. Excepto si los trabajadores amenazan con marcharse porque… eso perjudica las ganancias.

En un centro de esquí austriaco en Ischgl, Tirol, las autoridades tuvieron conocimiento de un gran brote de la enfermedad del coronavirus durante al menos nueve días. Esto fue a principios de marzo, cuando Europa no se había visto muy afectada. Pero no cerraron sus pistas, bares u hoteles por miedo a dañar las ganancias. Esto significó que el centro turístico se convirtió en un importante centro de propagación del virus en todo el continente.

Esto reflejaba las reacciones de los gobiernos en todas partes. Al principio, las autoridades chinas negaron la existencia del brote en Wuhan. Persiguieron a los denunciantes y a los periodistas que escribieron sobre él para proteger la frágil economía china, hasta que fue demasiado tarde. En Irán, la ciudad de Qom permaneció abierta y se negó la presencia del virus durante semanas para mantener las relaciones con China y asegurar una alta participación en las elecciones en el país. En todas partes, la clase dominante hace todo lo posible para mantener la economía en marcha hasta que la amenaza de un malestar social masivo la obliga a actuar. Pero como podemos ver en Italia, incluso entonces, los intentos de proteger los beneficios hace que los esfuerzos para luchar contra el virus sean mucho menos eficientes.

Mientras tanto, millones de personas están empezando a hacer lo que los gobiernos no hacen. En Gran Bretaña, varios millones se han unido a las iniciativas comunitarias para ayudar a los enfermos, los ancianos y otros grupos vulnerables. En Irán y China, muchas personas establecieron sus propios puestos de control para imponer bloqueos que el gobierno se negó a hacer. Millones de personas en todo el mundo se están inscribiendo para trabajar como voluntarios en hospitales y otros lugares. Hasta aquí llegó la egoísta «naturaleza humana». Mientras tanto, los hombres y mujeres de arriba están ocupados maniobrando y maquinando en los pasillos del poder.

Sólo otra gripe

Se ha hablado mucho de la tasa de mortalidad del coronavirus. El multimillonario cofundador de Home Depot, una cadena de tiendas de ropa, Ken Langone, dijo a Bloomberg que: «Lo que me han dicho personas que son más inteligentes que yo sobre la enfermedad es que, a estas alturas, es una mala gripe». Pero entonces, ¿cómo se puede explicar las tasas de mortalidad de dos dígitos en lugares como en Italia? Bueno, de nuevo se trata de la clase a la que perteneces.

El hecho es que, con el cuidado adecuado, la tasa de mortalidad de la enfermedad del coronavirus es inferior al 1%. Pero sin cuidados, la tasa de mortalidad es muy superior al 5%. Así que una vez que el sistema de salud esté abrumado, como en Italia e Irán, la tasa de mortalidad será del 5% y superior. A menos, por supuesto, que se tenga acceso a una atención médica privada de primera clase. Las personas de bajos ingresos también tienen una tasa 10% más alta de patologías previas, lo que hace que el COVID-19 sea 10 veces más mortal. Estas cifras, según el New York Times, hacen que el COVID-19 sea «casi el doble de mortal para los que están en los niveles más bajos de la sociedad». Estas capas también tienden a desarrollar afecciones crónicas de salud a una edad más temprana, lo que significa que los grupos de edad más bajos corren un mayor riesgo cuando proceden de entornos pobres.

Añade a eso el hecho de que las personas de bajos ingresos a menudo viven más cerca unos de otros y tienen que trabajar y socializar más que las personas ricas. Se ven obligados a correr más riesgos y, por lo tanto, es más probable que contraigan el virus a largo plazo. Así que, posiblemente, para el Sr. Langone y sus amigos esto podría ser más como una «gripe mala». Pero para los trabajadores, que trabajan día y noche en sus tiendas, la historia es muy diferente.

Las naciones oprimidas

En los países más pobres, la situación es aún más grave. Durante décadas, el imperialismo occidental ha drenado las naciones oprimidas en busca de riqueza. El pesado yugo del imperialismo ha dejado a los países de África, Asia y América Latina en un estado de atraso. La asistencia sanitaria y la infraestructura básica son en su mayoría inexistentes. Donde hay un sector público, éste se ve obstaculizado por la clase dominante local, que en el mejor de los casos cumple la función de subastar el país a la potencia más fuerte y de llenarse los bolsillos.

