Universidad Marxista Internacional: el poder de las ideas

361

La Universidad Marxista de la CMI terminó como comenzó: ¡con un tremendo optimismo revolucionario! En el transcurso del evento, casi 6.500 personas se registraron de más de 115 países; la sesión de apertura fue vista 10.000 veces; y se recaudaron más de 250.000 euros en donaciones. Este fue el mayor evento marxista internacional que recuerda la memoria reciente, con el más alto nivel de discusión política que pueda encontrarse en ningún lugar.

La escuela fue un tremendo testimonio de la fuerza de las ideas y tradiciones marxistas genuinas, y de la dedicación revolucionaria de los camaradas y seguidores que la hicieron posible.

Además de la impresionante participación, continuamos la recepción fenomenal que encontramos en las redes sociales. En los últimos cuatro días, cientos de camaradas, simpatizantes y participantes publicaron imágenes de ellos mismos viendo las discusiones en todo el mundo, y nuestros principales hashtags se compartieron miles de veces. También hubo una excelente respuesta a nuestra campaña por justicia para el camarada paquistaní secuestrado, Muhammad Amin, con docenas de mensajes pidiendo su liberación. Esto demuestra los lazos de solidaridad que unen a trabajadores y jóvenes por encima de las fronteras nacionales.

Ideas para cambiar el mundo

El evento fue un gran éxito desde el principio, como explicamos en nuestro informe de los primeros dos días. ¡Pero la Universidad marxista fue fortaleciéndose cada vez más! El lunes, tuvimos seis sesiones muy interesantes sobre economía, anarquismo, materialismo histórico, política de identidad, la historia de la Corriente Marxista Internacional y poscolonialismo.

Un hilo conductor durante todo el día fue la crisis total a que se enfrentan las ideas reformistas y posmodernas en todas las esferas. Como Josh Holroyd (destacado activista de los marxistas británicos de Socialist Appeal) explicó en su defensa del método del materialismo histórico, los profesores de los campus universitarios han renunciado a tratar de explicar la historia científicamente. Más bien, dicen que las cosas «simplemente suceden».

Pero como explicó Laurie de Gran Bretaña en su inspiradora intervención sobre la base histórica de la opresión de las mujeres, el enfoque marxista de la historia nos permite comprender de dónde provienen la opresión, la explotación y el sistema capitalista. No siempre han existido. Y si no siempre han existido, pueden ser abolidos.

Del mismo modo, Hamid Alizadeh (editor de marxist.com), en su charla sobre el poscolonialismo, explicó que el antiguo mundo colonizado se ha levantado en una revuelta en el período reciente. Si nos aproximamos a los trabajadores y jóvenes radicales en Sudán, Líbano, Argelia, etc., que han estado luchando por su libertad y dignidad humana, mientras hacemos concesiones a la fetichización pequeñoburguesa del atraso y del fundamentalismo religioso, nunca los ganaríamos.

De hecho, como dijo Fiona Lali, principal organizadora de la Federación de Estudiantes Marxistas en Gran Bretaña, en la discusión, «una vez que separas la opresión de su base material, eliminas nuestra capacidad de combatirla». En lugar de dividir a los trabajadores y los jóvenes en líneas de raza, nacionalidad, etc., que solo favorece al status quo, debemos buscar la máxima solidaridad posible de trabajadores y jóvenes como clase, para una lucha colectiva para derrocar al capitalismo y establecer el socialismo, arrancando así la opresión en su raíz.

Nuestra organización se destaca ella sola en su defensa incondicional de los principios originales y no adulterados del marxismo, el leninismo y el trotskismo, como explicó Alan Woods (editor de marxist.com) en la discusión de la Historia de la CMI. No cedemos terreno a las ideas pequeñoburguesas como la política de identidad o la posmodernidad. Y es este compromiso con las verdaderas ideas del marxismo lo que explica nuestro crecimiento en todo el mundo, que se reflejó en nuestra fantástica escuela mundial.

El último día se abrió con tres sesiones sobre religión, Teoría queer y pacifismo. Alex Grant de Canadá dio una excelente introducción a la discusión sobre la actitud de los marxistas hacia la religión. Explicó que nuestra filosofía, el materialismo dialéctico, es una filosofía atea; y esa religión combinada con el Estado es inevitablemente reaccionaria. Sin embargo, debemos aceptar que la creencia religiosa tiene una base material en el sufrimiento y la miseria creados por la sociedad de clases, y para superarla debemos eliminar el sistema mismo. Solo la clase trabajadora, unida independientemente de sus puntos de vista religiosos, puede lograr esto.

