Coronavirus, la epidemia es una emergencia, pero la catástrofe es el capitalismo

749

La crisis del coronavirus es más grave en Italia que en cualquier otro lugar de Europa. Esto muestra el fracaso crónico del gobierno, cuya respuesta hasta ahora ha sido totalmente inadecuada, y que está tratando de desviar la carga económica de la emergencia sobre los trabajadores.

El contagio del nuevo coronavirus en Italia se está intensificando. El 10 de marzo, el número de personas infectadas alcanzó 10.149, los muertos a 631, con una tasa de mortalidad del 6%, superior a la registrada también en la provincia de Hubei, donde comenzó la pandemia. Esta situación marca el fracaso de las medidas de contención puestas en práctica por el gobierno en las últimas semanas.

El intento de crear un espíritu de guerra nacional, en el que todos debemos unirnos alrededor del gobierno contra un enemigo misterioso y fatal, o de lo contrario traicionamos a los mártires de la línea del frente, quiere ocultar las responsabilidades reales de esta situación, el carácter de clase y la confusión de la gestión de la emergencia.

Estamos convencidos de que deberían aplicarse medidas de prevención y que también deberían tomarse medidas más radicales, como la paralización de actividades no esenciales, así como el fortalecimiento de las estructuras sanitarias. Pero para hacer esto es necesario luchar contra esta retórica de la unidad nacional y mostrar la verdadera esencia de esta crisis.

Responsabilidades concretas, no una catástrofe inevitable

La emergencia sanitaria en curso muestra despiadadamente los efectos de 30 años de recortes en el sistema nacional de salud. Hoy, las estrategias de contención de epidemias tienen el objetivo declarado de evitar el «colapso del sistema de salud». Esta situación no era inevitable y no está causada por un enemigo omnipotente, sino por el hecho de que el sistema de salud (SNS) ya estaba funcionando normalmente dentro de los límites de sus posibilidades. Cualquiera conoce los tiempos de espera para un examen de diagnóstico banal, para una visita ambulatoria, para una intervención en tiempos normales; cualquiera que haya acudido a una sala de emergencias sabe que las camas en los pasillos y la escasez de personal eran una realidad diaria mucho antes de que llegara el nuevo coronavirus.

El gasto estatal en el SNS ha disminuido a lo largo de los años al 6.5% del PIB. Por debajo de este umbral, la Organización Mundial de la Salud establece que un Estado no puede garantizar el derecho básico a la salud. Según los datos oficiales, de hecho, 11 millones de italianos no tienen garantizado este derecho.

De 2009 a 2017, fueron despedidos el 5,2% de los trabajadores de la salud, 46.500 trabajadores menos.

En los últimos 10 años se han perdido 70 mil camas. En salas agudas, ahora directamente solicitadas, había 922 camas en 1980 por cada 100.000 habitantes: hoy hay 262.

Las camas en las unidades de cuidados intensivos son 5.090 (datos del Min. de Salud 2017) para una población de 60 millones de personas: 8,92 por 100.000 habitantes, con un promedio de ocupación del 50%, con porcentajes más elevados en momentos puntuales. Estas unidades tienen 667 ventiladores pulmonares disponibles. En los últimos años, los proveedores de atención primaria de la UCI se han quejado de que tan pronto como hubo un poco de gripe, las salas ya estaban llenas. A partir del 10 de marzo, había 877 hospitalizados en cuidados intensivos solo por coronavirus, con saturación de las salas de Lombardía y solicitud de traslado de pacientes a otras regiones, y el pico aún está lejos de alcanzarse, con consecuencias aún peores.

Los efectos de estos recortes en un contexto como el actual no solo eran previsibles sino que se habían evaluado explícitamente. Un estudio de la Escuela John Hopkins asignó a Italia un «índice de seguridad sanitaria global» de 56 sobre 100, y una capacidad de «respuesta rápida y mitigación de una pandemia» de 47,5 sobre 100.

Estas cifras hoy se traducen en vidas humanas. Siaarti (Sociedad Italiana de Anestesia, Analgesia, Cuidados Intensivos y Cuidados Intensivos) ha publicado «Recomendaciones de ética clínica para la admisión a tratamientos intensivos y para su suspensión», en la que, ante la falta de equipos de cuidados intensivos, indica elegir a quién dar ventilación según la probabilidad de supervivencia y, como alternativa, la estimación de años de vida salvados. Un escenario que el documento define sustancialmente similar al entorno de «medicina de desastres». La misma decisión de suspender la mayoría de las actividades ambulatorias y la cirugía, concentrar al personal y recabar más unidades de cuidados intensivos, a su vez tendrá un costo humano (diagnósticos retrasados, cuadros clínicos que empeorarán, etc.), que será difícil de conocer porque se perderán en el mar de datos generales y fuera del foco de atención generado por la epidemia de coronavirus. Quienes se lo puedan permitir tratarán de conseguir estas prestaciones en la sanidad privada.

