Corriente Marxista Internacional

Catalunya: Los CDR ocupan el centro de la escena en la huelga general del 8 de noviembre

0 137

La huelga general catalana contra la represión, y la intervención del artículo 155, y por la liberación de los presos políticos logró paralizar el país. A pesar de todas las dificultades, la huelga tuvo un gran número de seguidores en la enseñanza, el sector público y los medios de comunicación, pero fue casi inexistente en la industria y el transporte. Sin embargo, el día estuvo marcado por bloqueos masivos de carreteras y del transporte, organizados por los Comités de Defensa de la República (CDR), y por manifestaciones masivas en todas las ciudades y pueblos.

La huelga fue convocada como parte de las protestas contra el encarcelamiento de 8 miembros del gobierno catalán bajo cargos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos, por su participación en el referéndum sobre la independencia de Cataluña del 1 de octubre. La convocatoria legal a la huelga había sido emitida por un pequeño sindicato con poca representación (I-CSC), pero luego había ganado el apoyo de otros sindicatos como COS (un pequeño sindicato independentista) e IAC (que incluye a USTEC, el sindicato mayoritario entre los docentes de Cataluña, y a CATAC, el sindicato mayoritario de los funcionarios catalanes). La CGT de Catalunya, que había jugado un papel clave en la anterior huelga general contra la represión del 3 de octubre, esta vez no tuvo tiempo de pasar por el proceso completo de consultar a sus miembros, pero muchas de sus regiones y federaciones se mostraron favorables ( incluida su federación de enseñanza, las regiones de Tarragona y Lleida, el sindicato de Trabajadores Metalúrgicos de Barcelona, ​​etc.). El movimiento estudiantil, liderado por Universidades por la República, también se unió a la convocatoria de huelga.

Hubo dificultades evidentes para convocar una huelga abiertamente política sin el apoyo de las dos principales confederaciones sindicales (CCOO y UGT), que ni siquiera pretendieron apoyarla como hicieron el 3 de octubre, y hubo muy poco tiempo para organizarla Además, la principal organización de empresarios catalanes, Foment del Treball, presentó una impugnación judicial alegando que se trataba de una huelga política (y, por lo tanto, prohibida por la legislación laboral española). El Tribunal no se pronunció sobre la impugnación hasta la víspera de la huelga y luego Foment recurrió ante un tribunal superior, que también la desestimó. Como resultado, hubo incertidumbre sobre la legalidad de la huelga hasta el último minuto. La actitud de la burguesía catalana ha sido clara desde el principio, está en contra de la independencia y particularmente está en contra de todo lo que tenga que ver con la movilización de masas y las huelgas. Los Comunes adoptaron la posición escandalosa de no apoyar la huelga por los derechos democráticos sobre la base de que “no tenía una base suficientemente amplia”.

Finalmente, la huelga tuvo un gran seguimiento en la educación, donde paró el 80% según los organizadores y entre los funcionarios catalanes, el 40% de los cuales paró. Los trabajadores de los medios estatales catalanes (TV3, Catalunya Radio, etc.) que están bajo la amenaza directa de la intervención del artículo 155, también votaron a favor de la huelga en asambleas masivas. El sistema de salud pública también se vio afectado y hubo un cierre generalizado de pequeñas tiendas y negocios. Sin embargo, estaba claro que la huelga tuvo un seguimiento extremadamente limitado en la industria y el transporte.

Uno de los puntos focales de las protestas del día fueron los bloqueos de carreteras y del transporte organizados por los Comités de Defensa de la República. Esta fue realmente la primera vez que la coordinación nacional de los CDR estuvo organizando una acción independiente y fue un gran éxito. Desde temprano por la mañana, 50 carreteras principales fueron bloqueadas en toda Cataluña, y cada bloqueo vial estuvo a cargo de cientos de personas. Estos bloqueos incluyeron las principales autopistas que unen Cataluña con Francia y Valencia, así como las principales carreteras que conducen a Andorra y Aragón. En la provincia de Barcelona, ​​la mayoría de las carreteras principales fueron bloqueadas en un punto u otro. En Barcelona, ​​las calles principales estaban bloqueadas, así como la estación principal de autobuses.

