La pretendida desaparición del FIDECINE

307

Han pasado ya mucho tiempo desde que se inició la cuarentena en nuestro país, y muchos temas han salido a la opinión pública. La semana pasado uno de los que se convirtieron en el centro de atención de algunos medios de comunicación y causó un gran movimiento en las redes sociales, inundándolas de fotografías, cartas y desplegados, fue la iniciativa de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados para desaparecer el Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (Fidecine).

Anteriormente se había hecho pública la desaparición de diversos fideicomisos como parte de la Austeridad Republicana, derivada del decreto presidencial en el que se enfatiza: “Es propósito del Gobierno de México que la Administración Pública Federal se conduzca con Austeridad Republicana, lo que implica combatir el despilfarro de los bienes y recursos nacionales, y la administración de los recursos con eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez para satisfacer los objetivos a los que están destinados”.

Como consecuencia de dicha austeridad, el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) se incorporó a la Secretaría de Cultura y el Fondo para la Producción Cinematográfica de Calidad (Foprocine) al Fidecine, a pesar de que dichas acciones no agradaron a muchos, al menos significaba mantener ambos en funcionamiento, es decir, brindando apoyos y becas a los artistas y creadores en nuestro país, con el fin de apoyar el cine mexicano, por lo tanto, el suceso no paso más allá de algunos análisis por parte del gremio o de ciertos medios, pero no fue un tema que pusiera sobre la mesa la importancia que la 4T le ha otorgado a la cultura.

Aunque sigue sin quedar clara la forma en la que funcionará el FONCA, la secretaria de cultura, Alejandra Frausto Guerrero, aseguró: “Hemos establecido el camino para garantizar el apoyo a los creadores. Lo más importante es que tenemos la voluntad y contaremos con mejores mecanismos para hacerlo”, pero no dicen cuál será el camino ni cuáles los mecanismos que se llevarán a cabo. Ojalá que no se queden en buenas intenciones y que realmente como dice Frausto, se establezcan reglas de operación claras, transparentes y sin espacio a la corrupción, en beneficio de los artistas y creadores, pero sobre todo en beneficio del pueblo de México; porque es de todos sabido que bajo las administraciones del PRI y del PAN hubo malos manejos y amiguismo en la asignación de recursos. Sin embargo, no niega que desde su creación, y gracias al FONCA, muchos jóvenes artistas, con verdadera capacidad y talento hayan sido apoyados, lo cual permitió catapultar sus carreras en las diversas disciplinas artísticas.

La iniciativa de Morena

La diputada Dolores Padierna presentó una iniciativa ante la Cámara de Diputados en la que se contemplaba la modificación de 14 leyes y la abrogación de una ley, que llevaría a la eliminación de 44 fideicomisos de la Administración Pública Federal.

Dicha propuesta según dijeron, iba en el mismo sentido de la Austeridad Republicana que el presidente ya había decretado, la cual se enfoca en la reducción del gasto en muchas dependencias, la integración de otras, así como la desaparición de muchas más. Todo este plan está dirigido a paliar los efectos económicos que se resienten en México debido a la contingencia sanitaria, y a no dejar de dar los apoyos que éste gobierno ha estado entregando a los estudiantes, jóvenes, personas de la tercera edad, el campo, entre otros. Parte de los recursos que se estarían “ahorrando” también estarían dirigidos a fortalecer a Pemex, principalmente por la caída internacional de los precios del petróleo, de igual manera se destinará una parte de lo recaudado para pagar la deuda externa.

Antes de continuar, quisiéramos mencionar que no es la primera vez que algún diputado o senador hace propuestas de este tipo, existen unas más hilarantes, como hacer que los encuestadores del INEGI entren a los hogares y verifiquen la riqueza del pueblo de México, otras más serias y preocupantes, como la del senador Ricardo Monreal, de posponer la discusión del outsourcing, pues para él, es más importante escuchar primero a los empresarios que ver por el beneficio de los trabajadores, sobre el mismo Monreal, se sabe que quiso romper la huelga que el movimiento 20/30 impulsada en Matamoros, Tamaulipas, cuando los trabajadores de la maquila exigían el incremento salarial sin la eliminación de un bono que recibían anualmente. El coordinador de Morena, Mario Delgado, para empezar —al igual que Dolores Padierna— se coló a Morena proveniente del PRD, y dejó mucho que desear cuando estuvo al frente de la Secretaría de Educación del entonces Distrito Federal.