Este sentimiento continuó en la discusión de la Teoría Queer, dirigida por Yola Kipcak de Austria, cuando explicó que, a diferencia de los teóricos de la identidad pequeñoburguesa argumentan que la unidad siempre es opresiva, debemos centrarnos en lo que nos une. A saber, la lucha común para romper la fuente de la homofobia, la transfobia, el sexismo y cualquier otra forma de intolerancia: el capitalismo. En lugar de separar nuestras luchas en un arco iris de campos diferentes, necesitamos reunir todas las fuerzas de la clase obrera para la transformación revolucionaria de la sociedad.

Los comunistas desdeñamos ocultar nuestros objetivos y debemos rechazar las calumnias de nuestros enemigos de clase. Como Ben Glinecki señaló en su discurso sobre el pacifismo, los mismos personajes que condenan a los marxistas como golpistas violentos y sanguinarios apoyan un sistema que ha causado las guerras más grandes y sangrientas de la historia, y continúa infligiendo brutalidad a la raza humana para proteger a sus intereses. No somos violentos, pero tampoco estamos dispuestos a aceptar la barbarie de la sociedad de clases. Estamos dispuestos a luchar por el fin de este sistema podrido, como parte del movimiento revolucionario de los trabajadores. “La única guerra justa es la guerra de clases. Los únicos medios justos para combatirlo son aquellos que realmente conducen a la liberación de la humanidad «, dijo Ben.

Trabajadores y jóvenes del mundo: ¡uníos!

El día terminó con un mitin, presentado por Jorge Martín del comité de redacción de In Defence of Marxism. Declaró que esta fue la escuela más exitosa de la historia de la CMI, a pesar de los desafíos de la pandemia. Miles de personas de prácticamente todos los países del planeta vieron las sesiones durante el transcurso de la escuela. Esperamos un mayor éxito en nuestro próximo mitin para conmemorar a Leon Trotsky, quien fue asesinado en México hace 80 años este mes de agosto.

El nivel de entusiasmo por nuestras ideas es una bofetada a los cínicos «intelectuales» que dicen que los trabajadores no tienen ningún interés en la teoría. Por el contrario, Jorge mencionó a un trabajador chileno de una obra en construcción y a un conserje canadiense, que escribieron diciendo que sintonizaron nuestra escuela, ¡y subieron el volumen para que sus colegas pudieran escucharla! Estos son solo dos ejemplos entre cientos, como lo atestiguan las redes sociales.

Además del éxito de la Universidad Marxista, Jorge informó que hemos tenido 1,8 millones de páginas vistas en nuestro sitio web principal (marxist.com) en los tres meses de la pandemia. Esta crisis masiva de salud pública ha desencadenado una aceleración de nuestro crecimiento en todo el mundo: reflejando un creciente cuestionamiento del sistema capitalista en todas partes, particularmente entre los jóvenes. Todo esto contrasta con muchas otras llamadas organizaciones socialistas, que se están ahogando en divisiones y crisis. Lo que nos distingue, dijo Jorge, es nuestra base sólida en la teoría marxista y nuestro enfoque amistoso y no sectario hacia el movimiento obrero.

Jorge explicó que la teoría no es solo un ejercicio intelectual, sino una guía para la acción. Como Marx escribió en sus Tesis sobre Feuerbach, los filósofos simplemente han interpretado el mundo, de varias maneras, sin embargo, de lo que se trata es de cambiarlo. Luego hizo un llamamiento a cualquiera que estuviera escuchando y que aún no lo haya hecho a que se una a la CMI en nuestra lucha por transformar la sociedad. Con la dirección correcta, Jorge dijo «esta vez, ¡nuestra clase ganará!»

Camaradas de todo el mundo fueron invitados a hablar sobre la marcha imparable del marxismo en todos los continentes. El camarada Paras explicó que la sección más grande de la CMI ahora tiene presencia en todas las regiones de Pakistán, donde los trabajadores y los jóvenes se están ahogando en la pobreza, la enfermedad, la represión y la corrupción estatal. Una situación revolucionaria está en el horizonte, y nuestros camaradas están compitiendo para construir la dirección necesaria que puede convertirse en un punto de referencia para las masas y mostrar el camino a seguir.

Fue seguido por Lucy de Brasil, donde la respuesta imprudente y reaccionaria del gobierno de Bolsonaro a la crisis del coronavirus ha provocado la ira de la clase trabajadora. Siendo la primera organización de izquierda en adoptar la consigna Fora Bolsonaro (Fuera Bolsonaro), nuestros camaradas han desempeñado un importante papel de liderazgo en la lucha contra el gobierno corrupto y han crecido enormemente sobre esta base.

La siguiente fue Fiona de Gran Bretaña, donde hemos experimentado un crecimiento significativo en el último período. Después de la derrota del movimiento de Corbyn, toda una capa de jóvenes frustrados y radicales han comenzado a sacar conclusiones radicales, reforzados por el manejo desastroso del gobierno reaccionario Johnson de la pandemia COVID-19. Todo esto ha significado un gran impulso en la popularidad de las ideas marxistas, particularmente entre estudiantes y jóvenes, que los camaradas británicos han aprovechado con reuniones en línea regulares y bien atendidas. También tienen planes de pasar pronto a un periódico semanal, ¡un enorme paso adelante!

