2020: un mundo en llamas

476

El comienzo del año nuevo se celebró con la fanfarria habitual. En Londres, los festejos dieron la bienvenida al comienzo de una nueva década con fuegos artificiales, al igual que muchas personas en Edimburgo y otras grandes ciudades. Sin duda, el nuevo primer ministro británico Boris Johnson lo celebró con más entusiasmo que la mayoría de la gente. Tras haber ganado las elecciones generales de 2019 con una amplia mayoría, ahora es libre de conducir a la nación a una exitosa conclusión de las negociaciones del Brexit. Eso es, al menos, en teoría.

La realidad, sin embargo, es bastante diferente.

Los estrategas más serios del capital miran hacia el futuro, no con entusiasmo, sino con temor. Al leer las páginas de la prensa financiera, uno no puede dejar de recordar la frase de Bertold Brecht: «El que ríe no ha oído aún las malas noticias». El 1 de enero, The Economist emitió un sombrío veredicto sobre las perspectivas de la economía mundial:

«El crecimiento global en 2019 fue el más lento desde la crisis financiera de 2008-09. El PIB mundial aumentó aproximadamente un 2,2%. Este año será un poco mejor, según las últimas estimaciones de The Economist Intelligence Unit (EIU), una empresa hermana de The Economist. La EIU prevé que la economía mundial se expandirá en un 2,4% en 2020.

«Se espera que las economías ricas crezcan aproximadamente al mismo ritmo débil que en 2019, el de la zona euro, casi exactamente el mismo: 1,3%, frente al 1,2% del año pasado. La EIU ve una desaceleración bastante fuerte en América, del 2,3% al 1,7%, ya que las tensiones comerciales siguen deprimiendo el comercio y la inversión.

«La continuación de la ralentización global en la industria manufacturera también arrastrará al crecimiento en todo el mundo. Un Brexit sin acuerdo podría empeorar las cosas, para Gran Bretaña y sus socios comerciales».

Un Brexit sin acuerdo no es de ninguna manera imposible. El éxito electoral de Boris Johnson parece haberlo vuelto aún más estúpido e irresponsable de lo que era antes. Su primer acto al volver a entrar en el número 10 de Downing Street (la residencia del primer ministro) fue impulsar un proyecto de ley que haría ilegal para Gran Bretaña prolongar sus negociaciones con la UE más allá de diciembre de 2020.

Dado que todo el mundo (excepto el club de Alicia en el país de las maravillas que ahora gobierna el Reino Unido) es muy consciente de que es imposible concluir un acuerdo comercial muy complejo en 12 meses, esto equivale a un acto de locura colectiva. Gran Bretaña ha estado tambaleándose al borde de un abismo durante los últimos 12 meses. Pero ahora, bajo el audaz liderazgo del Zar Boris I, estamos a punto de dar un paso adelante.

La euforia que se apoderó de los banqueros y capitalistas cuando se dieron cuenta de que Jeremy Corbyn no sería el próximo primer ministro de Gran Bretaña no duró mucho tiempo. La libra esterlina primero subió, luego se desplomó cuando los centros financieros del mundo se dieron cuenta de que Gran Bretaña había saltado de la sartén al fuego.

La alarma en las bolsas de valores del mundo está bien fundada. Un Brexit sin acuerdo sería un desastre para Europa, una catástrofe para Gran Bretaña y tendría graves efectos en la economía mundial que, a pesar de toda la propaganda triunfalista, se encuentra ahora en un estado extremadamente frágil. Cualquier choque serio (un Brexit sin acuerdo, una guerra en Oriente Medio…) podría sumergirla en una profunda recesión, incluso más profunda y grave que la crisis de 2008.

Una vez que la realidad de la situación se haga evidente para el pueblo de Gran Bretaña, el apoyo a los conservadores (que, en realidad, es muy superficial en cualquier caso) se evaporará como una gota de agua en una estufa caliente. Boris Johnson no podrá cumplir sus promesas en el contexto de una crisis económica que surgirá directamente de la política imbécil que él y la pandilla de Brexitistas que ahora controla el partido Tory están decididos a seguir.

Pero, ¡eh! ¿Por qué molestar a nuestros cerebros sobre futuras catástrofes que aún están por venir? ¡Vivamos el momento! ¡Disfrutemos! ¡Comamos, bebamos y seamos felices, por el mañana… Bueno, eso es otro asunto. Basta decir que, en la noche del 31 de diciembre, el champán fluyó y el horizonte de Londres se iluminó con la gloriosa vista de 12.000 explosiones de fuegos artificiales.

