Brasil: El tsunami contra los recortes en la educación muestra que Bolsonaro puede ser derribado

0 161

Por: Jorge Martín

El 15 de mayo se produjo un tsunami de manifestantes contra los recortes en la educación y las contrarreformas de las pensiones en Brasil. Más de 1,5 millones salieron a las calles en más de 200 ciudades de todo el país durante la huelga nacional de la educación contra las últimas medidas del gobierno de Bolsonaro, que incluyen un recorte del 30 por ciento a los presupuestos universitarios. A pesar de su bravuconería, el gobierno es débil y está dividido. La consigna de «Fora Bolsonaro» (Fuera Bolsonaro) resonó ampliamente. Ciertamente, Brasil no está en las garras del fascismo. Lejos de eso. Ahora es el momento de preparar una huelga general para derribar a este gobierno.
La huelga nacional de la educación, convocada por la Confederación Nacional de Sindicatos de la Educación (CNTE), la Unión Nacional de Estudiantes (UNE) y muchas otras organizaciones de maestros, personal no docente y estudiantes, fue una respuesta directa a las acciones provocadoras del ministro de educación. Abraham Weintraub, quien anunció los recortes presupuestarios universitarios, así como una congelación total de las becas de investigación para estudiantes graduados. Este no fue solo el caso de un gobierno reaccionario que lleva a cabo recortes en la educación, lo cual sería ya suficientemente malo. Weintraub pertenece al ala “olavista” del gobierno de Bolsonaro, formado por aquellos que apoyan al desacreditado ex astrólogo que se convirtió en influenciador de YouTube, Olavo de Carvalho.

Weintraub, quien fue nombrado a principios de abril, presentó sus ataques a la educación estatal como parte de una guerra contra el «marxismo cultural» en las universidades, y realizó interminables declaraciones provocadoras contra maestros, estudiantes y el sistema educativo estatal en general. Comenzó anunciando que recortaría el presupuesto de tres universidades, la Universidad de Brasilia (UnB), la Universidad Federal Fluminense (UFF) y la Universidad Federal de Bahía (UFBA), a las que acusó de «no estar a la altura de las normas» y de utilizar recursos para organizar «eventos tontos y pandemónium (caos)». Unos días después, quedó claro que el recorte del 30 por ciento afectaba a todo el sector educativo.

Una oleada de indignación

Esto provocó una oleada de indignación entre estudiantes, profesores, investigadores y otros. Hubo asambleas de masas, y ya el 8 de mayo hubo manifestaciones masivas en las universidades más afectadas. 15.000 profesores y estudiantes marcharon en la UFF en Río de Janeiro. El estado de ánimo era de enorme ira, extendiéndose a capas cada vez más amplias. Eso preparó el escenario para la masiva respuesta callejera del 15 de mayo.

Según la Unión Nacional de Estudiantes (UNE), el número total en las manifestaciones fue de 1,5 millones. Hubo grandes manifestaciones en Brasilia (50.000), Fortaleza en el noreste (100.000), Belo Horizonte en el estado suroriental de Minas Gerais (donde los medios de comunicación burgueses pusieron la cifra en 250.000), así como en Sâo Paulo (250.000). y Río de Janeiro (más de 200.000). El movimiento tuvo una difusión nacional real, cubriendo los 26 Estados de Brasil.

Como una indicación de los problemas a que se enfrenta el gobierno de Bolsonaro para llevar a cabo sus políticas, Weintraub se vio obligado a comparecer ante una sesión de control en el parlamento. Entre los que votaron por la sesión de control hubo algunos partidos que apoyan al gobierno. En la sesión, que tuvo lugar el día de la huelga, Weintraub intentó minimizar el alcance de los recortes, explicando que, en realidad, ascendían a «solo 3,5 chocolates de 100». De hecho, estaba hablando del presupuesto general, en lugar del presupuesto discrecional sobre el que tiene control directo, que de hecho se está reduciendo en un 30 por ciento. Durante el día, hubo confusión acerca de si el gobierno se había visto obligado a hacer una concesión, y algunos miembros del parlamento dijeron que el ministro había retirado los recortes. Al final, Weintraub dijo que había convencido a Bolsonaro para que mantuviera los recortes. Mientras tanto, el vicepresidente Mourao, que es el presidente interino mientras Bolsonaro se encuentra en una visita oficial a los Estados Unidos, dijo que el gobierno había «fallado» en explicar los recortes en la educación, revelando una vez más las profundas divisiones que atraviesan al gobierno, principalmente entre los olavistas y los generales, como Mourao.