Lo que trae a colación que no todos los diputados y senadores de Morena —o incluso algunos secretarios— son de izquierda, honestos, o personas preocupadas por los intereses de la mayoría de la población. Muchos de ellos vienen del PRI y del PAN, hay elementos burgueses en las filas del gabinete —Esteban Moctezuma y Alfonso Romo, son el mejor ejemplo— otros son acríticos a las propuestas de AMLO, algunos más, parecen ser sus fanáticos, y en cualquiera de los tres casos no ayudan a trabajar en beneficio de los más desfavorecidos.

La propuesta de Padierna se nota más en el sector de los fans de AMLO, sin embargo, la rápida respuesta del gremio del cine, por medio de una campaña en redes sociales, más la recolección de firmas, puso los reflectores sobre la bancada de Morena, por lo que rápidamente Mario Delgado, salió a decir que se analizaría detalladamente, Padierna mencionó que fue la redacción lo que confundió al gremio, en otras declaraciones admite abiertamente que se equivocó y que el Fidecine se mantiene.

Ya con varios pasos dados, y con la mediatización de la polémica desaparición del Fidecine, se abrió la interlocución entre la bancada de Morena y ciertos personajes de renombre como Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu, quienes se pronunciaron en favor de la defensa del fideicomiso y del cine mexicano, pero cabe aclarar que ellos entraron en la escena después de ya arrancado el movimiento, que puso el dedo en la llaga en un primer momento a través de las redes sociales y después en algunos medios de comunicación.

Un punto a favor de la 4T es que ha sabido reconocer los “errores”, el mismo AMLO al inicio de su mandato había propuesto la reducción al presupuesto de las universidades públicas, después de cierta presión y de llamados a dialogar, dijo que había sido un error, ahora ha pasado lo mismo, esperemos que se vayan acabando los errores, así como que en Morena se vaya creando una corriente con posturas más críticas al propio AMLO y más a la izquierda.

La cultura y la 4T

Es conocido que la cultura y el arte no son una prioridad de la 4T, pero de eso a querer desaparecer el único fideicomiso que fomenta el cine mexicano y del que dependen miles de familias es una aberración, aunque entendemos que uno de los principales argumentos del gobierno de la 4T señala que todas las secretarías estaban plagadas de corrupción, y en la mayoría de casos es cierto, el PRI y el PAN se sirvieron con cuchara grande de los recursos destinados a la educación, a la salud, a la vivienda, suponemos que también del presupuesto de la cultura, pero ¿será suficiente con que la Secretaría de Cultura absorba al FONCA y Foprocine se integre al Fidecine para acabar con la corrupción y los privilegios de unos cuantos, en pro del beneficio del desarrollo y promoción de la cultura y el arte en nuestro país?

Al menos nosotros creemos que no, porque en realidad no existe un proyecto integral, ni tampoco explican el intento de desaparición del Fidecine, al final tenemos más preguntas que respuestas sobre cómo se comporta la 4T ante la cultura y el arte, lo que nos hace preguntarnos ¿qué piensa AMLO, los diputados y senadores de Morena? No lo sabemos, pero por sus acciones podemos suponer que la 4T realmente no se preocupa mucho por ello, cuando es innegable que para sacar adelante a un país tan rezagado como el nuestro, es fundamental el fomento, desarrollo y promoción de la cultura, el cine y el arte.

¿Cuántos artistas se encuentran en los call centers, en las fábricas, en las tiendas de conveniencia, en los centros comerciales, en los semáforos, etc.?, porque no han tenido la posibilidad de acceder a un apoyo o estímulo, es más, muchos de ellos ni siquiera han accedido a la educación media o superior, por lo tanto, las posibilidades para cambiar sus condiciones materiales son casi inexistentes, y eso no les han permitido desarrollar sus capacidades. Entonces se necesita de un programa claro para llegar a ellos, pero en lugar de eso tenemos iniciativas que se encaminan a desaparecer fideicomisos que apoyan el desarrollo de la cultura en nuestro país, en dónde parece es más importante quedar bien con el presidente, que ver por los trabajadores de la cultura y por la población que menos acceso tiene al arte.

Por otra parte, vemos bien el reparto de los apoyos que favorecen a los más pobres, las becas a los estudiantes son un alivio, así como el dinero que se les otorga a las personas de la tercera edad, el apoyo al campo, etc., pero no se está pensando en que no solo de pan vive el hombre, también es necesario elevar su nivel cultural, para que a su vez desarrollen su nivel de conciencia y viceversa.

Las grandes transformaciones como la Revolución Rusa y la Cubana desarrollaron una enorme cantidad de artistas de todo tipo, este no es el espacio para explicar ni la deformación de la URSS ni el bloqueo o el papel de la burocracia en Cuba, sin embargo, es importante mencionar que es imposible aspirar a un gran cambio si no se va de la mano de la cultura y el arte.