Fuegos artificiales en Nueva York – y en Bagdad

Mientras tanto, a unos pocos miles de millas a través del Atlántico, más de un millón de personas se reunieron para celebrar el Año Nuevo en el área que rodea a Times Square. Este evento tiene lugar cada año. Pero esta vez, hubo una diferencia.

Por primera vez, la policía de Nueva York planeaba usar un avión teledirigido para vigilar la fiesta anual en Times Square. Además del dron, la policía de Nueva York dijo que desplegaría miles de cámaras, agentes y otras medidas de seguridad para mantener seguros a los asistentes a la fiesta. «Verán muchos oficiales con mucho equipo y armas largas», dijo el Comisionado de Policía James O’Neill.

Estas medidas extraordinarias son una expresión gráfica de un nuevo clima de inseguridad que se está apoderando gradualmente de la sociedad estadounidense. Este estado de ánimo, a su vez, refleja la extrema inestabilidad a escala mundial, en el cual Estados Unidos está siendo arrastrado a conflictos en muchos frentes.

La destrucción de las Torres Gemelas en el ataque terrorista del 11 de septiembre fue una sombría advertencia de lo que podría ocurrirle a Estados Unidos como resultado de su participación en las contradicciones globales, especialmente en el Medio Oriente. Esta inestabilidad se ha exacerbado en gran medida por las acciones impredecibles del actual ocupante de la Casa Blanca.

Sucede que el mencionado avión teledirigido nunca se utilizó en la víspera de Año Nuevo. La razón fue las condiciones climáticas adversas. El Presidente Trump puede ser el hombre más poderoso del mundo, pero parece que ni siquiera puede controlar el clima. El jefe de policía Terence Monahan dijo que el dron no podía ser desplegado con seguridad debido a la fuerte lluvia y al viento. En su lugar, la policía utilizó helicópteros para vigilar la fiesta desde arriba.

Con o sin el dron, la fiesta continuó sin ningún incidente grave. La multitud disfrutó del espectáculo de los fuegos artificiales. Pero unos días más tarde, en la lejana Bagdad, el horizonte se iluminó rápidamente con otro tipo de fuegos artificiales más mortíferos. Después de estar a punto de llegar a los golpes en 2019, Estados Unidos e Irán celebraron el año nuevo al son de los tambores de guerra.

La escalada comenzó el 27 de diciembre, cuando docenas de misiles, supuestamente disparados por una milicia apoyada por Irán en Irak llamada Kataib Hizbullah, alcanzaron una base militar iraquí en Kirkuk, matando a un contratista estadounidense e hiriendo a soldados estadounidenses e iraquíes. Dos días después, Estados Unidos respondió, a pesar de las objeciones del gobierno iraquí, con ataques aéreos en suelo iraquí que mataron al menos a 25 milicianos e hirieron a más de 50.

Después de que miles de milicianos y manifestantes atacaran la embajada estadounidense en Bagdad, el presidente Donald Trump dijo que Irán sería considerado responsable. «¡Pagarán un precio muy grande!» tuiteó el Sr. Trump. «Esto no es una advertencia, es una amenaza. ¡Feliz Año Nuevo!»

El Sr. Trump cumplió su palabra. El 3 de enero emitió la orden de asesinar al general iraní Qasem Soleimani mediante un ataque con aviones teledirigidos en Bagdad. Con esta acción, el presidente estadounidense sumió inmediatamente al mundo, y en particular a Oriente Medio, en una profunda crisis.

 

No contento con romper el acuerdo nuclear con Irán, que había sido dolorosamente elaborado después de años de diplomacia, Trump está empeñado en provocar al régimen de Teherán al enésimo grado. Al hacerlo, ha mostrado su total desprecio por los llamados aliados de Estados Unidos, a quienes no se les consultó sobre esta nueva aventura, aunque afecte sus intereses de manera muy directa.

La reacción de los comentaristas más derechistas fue universalmente negativa. El reaccionario Tory Sunday Mail publicó inmediatamente un artículo con el titular:

«El asesinato del general iraní Qasem Soleimani fue un asesinato de Estado. ¿Cómo puede alguien ser tan estúpido?»

¿Quién puede ser tan «jodidamente estúpido»? Bueno, Donald J. Trump, por supuesto: el amigo íntimo de Boris Johnson, a quien el Sunday Mail admira tanto.

Este no es el lugar para discutir los acontecimientos en el Medio Oriente. Eso fue tratado muy bien en este sitio web ayer. Baste decir que los últimos acontecimientos sólo sirvieron para subrayar la extrema turbulencia e inestabilidad que existe ahora a escala mundial y a todos los niveles: financiero, económico, social, político, diplomático y militar.