En su estilo habitual, Bolsonaro desde los Estados Unidos añadió combustible al fuego al describir a los manifestantes como «tontos útiles de la izquierda.“Es natural [que haya protestas], la mayoría de ellos son militantes. No hay nada en su cabeza. Si les preguntas cuánto es siete por ocho, no lo saben. Si les preguntas la fórmula del agua, no lo saben, no saben nada. Son tontos útiles, imbéciles, que están siendo utilizados como masa de maniobra por una pequeña minoría inteligente que constituye el núcleo de muchas universidades federales en Brasil».

La Folha de Sao Paulo publicó un artículo que citaba fuentes del ejército diciendo que las tácticas de Bolsonaro eran imprudentes. «En lugar de explicar los recortes en términos de las necesidades presupuestarias… Bolsonaro prefirió usar los recortes como un arma ideológica contra la dominación ideológica del mundo académico», se quejó otro artículo en la Folha, que señaló que la movilización había ido más allá de las capas directamente involucradas en los sindicatos y la izquierda, con la participación de «muchos estudiantes de clase media, muchos de cuyos padres ciertamente votaron a Bolsonaro».

Lo que advierten los sectores más astutos de la clase capitalista brasileña es que las tácticas descaradas de Bolsonaro amenazan con crear una «proliferación de manifestaciones». Esto es «precisamente en el momento en que el foco debe estar en la reforma de las pensiones», así se quejaban «fuentes dentro del Ministerio de Defensa» a la Folha.

Otro comentarista burgués, Helio Gurovitz, describió los ataques de Bolsonaro como un gran error y advirtió en el sitio web del grupo mediático derechista Globo: “Tratar el tema como un choque ideológico, como lo ha hecho el gobierno desde el principio, solo muestra ignorancia. Sumado a la ineptitud de Bolsonaro hacia la política, podría sellar una sentencia fatal para su gobierno».

Deficiencias de la ‘izquierda’ brasileña

El alcance de la movilización del 15 de mayo sorprendió a todos los comentaristas burgueses. La Folha de Sao Paulo, uno de los principales portavoces de la clase capitalista, tituló: «Las calles vuelven a sorprender al mundo político». Igualmente aturdidos estaban quienes en la izquierda habían descrito la victoria electoral de Bolsonaro en octubre como la llegada del fascismo. Ellos interpretaron erróneamente el voto de Bolsonaro como un giro a la derecha en la sociedad, con millones de personas que respaldaban su demagogia reaccionaria. No pudieron entender el significado de esa elección.

Sí, no hay duda, Bolsonaro es un demagogo reaccionario repugnante y sus puntos de vista declarados son abominables. El hecho de que haya sido elegido significa que las bandas fascistas y el aparato estatal ahora sienten que pueden actuar con más impunidad que antes. Pero su elección no significa que una mayoría abrumadora de la sociedad brasileña lo apoyen a él y a todos sus puntos de vista, y ciertamente no ha podido construir un movimiento de masas organizado que pueda usar contra la clase trabajadora y la izquierda.

En primer lugar, una gran parte de su voto fue en contra del establishment: un voto contra la corrupción, contra la inseguridad y el crimen, contra el sistema «democrático», que ofrece muy poco a millones de brasileños. Por supuesto, este voto en contra del establishment ha sido capturado por un demagogo reaccionario y es principalmente responsabilidad de los sucesivos gobiernos del PT, que llevaron a cabo, en su mayor parte, las políticas requeridas por la clase dominante, y en coalición con uno de los principales partidos capitalistas. Ante una oleada anti-establishment, el PT decidió defenderse con apelaciones vacías a la «unidad de todos los demócratas» (es decir, los partidos capitalistas) y «defender la democracia» (es decir, el status quo que la gente ya había rechazado).