La 4T no debe de privilegiar el reforzamiento de Pemex o el pago de deuda en detrimento de la cultura, el cine y el arte, porque no pueden ponerse en riesgo los proyectos culturales y artísticos que ayuden a los más pobres a ver una luz al final del camino. Se debería renacionalizar PEMEX y suspender el pago de la deuda, porque ese dinero no fue usado en beneficio del país, por lo tanto, lo congruente sería dejar de pagar.

Si de por si la situación y las condiciones en la que trabajan muchos artistas no son las mejores, pues se enfrentan a largas jornadas de trabajo con contratos que no los favorecen, sin ingresos fijos y en ciertas ocasiones realizando actividades que distan mucho de apreciar su capacidad y talento, lo que hace que se sumerjan en el subempleo, además, derivado de estas condiciones tampoco tienen acceso a la seguridad social ni a la organización sindical, ahora imaginemos que los fideicomisos —que tampoco son suficientes— se eliminarán, ¿de qué iban a vivir las personas que trabajan en el cine?, o ¿en manos de quién va a recaer la producción del cine mexicano?

Algo que podría hacer la 4T es impulsar la difusión de las creaciones artísticas que se realizan en el país, pero tenemos que las cadenas de cines no promueven los filmes del CCC o de la ENAC (antes CUEC). Los teatros están concesionados a particulares, los que privan el beneficio económico y no la calidad de las obras de teatro o producciones musicales. Además de que el acceso para la población es limitado, los trabajadores y sus familias no pueden acceder, por más que quieran o se sientan atraídos. El gobierno debería de ser enérgico con las cadenas de cines, como CINEMEX o Cinepolís, para que se proyecten los largo y cortometrajes de los estudiantes del CCC y de la ENAC, que se pongan en cartelera las películas ganadoras de los festivales de cine—en muchas y repetidas ocasiones las películas galardonadas con el Ariel u otros premios de igual renombre nunca son exhibidas de forma comercial—, que se realicen proyectos de cine, teatro, música, danza de manera itinerante para que la cultura se convierta en un bien común y toda la población tenga acceso a ella. También debería de hacer mejoras en la televisión abierta, poner mayor énfasis en la realización de programas culturales, pero sin caer en el intelectualismo que pesa sobre Canal 22 o Canal 11, exigir que Televisa y TV Azteca, principalmente, tengan contenidos culturales de calidad en lugar de los programas basura que se transmiten y que la mayor parte de la población engulle.

Creemos que ante las propuestas que ponemos sobre la mesa hay una enorme cantidad de artistas que sin pensarlo dos veces se integraría, porque se valoraría su labor, se visibilizaría la importancia de los artistas en la tarea tan importante de transformar el país.

Las declaraciones de AMLO

El día 28 de mayo, después de la movilización en redes del sector cinematográfico, la entrada en escena de las figuras ya mencionadas como Del Toro y compañía, se logró que la iniciativa que pretendía desaparecer al Fidecine se echará para atrás, pero el jueves 28 en La Mañanera, AMLO terminó la reunión con un discurso que entendemos es una respuesta a lo acontecido y a la batalla ganada contra la iniciativa ya mencionada, y aunque se enfoca principalmente a los “científicos”, es fácil notar, que no solo le habla a los del Cinvestav o Cide, sino también a quiénes no estamos de acuerdo con la desaparición de los fideicomisos que promueven la cultura en nuestro país.

Así como ya mencionamos que los diputados y senadores han realizado declaraciones e iniciativas que van en contra de los intereses de la mayoría del pueblo trabajador, AMLO también ha dado sus traspiés, ha hecho declaraciones que ponen en tela de juicio el movimiento de las mujeres, apelando a que quieren “desestabilizar” su gobierno, cuando bien sabemos que su lucha es justa y verdadera, México es un sepulcro para las mujeres; también desestimó la veracidad del 90% de las llamadas de auxilio por violencia doméstica, diciendo que eran falsas.

Otro de sus yerros fue decir que a los doctores solo les gusta “enriquecerse”, lo que generó una respuesta seria, explicando las condiciones en las que trabajan no solo los doctores, sino enfermeras, camilleros, personal de limpieza y seguridad, y que sabemos, aunque no sea responsabilidad de AMLO, no son ni por asomo buenas, en algunos hospitales no hay más que enfermos esperando “algo” para aliviar sus malestares.