Todos ellos son síntomas de un sistema socioeconómico enfermo que ha dejado de ser útil y constituye una amenaza permanente para la existencia de la civilización humana, si no para el futuro mismo del planeta.

Australia en llamas

Australia está en llamas, miles de personas han perdido todo, algunas han perecido, mientras que el gobierno liberal niega que haya una crisis climática.

Uno de los despliegues de fuegos artificiales más espectaculares de la víspera de Año Nuevo siempre tiene lugar en Sídney. Este año no ha sido una excepción, a pesar de que otros espectáculos similares en todo el país han sido suspendidos. Australia ha sido devastada por terroríficos incendios forestales intensificados por las altas temperaturas.

Se dice que el emperador Nerón tocaba su lira y entonaba canciones mientras Roma ardía. Siguiendo los pasos de su venerable predecesor, el alcalde de Sídney defendió la decisión de seguir adelante con el espectáculo de fuegos artificiales de Nochevieja en la ciudad. La Sra. Moore dijo en una conferencia de prensa que la Nochevieja era una celebración importante que «daría esperanza a la gente en un momento terrible».

¡Ese es el espíritu! Los australianos deben seguir sonriendo, incluso cuando sus casas se reducen a cenizas, sus ciudades se asfixian con densas nubes de humos venenosos y un número desconocido de cadáveres carbonizados yacen bajo las ruinas. Lo más importante es mantener los ánimos – y sobre todo, mantener los márgenes de beneficio de los hoteleros, banqueros y capitalistas.

El tema de la rentabilidad era obviamente el más importante en la mente de la alcaldesa, quien nos lo recordó: «Mucha gente ya ha volado y pagado por hoteles y restaurantes, viajando de todo el mundo para estar aquí para la noche de Año Nuevo. Genera 130 millones de dólares australianos (69 millones de libras esterlinas; 91 millones de dólares) para la economía de Nueva Gales del Sur, impulsa nuestra industria turística, crea puestos de trabajo y apoya a innumerables pequeñas empresas”.

 

La fiesta hawaiana de Scott Morrison

Hace sólo ocho meses, Scott Morrison, el líder del Partido Liberal Australiano, fue aclamado como un cerebro político por haber obtenido la victoria en unas elecciones que se esperaba que perdiera, en parte debido a su apoyo entusiasta a la poderosa industria del carbón del país.

¡Cómo han cambiado los tiempos! A medida que las temperaturas aumentan y la crisis continúa, muchos australianos han acusado al primer ministro de no ofrecer garantías o apoyo a las comunidades afectadas. El Sr. Morrison y su gobierno también se han enfrentado a una creciente reacción por sus políticas climáticas.

El Primer Ministro australiano está acusado de restar importancia a la gravedad de la crisis. Esto parece un poco injusto. ¿No canceló sus merecidas vacaciones para recorrer las zonas de incendios? Bueno, sí, lo hizo, aunque, a decir verdad, esta decisión no se tomó a la ligera, sino sólo después de una cuidadosa consideración y mucha mala publicidad en la prensa.

La decisión del Sr. Morrison de irse de vacaciones con su familia fue recibida con una reacción previsiblemente furiosa en los medios de comunicación y en los medios sociales, que sugirieron que no debería «desaparecer de la escena» en un momento en que la crisis se intensificaba, particularmente porque una vez había criticado a un comisionado de bomberos por hacer lo mismo.

La oficina del Sr. Morrison negó inicialmente que estuviera en Hawai, pero una foto publicada en los medios sociales, que aparentemente lo mostraba posando con otros turistas en una playa tomando una cerveza, pareció poner en duda la veracidad de estas negaciones indignadas. Frases como #WhereisScoMo, y #FireMorrison fueron ampliamente reproducidas en la web.

Finalmente, el Primer Ministro confirmó que estaba en Hawai, pero que regresaba anticipadamente. Este anuncio tardío se produjo poco después de que dos bomberos – ambos voluntarios y padres de niños pequeños – murieran. Fueron los primeros bomberos que fallecieron en la crisis.

«Dados estos trágicos acontecimientos más recientes, regresaré a Sydney de mi licencia tan pronto como pueda ser arreglado», dijo en una declaración. Se podría decir incluso que el Primer Ministro sólo saltó cuando las llamas le chamuscaron el trasero. Sin embargo, el líder de la «oposición», Sr. Albanese, dijo que el Primer Ministro tenía «derecho a unas vacaciones», pero criticó la «falta de información y transparencia».