Para los pobres del mundo, no puede haber tal cosa como el auto-aislamiento. Según la ONU, alrededor de 1.800 millones de personas en todo el mundo viven en viviendas inadecuadas o sin hogar. Alrededor del 40% de la población mundial no tiene agua corriente ni jabón en casa. No se puede hablar de lavarse las manos regularmente para detener la propagación de la enfermedad. Muchas personas viven juntas con muchas otras, y comparten instalaciones. La India, según la Red de Derechos de Vivienda y Tierra, tiene al menos 4 millones de personas sin hogar sólo en las zonas urbanas. Más de 70 millones de indios viven en barrios precarios y asentamientos informales. Las cifras reales son mucho más elevadas. Existen situaciones similares en todo el mundo

El Primer Ministro de la India, Modi, instó a todos a aplaudir y animar a los profesionales de la salud del país que luchan contra la pandemia. Pero lejos de aplaudir, el sistema sanitario necesita dinero, personal y recursos, algo de lo que se ha visto privado en las últimas décadas ¡La India sólo tiene un médico por cada 1.700 personas! Pero soporta el 21% de la tasa de enfermedades del mundo. El gasto público en salud es sólo el 1,28% del PIB. Mientras tanto, el gasto de defensa representa más del 11% del PIB. Para los ricos, eso no es un problema. Tienen asistencia sanitaria privada, y pueden esconderse en sus jardines amurallados, mansiones, palacios y retiros en el campo. Sin estas instalaciones básicas, se dan las condiciones para que el virus se propague a millones de pobres en estos países. Estarán completamente indefensos.

Se supone que en este video se muestra cómo toda la India, desde el hombre común «de la calle» hasta los industriales multimillonarios como Mukesh Ambani (visto con su familia), están juntos frente a la enfermedad del coronavirus. Pero el Sr. Ambani observa desde su torre, mientras que los pobres permanecen desprotegidos en las calles. Lo que el video realmente revela es la brutal disparidad entre ricos y pobres. Una disparidad que es causada por la implacable explotación de las masas trabajadoras de la India por parte de la corrupta clase dominante, una explotación que continuará sin cesar.

La gente pobre de la India no tiene a dónde ir. Vice informó sobre una mujer de 50 años que fue llevada al médico con claros síntomas de la enfermedad del coronavirus. Por supuesto, no se le hicieron pruebas, pero los médicos recomendaron encarecidamente que se auto-aislara. Pero la hija de la mujer dijo: «Doctor, lo que está diciendo no es práctico. Nuestra casa es una pequeña choza y los cuatro vivimos en la misma habitación. Tenemos el espacio justo para acostarnos y dormir. Mantener una distancia de un metro es imposible. Tres de nosotros somos mujeres y no es seguro para las mujeres dormir fuera de la casa. También existe la amenaza de escorpiones y serpientes fuera de la casa.» Según Vice, los médicos trataron de convencerla de que al menos se quedara en casa, pero su hija dijo: «Llueva o haga sol, esté sana o enferma, debe salir a pastar las cabras». Estas historias se contarán cientos de miles, si no millones de veces en la India y otros países similares en el próximo período.

Más allá del problema inmediato de la enfermedad, una presión económica inconmensurable también pesará sobre los hombros de las masas. Un gran número de personas se están viendo afectadas por las medidas de bloqueo, que les están quitando sus fuentes de ingresos. Millones de pobres vendedores informales, jornaleros y vendedores ambulantes están tratando de huir de Delhi a sus aldeas natales. No tienen refugio en las ciudades. Los refugios para los sin techo están desbordados. La policía los ataca brutalmente en las calles por «romper el aislamiento». Así que se ven obligados a vagar cientos o incluso miles de kilómetros hasta sus aldeas, donde pueden vivir de los cultivos locales. A ellos les seguirá el virus, que llegará a nuevas zonas del país, donde el acceso a la atención sanitaria y a los servicios básicos de salud son aún más escasos. Estarán completamente a merced del virus. Y esto es sólo el comienzo.

La gran industria farmacéutica

Si se observa la cantidad de muertes y destrucción que podría desencadenarse, se podría pensar que lo más racional sería reunir toda la investigación médica y las alternativas médicas para resolver la crisis a escala mundial. Pues no, según las leyes del capitalismo. Aquí, el frío beneficio e interés de clase reinan de manera suprema.

La carrera por crear una vacuna se ve obstaculizada por la competencia entre las clases dominantes nacionales. Los EE.UU., China y Europa esperan asegurar primero una vacuna, para extender su influencia internacional. Según algunos rumores, Donald Trump estaba interesado en adquirir la compañía biotecnológica alemana CureVac, que está trabajando en una posible vacuna. Sospechosamente, poco después de este intento fallido, la compañía recibió una «subvención» de 85 millones de euros de la UE.

Incluso los esfuerzos por aliviar la situación se ven obstaculizados por la clase dirigente. Alemania y otros países europeos bloquearon notoriamente los envíos de productos médicos cruciales a Italia en las primeras semanas del brote. ¿Cuántas personas pagaron por esto con sus vidas?

Los capitalistas están tratando de sacar provecho de la difícil situación de las masas. Los medicamentos que potencialmente podrían tratar a los pacientes con el virus están subiendo de precio. Según el Financial Times, Rising Pharmaceuticals aumentó el precio de la cloroquina – un antimalárico, que se está probando contra el COVID-19 – ¡en un 98%! La compañía dijo más tarde que bajaría el precio de nuevo después de un alboroto público, pero no está claro si eso ocurrió o no.