Siguiendo está “lógica” en la Mañanera del 28 de mayo AMLO dijo que “A veces no todos los que se dedican a la ciencia, no todos los que se dedican a la cultura, a la investigación, a la academia son gentes conscientes. Hay grandes artistas, grandes escritores en el mundo, hay un escritor que no menciono por su grandeza, porque hay ahora últimamente escritores que se meten a formar grupos en favor del conservadurismo, hasta premios Nobel, que son buenos escritores, pero no grandes escritores, que son cosas distintas, a Carpentier que era un gran escritor nunca le dieron el Nobel de Literatura y así a otros. Pero en cuanto a esto, Los Científicos apoyaron siempre a Porfirio Díaz y al conservadurismo.”

Conocemos al autor a quién se refiere, pero la movilización en defensa del Fidecine no viene de la derecha, ni busca desestabilizar su gobierno, no somos parte del golpe blando, ni mucho menos le hacemos el caldo gordo a la derecha, es todo lo contrario, defendemos el cine mexicano porque es el portavoz de aquellos que no la tienen o a quienes se las han silenciado, el cine mexicano es promotor de la cultura mexicana, muchos de los que trabajamos en el cine, en el teatro, etc., somos conscientes, levantamos la voz por Atenco, por Ayotzinapa, defendemos la educación pública, gratuita y laica, en pocas palabras, hemos dado un voto de confianza a este gobierno, y molesta mucho que nos quiera poner en el mismo costal que los pelafustanes de la derecha, solo podemos decir que queremos menos Paz y más Revueltas.

Acaso no recuerda que fue por medio del cine —documentales—, que fue posible llegar a más gente y hacer más fácil la exposición de los fraudes de 2006 y 2012, y que fueron dirigidos por el cineasta mexicano Luis Mandoki, —“Fraude” (2006) y ¿Quién es el señor López? (2012)—, quién también ha retratado la lucha guerrillera en El Salvador, con la película Voces Inocentes, o las peripecias que viven nuestros hermanos centroamericanos para alcanzar el “sueño americano”, con el largometraje La vida precoz y breve de Sabina Rivas, para eso debería de servir el cine, el teatro, etc., para explicar la realidad que vivimos, para hacer contrapeso a la ideología de la que tanto se queja AMLO, por eso defendemos el Fidecine, quiénes escribimos esto, y quiénes sabemos piensan igual que nosotros, no tenemos intereses ocultos ni mezquinos, queremos trabajar en las mejores condiciones posibles y ayudar a la transformación del país.

Creemos firmemente que AMLO debe aprender a distinguir de dónde le llegan las críticas o qué es lo que se le critica, porque de lo contrario va poner a los campesinos, jornaleros, estudiantes, mujeres, y en general al pueblo trabajador, del lado de la derecha. O bien tendrán que salir a exigir lo que él, y nadie más, se comprometió a cumplir durante su campaña electoral (entre muchas cosas, mayor apoyo al cine mexicano).

Un llamado a la unidad

Lo que ocurrió con la iniciativa de desaparición del Fidecine debe de marcarnos el camino y hacer notar que uno de los mayores obstáculos a los que se enfrenta el gremio artístico (cine, teatro, danza, música, etc.) es la poca unidad que posee. En diversas ocasiones es fácil percibir que cada quién anda por su lado, aunque tampoco se pueden negar los esfuerzos realizados con la intención de unificar al gremio artístico. Si bien el sector cinematográfico fue capaz de echar para atrás la retrógrada propuesta de eliminar el Fidecine, resulta imprescindible tomar el ejemplo y llevarlo a través de todos los sectores que nos conforman.

Es necesario hacer a un lado a las direcciones sindicales que entorpecen la unidad, porque sabemos que algunos dirigentes son charros, y en la mayoría de ocasiones no representan al 100% las necesidades e intereses de sus afiliados, y en los momentos decisivos les dan la espalda.

Los diversos sectores que conforman el gremio artístico deben de definir un programa de lucha claro y amplio en el que se plasmen las necesidades de todos los sectores que lo componen, pero siempre vinculados a la lucha general de los trabajadores, campesinos, estudiantes y mujeres, porque es bien sabido que no puede existir una lucha independiente de la lucha general que hoy en día sostiene el pueblo de México. Consideramos este uno de los puntos clave para realizar un movimiento amplio y con un enorme apoyo para el desarrollo, fomento y difusión de la cultura, el cine y el arte en nuestro país.

El programa debe contemplar un incremento al presupuesto de la cultura, la elaboración de proyectos culturales itinerantes, la construcción de centros culturales a lo largo y ancho del país a los que toda la población tenga libre acceso, entre otras muchos proyectos más; también debe de recopilar y contener las demandas de todos los sectores de artistas y creadores, de los trabajadores de la cultura, de los estudiantes y docentes, pero siempre recogiendo las inquietudes y necesidades del pueblo trabajador del campo y la ciudad como única garantía para triunfar.

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...