El Primer Ministro ofrece a las víctimas – sus oraciones

Habiendo hecho el último sacrificio de abandonar a regañadientes su escondite hawaiano, el Sr. Morrison demostró ser muy generoso en sus elogios a los bomberos voluntarios, la mayoría de los cuales están entrenados – lo cual es bueno – pero también no remunerados – lo cual es aún mejor.

Estos valientes hombres y mujeres están arriesgando diariamente sus vidas para luchar contra este infierno. Algunos han perdido sus vidas en las llamas. Pero el Sr. Morrison opina claramente que la virtud es su propia recompensa. Ha rechazado firmemente los llamamientos a favor de una mayor financiación de los bomberos, diciendo que los recursos existentes eran suficientes y que los voluntarios «quieren estar allí».

Sin embargo, el Primer Ministro puede mostrar su generosidad y humanidad de otras maneras. Se ha apresurado a ofrecer a las víctimas de este infierno sus «pensamientos y oraciones». Ahora bien, los pensamientos y las oraciones, como todos sabemos, son bastante baratos. Pero cuando se trata de dinero para las personas afligidas garantías de seguridad, el Sr. Morrison calla de repente, probablemente porque el silencio es muy propicio para la eficacia de la oración.

Hasta ahora, es triste decirlo, las oraciones del Primer Ministro parecen no haber sido respondidas. Las temperaturas se han elevado a nuevos niveles y los incendios continúan extendiéndose de manera alarmante, devastando comunidades enteras. La marina ha tenido que ser llamada para rescatar a la gente de las playas en las zonas consumidas por las llamas. Todavía se desconoce el número de personas que han perdido la vida. Pero un gran número de personas han perdido sus casas y todas sus posesiones.

Mientras tanto, miles de personas salieron a las calles de Sydney, donde la calidad del aire ha sido llevada a niveles peligrosos. Una mujer, cuya casa había sido destruida por un incendio forestal, se paró frente al edificio del parlamento en Canberra con una pancarta escrita a mano que decía simplemente: «Morrison, tu crisis climática destruyó mi casa».

Australia, con su economía dependiente del carbón, tiene una de las tasas de emisión de gases de efecto invernadero per cápita más altas del mundo. El índice de desempeño en materia de cambio climático de 2020 clasificó a Australia en el último lugar de 57 países en cuanto a su política climática, diciendo que había retrocedido bajo el gobierno de Morrison.

La vasta reserva de carbón sin explotar en el noreste de Australia había sido durante años objeto de deseo para el gigante industrial indio Adani. En junio, cuando el gobierno australiano otorgó a la empresa la aprobación para extraer carbón de la reserva, no sólo estaba recompensando sus actividades de lobby y su politiquería, sino que también abría la puerta para que Adani realizara su gran plan de una cadena de suministro de carbón que se extiende a lo largo de tres países.

El carbón de la explotación australiana, conocida como el proyecto Carmichael, sería transportado a la India, donde la empresa está construyendo una nueva central eléctrica por casi 2.000 millones de dólares para producir electricidad. Esa energía se vendería al lado en Bangladesh. La victoria de Adani en Australia ayudó a asegurar que el carbón permanezca entretejido en la economía y en la vida de esos tres países (que juntos tienen una cuarta parte de la población del planeta) durante años, si no décadas.

Pero estas preocupaciones son desestimadas por el gobierno liberal. El viceprimer ministro australiano ha dicho que el país debe seguir utilizando y explotando su carbón «absolutamente». El viceprimer ministro Michael McCormack rechazó preguntas tales como las preocupaciones de los «delirantes izquierdistas de los centros urbanos», agregando: «Hemos tenido incendios en Australia desde el inicio de los tiempos». Tal vez, pero no a una escala tan rápida y devastadora como la actual conflagración.

Bajo el capitalismo, los intereses a largo plazo del medio ambiente y el futuro de la propia raza humana vienen en un segundo lugar muy pobre después de la renta, los intereses y las ganancias. El beneficio debe ser lo primero, siempre. La vida, la salud y la seguridad de la gente común nunca pueden interferir con la codicia de los capitalistas por el valor agregado.

La actitud de estos políticos burgueses hacia la suerte de millones de australianos comunes y corrientes es característica del desprecio que muestran las grandes empresas y sus representantes políticos en todos los países. Lo único que se necesita es que alguien le entregue al Sr. McCormick y a su jefe una lira de segunda mano y una hoja de versos del emperador Nerón.

Entonces, el cuadro estaría completo.

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...