La sanidad privada, que normalmente obtiene ganancias estelares, hará aún más dinero con esta emergencia, mientras que la salud pública soportará el impacto de la crisis. El hecho de que algunas estructuras privadas realicen campañas millonarias con la ayuda de artistas baratos hace sentir náuseas.

El coronavirus es ciertamente un acontecimiento extraordinario, pero no impredecible. Es el quinto virus agresivo de los últimos 17 años, un acontecimiento para el que el sistema de salud debería estar preparado para hacerle frente. No debería pertenecer al reino de las catástrofes, sino estar contemplado en la planificación normal. La catástrofe ha sido generada por opciones económicas y políticas hechas en nombre de la austeridad y para garantizar los beneficios privados, en un sector donde las vidas humanas están directamente en juego. Esta catástrofe se llama capitalismo, y quienes aprobaron estas medidas y obtuvieron ganancias de la privatización de la atención médica son directamente responsables de las muertes evitables de las últimas semanas.

El gobierno se esconde detrás de los enormes esfuerzos de los trabajadores de la salud, pero no está haciendo nada para cambiar la forma en que se administra el sistema. El convenio colectivo de los trabajadores de la salud aún no se ha renovado. El plan para contratar a 20.000 trabajadores que fue alardeado y aprobado tres semanas después del comienzo de la crisis no proporciona empleos estables sino solo «trabajo de contratación autónomo, incluida la cooperación coordinada y continua, de una duración que no exceda los seis meses» o «asignaciones individuales por tiempo determinado», que a lo sumo otorgarán un estatus de prioridad para futuras contrataciones. Aún más escandaloso es el hecho de que el decreto no incluya la propuesta de integrar a 5.000 médicos internos residentes.

La gestión de la crisis

Con los decretos del 8 y 9 de marzo, el gobierno de Conte quería dar la impresión de ser decidido y estar comprometido. La verdad, sin embargo, es que la emisión de estos decretos certificó el fracaso de las medidas adoptadas en todo el período anterior, caracterizado por una falta de planificación y prevención, por una gestión improvisada siempre tomada por sorpresa por los acontecimientos, y por la naturaleza contradictoria de los decretos.

De hecho, lo que ha faltado es la acción preventiva y la identificación rápida de los primeros focos epidémicos. Para un virus con un período de incubación asintomático de varios días, esto habría sido decisivo para evitar su propagación.

En Corea del Sur, un país que desarrolló un número similar de casos al de Italia, pero donde la curva de contagio ya está bajando, ya se estaban realizando pruebas antes de que hubiera un «paciente cero». En este momento, se han llevado a cabo 200.000 pruebas (en Italia, el número es de alrededor de 60.000), con tasas de hasta 20.000 pruebas por día. Se establecieron estaciones especiales donde se podían hacer pruebas a las personas sin tener que abandonar sus automóviles, se usaron cámaras térmicas para controlar la temperatura corporal y se crearon aplicaciones para mapear los movimientos de las personas en riesgo. Esto permitió al gobierno adoptar medidas más específicas para aislar del resto de la población a las personas que dieron positivo y a las que estaban en riesgo, evitando así la propagación del virus. Aislar simplemente a la población, como lo está haciendo Italia, tiene sus ventajas, pero principalmente como último recurso. También ha tenido el efecto de facilitar la propagación del virus entre las personas que se encuentran en la misma área de cuarentena, ya sea en el ámbito territorial o doméstico.

En China, este tipo de acción faltaba inicialmente, y en realidad el régimen trató de negar la existencia de la epidemia, lo que llevó a su propagación ampliamente. Esto se solucionó poniendo en cuarentena a toda la provincia de Hubei y suspendiendo toda actividad, pero sobre todo movilizando una cantidad impresionante de recursos sanitarios: construyendo nuevos hospitales, centros de hospitalización pública con divisiones basadas en la gravedad de los síntomas, pruebas generales, suministro de equipos y medios de prevención a gran escala y una afluencia de trabajadores de la salud de toda China. Estos recursos son los que detuvieron la propagación del virus, no un «espíritu de disciplina», que es lo que las autoridades italianas están blandiendo hoy para culpar a las masas, pintando a los italianos como haraganes indisciplinados.