En segundo lugar, Bolsonaro recibió 57 millones de votos en la segunda ronda, el 39 por ciento de todos los votantes registrados. El candidato del PT, Haddad recibió 47 millones, el 31 por ciento del electorado. Pero a esto hay que sumar 43 millones que se abstuvieron, votaron en blanco o anularon su voto, un significativo 29 por ciento en un país donde el voto es obligatorio. La principal tendencia en la elección fue el rechazo a todo el sistema político.

Explicamos en ese momento que la clase obrera brasileña no había sido derrotada, sus fuerzas estaban intactas y que tan pronto como el gobierno comenzara a aplicar su programa económico, representado por el ministro de finanzas educado en Chicago, Paulo Guedes, se enfrentaría a una resistencia masiva. Esto es lo que estamos empezando a ver ahora.

Este gobierno tiene apenas cinco meses y, además de estar plagado de conflictos internos abiertos y de contradicciones entre sus alas (Bolsonaro y los olavistas, los generales y Guedes), y verse afectado por escándalos de corrupción, ya ha provocado un movimiento de masas sin precedentes en contra. Toda una hazaña.

Encuestas de opinión recientes muestran que el gobierno ha sufrido la mayor caída en popularidad en este momento de su mandato desde el gobierno de Collor en la década de 1990, que fue derribado por un movimiento de masas. En enero, justo cuando asumió el cargo, el 40 por ciento de la gente consideraba al gobierno «bueno o excelente», mientras que solo el 20 por ciento dijo que era «malo o espantoso». La encuesta más reciente, realizada a principios de mayo, antes del inicio del movimiento actual, mostró que la aprobación del gobierno había caído al 35 por ciento, mientras que la desaprobación había aumentado al 31 por ciento.

Aún más interesante fue el hecho de que la mayoría (51 frente a 44) ahora rechaza la contrarreforma de las pensiones, la política clave que la clase dominante necesita obtener de este gobierno y que, por supuesto, no se destacó durante la campaña electoral.

La huelga educativa del 15 de mayo también incluyó entre sus demandas la oposición a la contrarreforma de las pensiones, lo que significará que los trabajadores paguen contribuciones más altas y trabajen más tiempo para obtener las mismas pensiones que antes, lo que tendrá un gran impacto, especialmente en los trabajadores del sector público. Esta cuestión promete ser una batalla clave para este gobierno y no está claro si será capaz de lograr su aprobación.

El problema con quienes sacaron conclusiones muy pesimistas de la elección de Bolsonaro es que su análisis erróneo les impidió comprender el verdadero estado de ánimo que se estaba desarrollando. Cuando asistí a la conferencia nacional de Esquerda Marxista (la sección brasileña de la CMI) a fines de abril, uno de los principales debates fue precisamente sobre la cuestión de la consigna «¡Fora Bolsonaro!» (¡Fuera Bolsonaro!). Como señalaron los camaradas: “Los marxistas ven un cambio cualitativo en la situación política, donde la lucha de clases crece en intensidad y las explosiones sociales están en el horizonte. «La base de apoyo a este gobierno se ha estado derritiendo desde el 1 de enero, y cada vez más trabajadores están tomando conciencia de su carácter reaccionario».

Los compañeros explicaron cómo todas las tendencias principales en el movimiento obrero y la izquierda estaban en contra de levantar esta consigna. ¡El PT argumentó que como «Bolsonaro había sido elegido democráticamente» se le debería permitir terminar su mandato! En la manifestación del Primero de Mayo en Sao Paulo, el líder del PT Haddad habló específicamente en contra de plantear la consigna… por razones constitucionales. Respondiendo a los gritos de la multitud de «Fora Bolsonaro», respondió: «Tenemos que tener mucho cuidado, porque la Constitución establece que el juicio político debe tener un delito de responsabilidad. No puede ser una consigna. El delito de responsabilidad es una cosa y debemos ser estrictamente fieles a la Constitución »