En Girona, unas 500 personas rompieron el cordón de la policía para ocupar la estación principal de trenes e interrumpieron la circulación de los trenes AVE de alta velocidad durante todo el día. La estación principal de tren de Barcelona, Sants, fue bloqueada a última hora de la tarde por una manifestación de cientos de estudiantes que también lograron detener los trenes AVE. La policía luego cerró la estación y se dispuso a desalojar a los manifestantes, pero fueron apoyados por cientos que se agruparon afuera y finalmente los que estaban atrapados dentro pudieron escapar a través de una salida de emergencia.

No hubo incidentes importantes con la policía durante el día, aunque camionetas de la Policía Nacional cargaron contra un bloqueo en la Gran Vía de Barcelona y la policía antidisturbios de los Mossos atacaron un par de bloqueos y sacaron por la fuerza a los bloqueadores de la estación de autobuses de Barcelona. Los Mossos ahora están bajo el mando directo del gobierno español, pero durante todo el día parecía que la actitud general de la policía, enfrentada a una movilización a gran escala, era la de no intervenir para no inflamar aún más la situación.

Al mediodía hubo manifestaciones masivas en muchas ciudades y pueblos, incluida una que llenó toda la plaza de Sant Jaume en Barcelona. Las columnas organizadas por los CDR de los barrios convergieron hacia el centro de la ciudad. En Mataró, se juntaron 3.000 y luego marcharon para bloquear una carretera cercana. En Sabadell, 3.000 marcharon al mediodía. En Terrassa hubo 10,000 en la concentración.

A última hora de la tarde, los CDR aconsejaron a todos que reforzaran los bloqueos de carreteras en las carreteras principales que entraban y salían de Cataluña (Operació Fronteres, lo llamaron), y de nuevo cientos respondieron al llamamiento, viajando largas distancias para ayudar a aquellos que ya habían estado bloqueándolas desde antes del amanecer.

Por la noche hubo nuevamente grandes manifestaciones en todos los pueblos y ciudades. Decenas de miles llenaron la Avinguda de la Catedral en Barcelona. El ambiente ya no era de euforia ni de celebración, sino de resolución y combatividad. El secretario general de la UGT catalana, Camil Ros, fue silbado y abucheado por la posición de su sindicato de no apoyar la convocatoria de la huelga general. Una representante de los CDR habló, dando el discurso más combativo que fue muy bien recibido. Hizo hincapié en la importancia de la organización popular: “debe ser una República de los de abajo, no de los de arriba”, dijo, “debemos seguir saliendo a la calle ya que sin nosotros no hay República”.

Miles de personas llenaron la plaza Mercadal en Reus, una vez más. Miles también se manifestaron en Vic, Manresa, Lleida, Vilanova i la Geltrú, Vilafranca, Manresa y decenas de otros pueblos y ciudades.

El día se cerró con el levantamiento final de los principales bloqueos de carreteras. La frontera con Francia en Puigcerdà no se volvió a abrir hasta esta mañana. Para las decenas de miles que habían participado en las acciones, este había sido un día muy largo, pero en el que la idea del poder de las masas movilizadas dominaba la mente de todos.

Los Comités de Defensa de la República han demostrado su fortaleza y su capacidad para organizarse en un día en que ellos, junto con los pequeños sindicatos, fueron los más implicados en la movilización. Ese es un paso adelante muy importante.

Toda la atención se centra ahora en la manifestación del sábado en Barcelona, ​​convocada por la ANC y el Òmnium, que esperan que sea de un tamaño similar a la de los grandes actos de la Diada, en los que entre uno y dos millones de personas han venido manifestándose en los últimos 5 años.

La represión estatal no ha detenido el movimiento por una república catalana, por el contrario. Mientras que la mayoría de los líderes políticos se concentran en la cuestión de cómo proceder ante las elecciones catalanas del 21 de diciembre (convocadas mediante el artículo 155 que disolvió al parlamento catalán), las masas en las calles han demostrado una vez más su voluntad de luchar. Ahora tienen una herramienta propia: los CDR.

Te podría interesar
Comentarios
Loading...