Oleg de Rusia fue el siguiente, comenzando con un homenaje al camarada Alexei, fundador de nuestra sección rusa, que actualmente se está recuperando de un accidente. Lo enviamos saludos revolucionarios. Oleg habló sobre cómo la degeneración del movimiento obrero después del colapso de la URSS en 1991 significó que el legado revolucionario de Rusia fue efectivamente enterrado. Sin embargo, los camaradas han estado luchando para rescatarlo: realizando un trabajo sistemático para construir sus fuerzas y garantizar que el espectro de octubre siga persiguiendo a los mafiosos de la cúpula del régimen ruso.

Alessio de Italia luego habló sobre cómo la pandemia de coronavirus, que golpeó a Italia temprano, ha forzado un cambio masivo de conciencia, ya que los trabajadores de base se declararon en huelga espontáneamente para resistirse a ser obligados a volver a trabajar en condiciones inseguras. Los camaradas organizaron una campaña solidaria extremadamente exitosa: «Los trabajadores no son carne de cañón», que les permitió organizar grandes reuniones y conectarse con esta nueva vanguardia. También continúan ganándose a muchos jóvenes y estudiantes de institutos, quienes desempeñarán un papel importante en los acontecimientos dramáticos por venir.

Finalmente, Laura informó desde el «vientre de la bestia»: los Estados Unidos. Después de desarrollos dramáticos como el movimiento Sanders, la crisis COVID-19 y Black Lives Matter, más de 600 personas se han comunicado con nuestros camaradas estadounidenses para unirse. Las ventas de su librería se han triplicado, al igual que el tráfico a su sitio web. Ahora tenemos camaradas en 60 ciudades y pueblos diferentes de EE. UU. Dejando de lado los delirios de Trump sobre los Demócratas «marxistas» y el movimiento BLM, de hecho hay una audiencia masiva para las ideas socialistas y comunistas: ¡la clase dominante de los EE. UU. tiene razñon en tener miedo.

Entre las donaciones antes y durante la escuela, y la gran colecta del domingo, recaudamos casi 280.000 EUR: una cifra asombrosa que demuestra la dedicación y sacrificio de todos nuestros camaradas y seguidores, y su compromiso para construir un mundo mejor.

¡El futuro pertenece a los marxistas!

Finalmente, Alan Woods hizo sus observaciones finales. Dijo que, por primera vez en su vida, sentía que estaba hablando para todo el mundo. Afirmó que la CMI representa la unidad indivisible de la clase trabajadora por encima de todas las fronteras. Como tal, nos resistimos a todas las ideas reaccionarias que buscan dividir a los trabajadores y volverlos unos contra otros. Esto significa que nuestras discusiones no son de carácter abstracto. Si queremos ganar la lucha de clases, los trabajadores y los jóvenes deben estar armados con los métodos correctos y, sobre todo, las ideas. Al hacerlo, dijo Alan, seguimos los pasos de Leon Trotsky, quien dio su vida en defensa de las ideas y tradiciones genuinas del marxismo y el bolchevismo.

Él concluyó:

«La CMI es la única organización a escala mundial con derecho a heredar el legado internacional establecido por Leon Trotsky, antes de que fuera atacado traidoramente. Debemos tener confianza en nosotros mismos, camaradas. Debemos llegar a la siguiente conclusión: si no hacemos este trabajo necesario, nadie más lo hará por nosotros… ¡La CMI lleva sobre sus hombros el destino de la revolución socialista mundial!»

La tarea de esta escuela ha sido defender las ideas marxistas contra todas las formas de calumnia, reacción y revisionismo. Esto fue logrado con aplomo por todos los camaradas que hablaron e intervinieron, todos los cuales demostraron una excelente comprensión de la ciencia del marxismo. Pero la escuela en sí misma era un testimonio de la validez y el poder de estas ideas. Mientras que los burgueses, pequeñoburgueses y sectarios miran este mundo tumultuoso con horror y confusión, incapaces de dar sentido a lo que ven, los marxistas comprenden que estamos viendo la agonía mortal de la vieja sociedad, y una nueva que lucha por nacer.

Esta claridad, y la creencia en un futuro mejor, está ganando cada vez a más trabajadores y jóvenes a nuestro estandarte. Es sobre la base de nuestra teoría que podemos mirar hacia adelante con optimismo sobre la época revolucionaria en la que hemos entrado, y con determinación para cumplir la tarea de la revolución socialista en nuestras vidas.

La Universidad Marxista de la CMI ha llegado a su fin, ¡pero la lucha por el socialismo continúa! ¡Adelante hasta la victoria! ¡Únete a nosotros!

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...