Otro medicamento potencialmente eficaz, Remdesivir, que fue desarrollado con al menos 79 millones de dólares de fondos públicos, fue declarado «huérfano» por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. hace días, según la Intercept. Este estatus le da a un fabricante el monopolio de la producción de un determinado medicamento – ¡si se considera que el medicamento es para el tratamiento de enfermedades raras! Pero la enfermedad del coronavirus es cualquier cosa menos una enfermedad rara. El estatus permite a las compañías farmacéuticas aumentar el precio de una droga en particular de manera dramática. Según el mismo informe, «en 2018, el costo promedio de un año de tratamiento con un medicamento huérfano era de 98.500 dólares, comparado con los 5.000 dólares de los medicamentos que no tienen esa designación». De ahí que la búsqueda de beneficios, una vez más, limitará aún más el acceso a los medicamentos que podrían salvar la vida de miles de personas comunes y corrientes.

Mientras que las grandes farmacéuticas y la burguesía nacional de los diferentes países se apresuran a proteger sus propios y estrechos intereses, las masas lanzan innumerables iniciativas desde abajo para hacer frente a la crisis. Una de ellas es el proyecto OxyGEN, que es un proyecto de hardware sin derechos de autor para crear un respirador mecanizado de bajo costo y baja tecnología que puede ser utilizado en todas partes. Nadie se está beneficiando con este proyecto, sin embargo, es altamente innovador. Esto va en contra de todo lo que siempre se nos ha dicho sobre cómo el mercado y la competencia capitalista aseguran la mejor manera de desarrollar la ciencia y la tecnología. En el momento de mayor necesidad, de hecho, la propiedad privada de los medios de producción se convierte en el mayor obstáculo para la humanidad.

Un sistema sin salida

En cada momento, la preocupación por los beneficios tiene prioridad sobre las necesidades de la sociedad y sobre la vida de los trabajadores. Como resultado, cientos de miles, tal vez millones, podrían morir. No porque sea inevitable. No porque la pandemia no haya podido ser detenida. No porque no haya tratamientos para los que están en peligro. Sino porque las ruedas del capitalismo deben girar. Los negocios deben continuar. ¡Los beneficios deben mantenerse!

¿No tiene acceso a la atención médica? ¡Qué lástima! ¿Se arriesga a infectarse porque no puede dejar de trabajar? ¡Muy mal! ¿Necesita desesperadamente un tratamiento que no puede pagar? ¡Que pena! Usted no es «una prioridad». En una sociedad capitalista, no eres una prioridad. El beneficio es la prioridad suprema. Así es como se construye el sistema. Como resultado, los padres perderán a sus hijos. Los niños perderán a sus padres. Hermanos, hermanas, amigos y colegas morirán. Como nos dijo Boris Johnson, debes «prepararte para perder a tus seres queridos». Prepárense para ver la cara desnuda del capitalismo, la verdadera naturaleza de los “educados” y bien hablados ladrones con traje. Mientras se le cae de la cara su refinada máscara, prepárense para ver el rostro podrido, lleno de gusanos y moribundo del Capital.

Los intereses de la clase dominante se mueven en dirección opuesta a los de la sociedad en su conjunto. Incluso cuando actúan, siempre es demasiado poco y demasiado tarde. Se toman medidas para proteger los negocios, ante todo. No es por previsión o en beneficio de la sociedad, sino para evitar una reacción de la clase obrera que podría amenazar el dominio de los capitalistas en su conjunto.

La humanidad tiene a su alcance todo el conocimiento y la capacidad productiva para abordar los problemas a los que nos enfrentamos. Enormes fábricas con inmensas capacidades tecnológicas. El poder de la computación astronómica. Tecnología robótica. Cientos de miles de científicos y trabajadores dispuestos a hacer lo que sea necesario para detener el virus.

Pero mientras un pequeño y privilegiado grupo posea los medios de producción, éstos no podrán beneficiarnos a todos. Lo que estamos presenciando no es sólo una pandemia. Más que nada, es la rebelión de las fuerzas productivas contra las relaciones de producción. La enorme capacidad productiva que la humanidad ha desarrollado durante milenios ya no puede coexistir con una sociedad dividida en clases. El capitalismo se ha convertido en una traba para el desarrollo.

La clase capitalista se ha convertido en un cáncer para la sociedad, que no tiene interés en desarrollar. Por el contrario, los que producen toda la riqueza, la clase obrera, no tienen otro interés que llevar a la sociedad hacia adelante. Por lo tanto, nuestra exigencia debe ser: si los capitalistas no pueden permitirse que tengamos bienestar, y nosotros no podemos dejar que sigan al frente de la sociedad. Deben ser derrocados, y su riqueza y propiedad expropiada. En lugar del capitalismo, debe construirse una nueva sociedad, donde la producción sea propiedad social y esté controlada por la sociedad en su conjunto. Una sociedad que funcione sobre la base de satisfacer las necesidades de todos: no las de unos pocos privilegiados.

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...