Por otro lado, los grupos ultra-izquierdistas, en todas sus variedades, se niegan a plantear esta consigna porque es “prematura”, y como Bolsonaro obtuvo el voto mayoritario de millones de personas, “nos enfrentamos a una ofensiva de neofascismo», etc. Escandalosamente, algunos de estos grupos son los mismos que, durante el proceso de destitución presidencial de Dilma del PT, plantearon la consigna «Fora Todos Eles» (Fuera todos ellos), alineándose de facto con la derecha, y tampoco ven ningún problema en plantear la consigna de «Fora Maduro» para Venezuela, en medio de un golpe de estado imperialista.

Fora Bolsonaro!

En el congreso de Esquerda Marxista, un compañero de Sao Paulo explicó sus experiencias en el sindicato de docentes en el que está activo. Mientras discutía las movilizaciones en el sector educativo, planteó la necesidad de utilizar el eslogan «Fora Bolsonaro». Se le opusieron tanto el PT como los otros grupos de izquierda representados en la asamblea, pero cuando llegó la votación, casi la mitad de los miembros del sindicato presentes votaron a favor.

Un compañero del sindicato docente de Florianópolis también informó sobre la escuela donde trabaja. Comenzó a agitar contra la reforma previsional. Florianópolis se encuentra en el Estado de Santa Catarina, donde Bolsonaro recibió más del 75 por ciento de los votos en la segunda ronda. El compañero sabía que la mayoría de sus compañeros de trabajo habían votado por él. Se ofreció a utilizar una calculadora en línea para averiguar cuál sería el impacto de la contrarreforma de las pensiones para cada uno de ellos individualmente. Ingresaron algunos datos básicos y obtuvieron los resultados. Por supuesto, en todos los casos tendrían que pagar más y jubilarse más tarde. Tan pronto como se dieron cuenta, ¡estaban exigiendo huelga!

El problema es que, en lugar de llevar a cabo una campaña seria de explicación y movilización, los líderes sindicales han estado arrastrando los pies. En el momento de las elecciones, los líderes de la central sindical CUT se jactaban de que nunca reconocerían al gobierno de Bolsonaro, ya que era ilegítimo. Pronto cambiaron de rumbo. ¡Ahora su estrategia para luchar contra la reforma de las pensiones parece ser hacer un llamamiento a los miembros del parlamento!

La ley de la reforma de las pensiones fue aceptada para su discusión parlamentaria el 14 de abril. Luego, los sindicatos utilizaron el Primero de Mayo para anunciar una huelga general conjunta… el 14 de junio. La fecha no podría ser peor. Sería 45 días más tarde, cuando el procedimiento parlamentario ya estaría en marcha. Los líderes sindicales no ven la huelga general como parte de un plan para derrotar al gobierno a través de la movilización masiva para finalmente derribarlo, algo que es completamente posible dado el equilibrio de fuerzas, sino más bien como una forma de presionar a los miembros del parlamento.

El estallido del movimiento contra los recortes educativos, que muchos han comparado con las movilizaciones masivas de 2013, muestra que el terreno es favorable para una lucha de masas para derribar al gobierno. Las demandas concretas de cada sector (contra las privatizaciones, contra los ataques a los derechos de las mujeres, contra los recortes en la educación, contra la policía y la represión del ejército, etc.) deben unirse en una lucha conjunta. «Fora Bolsonaro» es la consigna que cristaliza esa estrategia, y es por eso que fue tan popular el 15 de mayo en todas partes donde los compañeros de Esquerda Marxista y la organización juvenil Liberdade e Luta la plantearon, a través de folletos, pancartas y desde los escenarios de los oradores oficiales.

La UNE ya ha convocado otro día nacional de lucha el 30 de mayo, y luego está la huelga general contra la contrarreforma de las pensiones el 14 de junio. El escenario está preparado para nuevas explosiones de la lucha de clases y una polarización política. Si los líderes sindicales tuvieran una estrategia clara, sería posible derrotar al reaccionario gobierno de Bolsonaro a través de una acción masiva en las calles, planteando la cuestión: ¿quién manda en el país?.

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...