En Italia, no se siguió ni el ejemplo coreano ni el chino. La búsqueda del paciente cero fantasma ha tomado el tono de una historia de detectives, en lugar de una operación de control sistemática y exhaustiva. Además de la creación de zonas rojas, los primeros decretos fueron contradictorios: las escuelas estaban cerradas, pero los bares podían permanecer abiertos hasta las 6 p.m. No, en realidad podían quedarse hasta más tarde, pero las personas deberían mantenerse a una distancia segura entre sí … pero mientras tanto las personas pueden seguir yendo a trabajar. Estos decretos llegaron a prever tener partidos de fútbol donde los hinchas de una región podrían ingresar al estadio, mientras que los de la región vecina no lo harían, como si la propagación del virus siguiera a la división regional psicótica del sistema de salud.

Se enviaron circulares a los hospitales, instruyéndoles sobre cómo manejar la emergencia, informando al personal sobre las normas precisas que deben respetarse, salvo que dos días después se informó que faltaba en gran medida el equipo necesario para hacer cumplir estas normas, y que el personal médico se vio obligado a trabajar sin la protección adecuada. Hoy, el 12 por ciento de los pacientes infectados son personal médico, lo que está provocando una escasez adicional de recursos. Hubo una campaña contra aquellos que no siguieron las pautas de higiene, pintándolos como transmisores intencionales de enfermedades, pero a los trabajadores no les dieron instrumentos higiénicos básicos (guantes para cajeros de supermercados, por poner un ejemplo). Hay miles de informes de este tipo procedentes de lugares de trabajo.

El Santo Grial de la propiedad privada

El gobierno Conte, incluso en toda su firmeza, siempre dudará antes de amenazar el santo grial de la propiedad privada. La vida de las personas debe ser disciplinada, los servicios cerrados sin proporcionar alternativas o garantías para quienes sufren las consecuencias (como el cierre de escuelas y jardines de infancia), pero la economía privada debe seguir obteniendo beneficios. Incluso han ido tan lejos como para pedir a los trabajadores que no hagan huelgas, en una paradoja que retrata perfectamente la naturaleza de clase de las medidas adoptadas y el alcance de su efectividad.

El video #Milanononsiferma («Milán no se detiene») encargado por el alcalde Sala fue una exposición lírica de voluntarismo y productivismo, con afirmaciones como «trabajamos a ritmos impensables todos los días»: una oda a la explotación. También el 10 de marzo, Sole24Ore, el periódico de las grandes empresas, mostró el titular «Las fábricas abren en Lombardía. La producción continúa con precaución». No se sabe exactamente a qué medidas de precaución se hace referencia. En STMicroelectronics en Agrate, donde hubo dos casos de coronavirus, el único turno que se suspendió fue el que estaban programados para los dos trabajadores enfermos, dejando que el resto de la producción continuara. Estamos recibiendo informes de las fábricas, donde ha habido casos de virus, donde los propios trabajadores tienen que traer sus propias mascarillas de casa. Los patrones están aterrorizados por el impacto económico de esta crisis y lo último que les importa es salvaguardar la salud de los trabajadores.

Son los propios trabajadores los que en este momento se están movilizando para exigir medidas que garanticen su seguridad sanitaria, o incluso que se les permita aislarse a sí mismos. Hubo una huelga espontánea en la planta de Fiat en Pomigliano, trabajo a reglamento en Leonardo (una empresa aeroespacial), una huelga de recolectores de residuos en Acerra, poniendo presión a los representantes de los trabajadores; así como muchos que usan sus días de libre disposición y ausencias espontáneas en muchos lugares de trabajo. Es posible que Confindustria (la federación de empresarios) pueda cerrar sus actividades de mala gana, al menos en algunas áreas del país.

Cerrar las actividades no esenciales para garantizar la salud y seguridad de los trabajadores es ahora una medida necesaria. Sin embargo, el costo económico de esto no debe recaer sobre los hombros de los trabajadores. El gobierno ha dicho a los trabajadores que usen sus días libres y vacaciones: esto debe ser rechazado, porque hace que los trabajadores paguen por la emergencia sanitaria, y no todos tienen acceso a esas medidas. Los salarios para los días de cierre deben continuar pagándose normalmente, del mismo modo que se debe dar un salario garantizado a aquellos que no tienen seguridad y han sido enviados a casa. También se debe crear un fondo para salvaguardar a los trabajadores autónomos y a las pequeñas empresas que se verán obligadas a ponerse de rodillas por estos cierres.

