Adelante con la Ley Olimpia

215

Este jueves 5 de noviembre, las mujeres celebramos los resultados, frutos de la lucha que desde el 2014 la compañera Olimpia Coral Melo ha enfrentado. Tras haberse difundido material de índole sexual y personal, Olimpia vivió violencias tanto en el ámbito público como en el privado, esto, resultado de la cultura misógina que vivimos las mujeres mexicanas.

Tras 6 años de movilizaciones, exigencias y, claro, más violencia de este sistema capitalista que sólo busca defender sus intereses burgueses, dejando de lado las necesidades y las violencias que día a día niñas, adolescentes y mujeres trabajadoras vivimos, el Senado de la República aprobó por unanimidad la Ley Olimpia para que la violencia digital en contra de las mujeres sea punible en todo el país, con penas de hasta seis años de cárcel a quien viole la intimidad sexual y tres años más si se trata de cónyuges, novios o exparejas. Esta reforma se regresó a la Cámara de Diputados, dado que se realizaron algunos cambios como añadir el término de violencia mediática y para crear el tipo penal, se espera que en esta Cámara se vuelva a aprobar y pronto entre en vigor por lo que no debemos bajar la guardia.

Nuestra lucha ha permitido algunos avances legales en el pasado como el que se tipifique el delito de feminicidio especificando sus causales, eso fue un paso adelante pues nos ha permitido más herramientas para defendernos pero eso no cambia el hecho de que este problema se incrementa y que la justicia pocas veces llega. De igual forma la Ley Olimpia es un paso al frente pero no demos tener confianza en las instituciones burguesas que además nos siguen negando el derecho al aborto legal, gratuito y seguro. Es por esto que creemos necesario seguir organizándonos para cambiar las condiciones que permiten que las mujeres seamos violentadas y por transformar todo el sistema jurídico, que hoy está podrido y no nos da justicia. Debemos luchar por derrocar a este sistema que vulnera nuestros derechos y nuestras vidas, violentándonos de forma directa, violentando nuestros cuerpos y violentando nuestra forma de vivir, explotándonos por medio de las redes sociales, de las fotos, de los videos y de del trabajo en el hogar, en las fábricas, sin seguro médico, sin posibilidad de participar de forma política y más.

Se vuelve inevitable continuar luchando contra un sistema capitalista que reduce nuestros cuerpos para que estos sean consumidos y socializados sin nuestro consentimiento, contra un sistema patriarcal impune y desigual que nos pone trabas a la hora de querer participar en la sociedad, seguiremos luchando y adelante hasta conseguir nuestros derechos democráticos y hasta derrocar este sistema para nuestra plena emancipación.

Dale clic a la imagen y deja tus datos

Te podría interesar
Comentarios
Loading...