La Situación Política de Querétaro

145

Todos hemos sido testigos de la crisis económica sin precedentes que se está desarrollando. La actual crisis no fue causado por la pandemia de COVID-19, aunque ésta sí intensificó el resultado de la crisis, el verdadero causante es el sistema capitalista. La economía capitalista es la responsable de que se desatara una crisis tan terrible como la presente y es el mismo modo de producción el que ha llevado a miles de trabajadores a quedarse sin empleo o que en varios países los gobiernos rescaten a las empresas cuando existen monopolios que concentran grandes cantidades de ingresos.

En Estados Unidos 4.5 millones de estadounidenses se han quedado sin seguro médico. La tasa de desempleo en ese país es de 11.5%.

En México la situación no es muy distinta. La economía nacional se ha contraído 9.8 por ciento. El gobierno de AMLO se enfrenta, por una parte, a la crisis sanitaria que ha dejado miles de muertos por el virus y hospitales sobreocupados y, por otra parte, a la crisis económica, a la que pretende enfrentarse a través de reformas que poco han tocado los intereses de los empresarios.

Una vez teniendo el contexto, pasaremos a ocuparnos del tema central: Querétaro.

El actual mandatario estatal, Francisco Domínguez, es emanado del Partido Acción Nacional y está en esa posición desde 2015.

En las elecciones de aquel año compitió contra Roberto Loyola del PRI, Adolfo Camacho del PRD y Celia Maya de Morena. Es necesario decir y tener claro que en esa contienda electoral ninguno de los candidatos ofrecía una alternativa que en verdad combata los problemas por los que pasan a diario los trabajadores, las mujeres, la juventud y, en suma, toda la clase trabajadora.

Ni siquiera la candidata de Morena pudo atraer a una gran capa de la población queretana, en parte porque las bases de militantes no están suficientemente organizadas y a esto le agregamos que ha habido críticas a la candidata por no representar el interés común del partido.

Algo que al parecer es característico de la política queretana es el bipartidismo. Hasta 1997 el PRI era el único partido gobernante, dominaba toda la actividad política y controlaba a los sindicatos y demás partidos pequeños. Es entonces que entra al poder el PAN con Ignacio Loyola y mantiene el control del estado hasta el 2009. A pesar de que se ha tenido esta alternancia de partidos en el estado, no se ha dado un cambio significativo que se resienta sobre las bases de la población o en las organizaciones sociales y políticas. Esto es porque ambos partidos, tanto el PAN como el PRI, representan a una misma clase, la de empresarios, y ambos partidos defienden sus intereses. Estos partidos no tienen una genuina y auténtica preocupación por la gente, por los trabajadores, por la gran mayoría de los que habitan el estado. Obviamente tienen que ceder en algunas ocasiones y dar concesiones a los reclamos populares en cuestiones como violencia a la mujer, la inseguridad y el transporte público pero su política general es de ataques contra los trabajadores.

El PAN no solo tiene  control sobre el poder ejecutivo, también lo tiene en el congreso local. Ahí tiene una gran mayoría que, junto con el PRI, el Verde y Querétaro Independiente, le permite aprobar todas las reformas que presente el gobernador.

En torno al gobierno estatal han surgido casos de corrupción. Uno de ellos se evidenció con un video difundido en el que se muestra a Guillermo Gutiérrez Badillo, quien se había desempeñado hasta ese momento como secretario particular del gobernador, recibiendo fajos de billetes  de un posible trabajador de Pemex. Lo único que decidió hacer al respecto fue retirarlo del puesto en el que estaba.

Años atrás, en 2015, por medio de un  audio, se supo de una conversación entre Francisco Domínguez y el exgobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza, en la que aseguraban recibir como aportaciones mensuales 6 millones de pesos.

Además, en julio del año pasado Domínguez, incluso junto con el senador Mauricio Kuri, fue involucrado en el caso de corrupción Juan Collado, por el que se les acusa de fraude.

Todos estos casos nos dejan ver que la corrupción es un elemento inseparable del mismo sistema económico y político en que se desarrolla el capitalismo y esto es también un signo del estado de descomposición y de crisis interna que vive la clase gobernante.

Hacemos un comentario sobre el gobierno que encabeza el gobernador queretano, Pancho (como así le gusta que le digan) se la pasa presumiendo la industria aeronáutica y las inversiones extranjeras, mientras contradictoriamente hay una buena parte de la población que ahora agudizado con la crisis, vive en condiciones de pobreza. Sucede también que al gobernador se le olvida de las condiciones en que viven las familias del Semidesierto de la Sierra, zonas en donde en general padecen cotidianamente de deficiencias en salud, transporte, empleo y educación.

Por otra parte, no podemos olvidar un gran pendiente en la agenda estatal, que es el del transporte. El famoso sistema Qrobús de transporte público tiene más críticas, errores que aciertos. Actualmente el pasaje tiene un alto precio que tienen que pagar los usuarios en cada viaje que hacen y deja mucho que desear el servicio. Algunos tienen que esperar hasta casi una hora a que los recoja la unidad de Qrobús. Hay viajes que pueden durar hasta más de una hora y todavía se tiene que caminar cierto tramo para llegar al destino.

Otra demanda es la impulsada por activistas y grupos  ambientalistas que exigen protección al medio ambiente y los recursos naturales. El enojo de muchos activistas se debe a las decisiones que toma el gobierno como talar  cientos de árboles en avenidas principales para la construcción de troncales de Qrobús, a esto le agregamos el caso de los cambios de uso de suelo que se han hecho en la zona metropolitana como es en la zona natural de El Batán, en el municipio de corregidora. Estos cambios de uso de suelo terminan siempre beneficiando a los empresarios del sector mobiliario con la obtención de terrenos para sus negocios.

Francisco Domínguez, sus amigos y demás aliados tienen una misma idea y desarrollan su gobierno inspirados en el liberalismo, que al final lo buscan ellos es que los empresarios obtengan mayores tasas de ganancias, como liberales creen en la pluralidad política. Para ellos si Morena o un partido de oposición está en el congreso estará bien y será válido, siempre que no vayan en contra de sus ideas, de su régimen basado en la propiedad privada.

Lo que se tiene ahora mismo  es un gobierno de derecha y una oposición en la  izquierda  dividida y desorganizada.

Tengamos confianza en los trabajadores, la juventud, las mujeres que se organizan de forma independiente porque tienen un gran ánimo y coraje por transformar la sociedad en una que sea más justa y sin opresión. Pera ello necesitamos una teoría que explique las causas de los profundos problemas de los que somos víctimas para poder transformar nuestro entorno. Te invitamos a organizarte con nosotros, a formarte y a luchar para cambiar la realidad en Querétaro, México y el mundo entero.

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...