El movimiento sindical debe organizar esta lucha. En cambio, los líderes sindicales han abandonado la lucha por la defensa sanitaria y económica de los trabajadores, capitulando por completo ante la retórica de la unidad y del sacrificio nacional, limitándose a hacer tutoriales que explican cómo aplicar los decretos del gobierno o, en el mejor de los casos, explicar en términos técnicos sobre cómo los trabajadores pueden solicitar algunas ayudas sociales.

Ante una situación de emergencia, se necesitan medidas de emergencia. La protección de la salud pública debería ser la prioridad número uno y todos los recursos disponibles deberían desplegarse de manera coordinada y planificada. Nosotros necesitamos:

  • Un plan especial a largo plazo para contratar trabajadores de la salud para hacer frente a las necesidades del sistema. Esto incluye deshacerse de los límites de admisión en las facultades de medicina de las universidades.

  • Un plan para aumentar el número de camas y de UCIs, comenzando con un retorno a los niveles máximos históricos. Bloquear todos los planes para reducir las estructuras sanitarias.

  • Abolir todas las medidas de regionalización y comercialización del sistema nacional de salud.

  • Confiscación inmediata de los centros de salud privados sin compensación, para ser utilizados con el fin de gestionar la crisis. Después de esto, expropiar las estructuras sanitarias privadas, para integrarlas en el sistema nacional de salud con garantías completas de empleo para el personal.

  • Confiscación de las empresas estratégicas que producen equipos y materiales sanitarios, con el fin de garantizar la producción a gran escala de equipos médicos, equipos de cuidados intensivos y productos de seguridad personal como mascarillas faciales, que se entregarán de forma gratuita.

  • Detener las actividades laborales no esenciales que pongan en peligro la salud de los trabajadores, con la posible reconversión de maquinaria para satisfacer las necesidades creadas por la crisis de salud.

  • Salarios completos para los trabajadores de empresas cerradas. Salarios garantizados para los trabajadores no protegidos que se han autoaislado en sus casas.

  • El control obrero sobre la producción en actividades que deben permanecer abiertas, y bajo la supervisión de las secciones sindicales y de los comités sindicales de seguridad e higiene en el trabajo.

  • El costo de estas medidas no debe cubrirse aumentando la deuda pública y haciendo que los trabajadores paguen la factura, como se propone actualmente, sino cancelando el pago de la deuda pública.

Las medidas esenciales como las mencionadas anteriormente entran en conflicto con las operaciones del sistema en el que vivimos, donde los medios de producción se concentran en manos de unos pocos capitalistas, donde la producción y los servicios están dominados por el objetivo del beneficio en lugar del bien colectivo. Es suficiente señalar que resolver la crisis epidémica en un país no garantizaría que no regrese si todavía estuviera activa en otros países. Lo que es necesario es una operación internacional planificada, pero bajo el capitalismo esta emergencia corre el riesgo de convertirse en otra variable más de la guerra proteccionista. En Italia, parece difícil coordinarse incluso a escala regional.

Según las reglas de este sistema, las consecuencias económicas de esta pandemia se traducirán en políticas de austeridad renovadas, lo que paradójicamente conducirá a un mayor debilitamiento de la atención médica. En este momento, existe un factor de choque inicial creado por la emergencia del coronavirus, pero la esencia del sistema en el que vivimos está siendo gravemente expuesta a los ojos de toda la sociedad.

Una vez que se haya resuelto la emergencia, los patronos no esperarán mucho para exigir una indemnización por los daños que sufrieron. Estallará un conflicto para repartirse la financiación pública entre ellos (contribuyendo al aumento de la deuda pública), y se exigirán sacrificios agotadores en cada centro de trabajo para recuperar la producción perdida. Después de la guerra contra el virus, se nos pedirá que participemos en la guerra para reiniciar la economía, y la carne de cañón volverá a ser la clase trabajadora. Pero la retórica de la unidad nacional ya está llena de contradicciones y no pasará mucho tiempo antes de que explote en un millón de piezas.

Cuando lo haga, presentaremos la factura a quienes hacen beneficios con esta crisis, ¡y pagarán un alto precio!


*Sección italiana de la Corriente Marxista Internacional

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...